Xerach Casanova: "Las murgas evolucionan, ya está todo inventado"

Tubigú

Xerach Casanova comenzó trayectoria carnavalera en la murga infantil Carricitos en el año 1996 hasta 1999, cuando se fue a Mamelones, donde estuvo hasta el 2002, año en que cumplió la mayoría de edad. Al año siguiente, se incorporó a Mamelucos en el 2003, donde continúa hasta la actualidad. Ha colaborado con Simplones (Lanzarote), Tiralenguas (Murga del Norte), Trapasones y Trapasitos (Gran Canaria) y MásQlocas en Santa Cruz.

En este momento trabaja en una tienda de segunda mano, llevando los contenidos web y como vendedor-comprador. Aunque es programador y se encuentra estudiando para meterse de nuevo en el mundo de la programación.

¿Cómo ha vivido este año 2021 de no carnaval?

La verdad, que en vista que no iba a haber carnaval tenía en mente estudiar y cambiar el rumbo de mi vida. He estado liado con los estudios y no llegué a notar la ausencia de Carnaval tanto, hasta febrero, cuando veías en redes sociales los vídeos, cuando la gente compartía fotos, cuando se creó la Gala de la Guardiana del cetro,... ahí empezó un poco a extrañar el carnaval. Pero si es verdad, que lo había llevado bastante bien hasta febrero, que le da a uno el 'bajón'. Pero supongo que le habrá pasado a todos los que estamos ligados a las murgas, que no solo vamos a ensayar, sino que tiene mucho trabajo a tus espaldas. Muchos hemos agradecido ese descanso, pero en parte también seguro lo hemos pasado mal.

Xerach Casanova, encima del escenario | CEDIDA

¿Este descanso sirve para 'cargar pilas' o para alejarse del carnaval?

En mi caso para 'cargar pilas'; alejarme del carnaval es difícil. Esta ausencia me ha servido de descanso, llevo seis años a tope de trabajo carnavalero y son 365 días pensando en murgas. Siempre viene bien un poco de desconexión: coger un poco de aire, dar un paso atrás y coger carrerilla para seguir.

El 2020, no fue un buen año para Mamelucos ¿en que se falló?

Mamelucos no tuvo un buen año, como los últimos cuatro anteriores, pero quedar cuartos al final de venir de estar entre los dos primeros es dar un paso atrás. Pero muchos que no han pasado a la final o para alguna que pase quedar cuartos tampoco está tan mal. Mamelucos hace siete u ocho años, no pasábamos de un quinto puesto. Entonces entre comillas un mal año, realmente mal año, es no pasar a la final.

El año pasado tomamos decisiones erróneas conforme a la estrategia a seguir con los temas que queríamos llevar a concurso, también se juntaron algunas cosas internas. La esencia de Mamelucos el año pasado no cambió, pero quizás no fue una elección acertada del proyecto que llevamos a concurso; esto nos sirve para no relajarnos. Sí bajamos el nivel, pero no lo considero un mal año. Mal año fue cuando en el 2015 pasamos primeros a la final y en la final 'nos estallamos como una pita', eso es un mal año.

En el 2018 se consiguió un triplete (dos primeros y el criticón) ¿se podría repetir?

Conseguir el criticón y el doblete de primeros si es difícil la verdad, pero optar a doblete se puede conseguir. Al final un doblete es ganar el concurso y dedicarle cariño y esmero a los trajes, y en eso Mamelucos es expertos. Si hay una murga, puede conseguir un doblete siempre y cuando se curre la interpretación Mamelucos, ya que, el primero de presentación lo avalan.

Xerach Casanova en el carnaval 2018| CEDIDA

La marca Mamelucos, tiene como presentación un buen disfraz con 21 primeros premios.

Todos los murgueros trabajamos para interpretación, pero en Mamelucos el disfraz es algo que se tiene como filosofía, pero que realmente a los murgueros nos importa la interpretación. En Mamelucos el traje importa muchísimo, tanto es así que el día que nos presentan el disfraz la llamamos "La Noche de Reyes".

¿Letra o espectáculo? ¿Crítica o humor?

Tiene cabida todo, de hecho para mi gusto el concurso ahora está en una tónica que a mí me gusta. En él cada murga va a ganar con armas distintas, porque si fuéramos todos con la crítica sería muy monótono. Que haya murgas con crítica, otras con espectáculo, otras con humor,... es lo que le da la esencia al concurso. A mí me gusta más el estilo de Mamelucos, pero tiene cabida todo.

¿Queda algo por inventar en el mundo de las murgas?

Siempre queda algo, pero no lo llamaría inventar, sino evolucionar. Al final las murgas evolucionan, no inventan nada nuevo. Todo lo que se hace encima del escenario ya existe, ya está hecho. La evolución es distinta, Los Zeta Zetas de hoy ya hacían espectáculo hace diez años y ese estilo lo han ido perfeccionando. La crítica lo mismo, tiene una evolución a lo largo de los años.

Ha dirigido murgas infantiles, masculinas, femeninas, en Lanzarote, Gran Canaria,...¿Cuál ha sido el proyecto más difícil?

El más complicado por la exigencia que uno carga a sus espaldas para mí es Mamelucos, porque es mi casa. Todas las murgas con las que trabajo y colaboro tiene en cuenta eso. Es al que más me dedico, más horas le echo y con el permiso de todas las demás murgas, al que más cariño le pongo.

Xerach Casanova, Manolo Peña y Airam Bazzocchi en el local | CEDIDA

¿Qué significa para Mamelucos: Airam Bazzocchi, Manolo Peña y Xerach Casanova?

Yo diría, por ejemplo, para la Casa del Miedo, Manolo Peña lo es todo. La filosofía de Mamelucos, la esencia es Manolo Peña. La filosofía de Mamelucos en el carnaval es la misma que lleva Manolo Peña en su día a día; es saber estar, elegancia,.. Eso es lo que significa desde mi punto de vista Manolo Peña. Airam, al igual que yo, somos unos peones más dentro del engranaje de Mamelucos como lo son los 85-90 componentes restantes. Unos aportan unas cosas y otros aportan otras. Airam aporta calidad en las letras y por mi parte, aporto mucho trabajo.

¿Qué cambiaría del concurso de murgas de Santa Cruz de Tenerife?

Lo que cambiaría del concurso de murgas de Santa Cruz, simplemente es el buscar la manera de que no sea tan largo, que no empiece a las nueve de la noche (es muy tarde), también es verdad que es un viernes (cambiaría el día al sábado) y lo empezaría antes.

Un concurso en el que el veredicto se da a las cuatro de la mañana, o que un concurso que con las séptima murga está cansado, es un concurso que pide cambios, aunque yo no soy el más indicado para decirlo y no tengo la solución a dicho problema, pero si necesita renovarse.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...