Y Luis Yeray, cogió su fusil...

HOSPITEN

Hay quienes pasan por la vida tragando culebras y hay quienes agarran la culebra por la cola y se la comen con papas. El Alcalde Lagunero, Luis Yeray Gutiérrez, se hartó de culebras, ministros holgados y acuartelamientos rancios e inhumanos para acoger a migrantes. Había avisado, y le importó una higa la posición del Estado (donde gobiernan los suyos), y decretó la suspensión de las obras para instalar dos campamentos en los cuarteles de Las Raíces y Las Canteras.

Así, con dos webs, se pasó por ahí mismo el “ordeno y mando” del equipo médico habitual (Escrivá, Marlaska y Margarita Robles) y lo hizo en la legalidad, aunque el fondo sea otro. Vamos a ver, si usted va a construir un cuarto de aperos le piden una licencia de obra ¿no?, si usted se va a construir el casoplón de Galapagar, también la pide... ¿verdad? Pues Papá – Estado se creyó el mas listo de la clase, y no pidió nada y ... (perdón por la vulgaridad), la cagó...

Y atento a la boñiga estaba Luis Yeray, que llevaba desde el mes de junio (sí, han leído bien...), ofreciendo recintos preparados, y con el mismo número de plazas que los cuarteles. Así que excusas no valen. Las 3250 plazas estaban listas, y con fondos municipales encima, en pabellones deportivos, centros educativos cerrados etc. ¿Qué creen que es más solidario? ¿un cuartel frio, viejo y cochambroso, donde además hay que arreglarlo y gastarse tremenda pasta del bolsillo de todos, o centros adecuados y listos para ser usados?

Y lo peor es que los ministros y sus muchachos lo sabían, porque desde junio, la corporación lagunera mando carta tras carta a la Subdelegación, Delegación, y Presidencia del Gobierno, ofreciéndolo. Lo digo, porque además, las cartas tienen acuse de recibo, por si algún tolete tiene la tentación de hablar de insolidaridad. No señor. La Laguna es una ciudad muy solidaria.

Y vamos a dejarnos de pendejadas. El alcalde Luis Yeray es un tipo dialogante y poco amigo de la bronca, pero tolete no es, eso seguro, y de lo que sí está seguro es, en qué trinchera quiere estar. Y me temo que no es la de sus colegas ministeriales de Madrid, sino la de sus vecinos, a los que se debe como alcalde, y que son quienes cada cuatro año levantan el pulgar arriba o abajo. Marlaska no sabe pronunciar Arguineguín, y tampoco donde está La Laguna, Bajamar, ni la Verdellada, ni Geneto. Luis Yeray, vaya que sí lo sabe...

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

CajaSiete Banner Noviembre