Vivir Mejor: ¿Podríamos volver a vivir sin tecnología?

Tuvigú

Cada vez vivimos más entregados a la tecnología. Desde los teléfonos móviles, que nos facilitan las llamadas, mensajes y sustituyen a las cámaras de fotos y vídeo habituales…

O los eBooks, que nos permiten tener miles de libros almacenados en un fino dispositivo, sin olvidar los ordenadores portátiles, que nos facilitan trabajar donde queramos.

Los avances tecnológicos han cambiado nuestra vida, nuestra forma de trabajar y hasta nuestra manera de adquirir productos. Ahora podemos comprar lo que queramos sin movernos del sillón. 

A pesar de que ya no concibamos la vida sin ellos, podríamos sobrevivir sin tecnología, tal y como nos demuestran los siglos anteriores. Eso sí, deberíamos estar más pendientes de todo a nuestro alrededor, nos haría falta más espacio para guardar las cosas y hasta tardaríamos más tiempo en hacerlas. 

Pese a sus indudables ventajas, la sociedad prefiere depender de los avances tecnológicos aunque repercutan negativamente en su bienestar emocional.

¿Has sentido síndrome de abstinencia al dejarte el móvil en casa o inquietud al quedarte sin conexión a Internet? ¿Quién no consulta el móvil cada pocos minutos para leer mensajes o comprobar notificaciones? ¿Sabías que más de la mitad de los ciudadanos admiten leer emails relacionados con el trabajo también durante las vacaciones? 

Según diversos estudios, uno de cada cuatro españoles es adicto al móvil. Además, el 80% lo usa de manera continua, hasta 4 horas diarias.

Las cifras todavía resultan mucho más preocupantes cuando el 75% de los encuestados asegura que le resultaría muy difícil vivir sin su teléfono.

Las tecnoadicciones son mucho más peligrosas de lo que a priori pueda parecer. Y es que hemos llegado a un punto en que uno de cada cinco jóvenes de nuestro país podría ser considerado un “enfermo digital”. 

Alejarnos o controlar los avances tecnológicos no solo es posible, sino que es necesario pasar periodos de desconexión digital para no sufrir la enfermedad del siglo XXI: el estrés tecnológico.

Los expertos proponen varios consejos para una pequeña desintoxicación digital que, a la larga, repercutirán en una mejora de nuestro bienestar.

El primero, recuerda que no necesitamos estar pegados al móvil todo el día. Hay muchas actividades en las que no es necesario su uso. No llevarlo encima nos ayudará a evitar la tentación de estar constantemente revisando si tenemos algún mensaje, me gusta o comentario. 

Un ejemplo sencillo: Desconecta o ignora el móvil en las comidas. Este gesto nos ayudará a reducir el estrés, estrechar lazos con nuestros acompañantes y a que los alimentos nos sienten mejor. 

En esta línea, permite solo las notificaciones de aquellas aplicaciones indispensables para cumplir con nuestras obligaciones. Te lo aseguramos, ¡sobrevivirás!

También podrías usar un despertador y evitar tener el móvil como alarma o lo consultarás, incluso de noche, y podrás desvelarte. 

Poco a poco, notarás los resultados. ¡No olvides contarnos tu experiencia!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

ÚLTIMAS NOTICIAS

CajaSiete Banner Noviembre