Yeray Lemes hace de su isla un fortín

Octava victoria del lanzaroteño que está a sólo una del récord de Jesús Machín. Óliver Rodríguez e Iván Rodríguez han puesto el lazo al campeonato insular imponiéndose en la general a otro equipo conejero: el de Toñín Suárez-Moisés Robayna.

Yeray Lemes y el jovencísimo Raúl Hernández se han adjudicado el 39 Rally Orvecame Isla de Lanzarote, última prueba tanto del Campeonato de Canarias de Rallies de Asfalto como del Campeonato BP de Rallies de Las Palmas. El ex mundialista logró recomponerse tras una mala primera sección a causa de problemas en el tren posterior del Porsche 997 GT3 y, tras dar caza al SEAT Córdoba WRC de Óliver Rodríguez e Iván Rodríguez en el ecuador de la carrera, puso la directa para hacerse con una nueva victoria: la octava en esta prueba.

No fue, ni mucho menos, un camino de rosas para Lemes y el debutante en el papel de copiloto Raúl Hernández. El GT de Chicho Acosta (el mismo que condujo a principios de temporada en la Subida a Juncalillo) tenía una avería en la transmisión que le costó los dos primeros scratch. El menor de la saga Lemes entró con mal pie a la carrera al tropezarse con un coche en el primer tramo, algo de lo que se quejó al llegar a la meta de Tegoyo.

Rodríguez aprovechó esos momentos de duda de Lemes para irse a 10,4’’ en la general, pero con otro Porsche, el de Toñín Suárez-Moisés Robayna, más cerca de él a sólo 6,8’’. Pero en cuanto el equipo de Lemes-Hernández solucionó la avería, rápidamente emergieron hasta la primera posición de la tabla de tiempos en el segundo paso por esas mismas especiales. Sólo dos tramos después de su primer scratch se abalanzó sobre el liderato y ya no lo soltó. Sin embargo, no fue el Lemes dominador de otras ediciones. A pesar de un trompo en el penúltimo tramo y una pasada de frenada en el definitivo, su ventaja final fue de 13,3’’.

Estadísticas en mano, Lemes iguala su mejor racha de victorias consecutivas en esta misma prueba que obtuvo entre 2011 y 2013 y, además, suma un nuevo coche a su palmarés de victorias en casa. Si en el pasado ya había conquistado el Rally Orvecame Isla de Lanzarote con Ford Escort WRC, Skoda Fabia WRC, Mitsubishi Lancer Evo IX, Ferrari 360 Rally y Porsche 997 GT3 2010, la de este sábado 2 de diciembre es la primera con un 997 GT3 2008.

A Óliver Rodríguez no le importó perder el liderato en el TC5 porque lo que verdaderamente le preocupaba era un fallo eléctrico en su Córdoba WRC que podía ponerle en apuros de cara a conquistar el campeonato insular. Con él bastante encarrilado y sin necesidad de arriesgar, les tocaba a los campeones de las tres últimas temporadas, Toñín Suárez-Moisés Robayna presionar en busca del error de sus rivales, pero Rodríguez supo lidiar con esos inconvenientes para preservar esa segunda posición absoluta que era más que suficiente para darle el entorchado insular.

Rubén Curbelo y Ariday Bonilla acusaron el tiempo inactivos, pero se las arreglaron para seguir la estela del Porsche de Suárez y Robayna hasta pasado el ecuador de la carrera. Se permitieron incluso la licencia de regalarse el scratch en el TC Plus, el tramo espectáculo Ciudad de Arrecife, pero acabaron cerrando ese póquer conejero en las cuatro primeras posiciones. Abrieron una ligera brecha en ese dominio local Julián Falcón e Israel Pereira en su estreno en este rally para hacerse con el subcampeonato regional en su primera temporada completa con Porsche. Les faltó a los de Wolf un tramo más para poder dar caza a Curbelo-Bonilla, de quienes se quedaron a sólo tres décimas de segundo. 

El campeón provincial, Mingo Ramos (Mitsubishi Lancer Evo IX), también cumplió al terminar en séptima posición y dando cuanto espectáculo pudo con Daniel Rosario como copiloto para poner el broche a su mejor temporada desde que compite en rallies. No pudo con el otro Evo VIII, el de Jesús María Lemes y Ayose Barrera, sextos aprovechando la oportunidad de conducir este ‘Mitsu’. 

Lee la crónica al completo del 39 Rally Orvecame Isla de Lanzarote en este enlace de Motorenlínea.es.