Juanjo Ramos: "Jorge Valdano hizo pensar en grande al Tenerife"

AtlánticoHoy organiza el VII Foro AtlánticoHoy dedicado en esta ocasión al CD Tenerife con motivo de la celebración del 25º aniversario del debut del equipo en la competición europea UEFA. Hemos querido hablar sobre la etapa dorada del equipo tinerfeñista con el redactor de El Día Juanjo Ramos, uno de los participantes en el encuentro que tendrá lugar en la sala noble del Real Club Náutico de Santa Cruz de Tenerife , el próximo jueves 18 de octubre a las 19:00 horas.

¿En qué momento de tu vida te cogió la primera participación del CD Tenerife en la Copa de la UEFA?
"La viví como aficionado. Tenía 15 años cuando el Tenerife consiguió esa histórica clasificación. Era un simple estudiante de BUP que soñaba con ser periodista deportivo algún día y que acudía, con mi padre, a Herradura Baja cada 15 días con mi gorra, mi bufanda y hasta mi bandera. Así fue la primera ‘UEFA’. La segunda ya me pilló empezando en los medios. Trabajaba en Canal 7. Puede que no nos hayamos dado cuenta entonces por el ruido que suponía que el Real Madrid se dejara su segunda liga consecutiva en la Isla, pero ese fue el día más importante en la historia del club. Entró en otra dimensión desde entonces. Mejoró luego, con su segunda clasificación y llegando a semifinales de la Copa de la UEFA. Pero fue en 1993 cuando se ganó el respeto, la admiración y el derecho a entrar en un grupo selecto". 
¿Qué partido de esa etapa del CD Tenerife destacarías y por qué?
"Es indudable que el partido de vuelta en el Abbé Deschamps de Auxerre tiene un componente simbólico, épico incluso, que me obliga a señalarlo como el más destacado. No por lo que suponía, porque solo era el pase de primera a segunda ronda, sino por la forma en que se produjo. Creo que ahí se reforzó la idea de que nada era imposible que había nacido con las victorias ante los grandes en la liga española de las temporadas anteriores". 
¿Con qué jugador te quedas de aquel CD Tenerife y por qué?
"Quedarse con uno es difícil. Me nace nombrar primero a Felipe Miñambres, capitán histórico y enseña de aquel primer ‘EuroTenerife’ Además, un personaje injustamente tratado y minusvalorado tras su retirada. El gol en Auxerre, el de falta al Olympiakos... Son muchos los recuerdos. Pero el fútbol es un juego de equipo y aquel Tenerife tenía a gente de la casa, como Toño Hernández que jugaba de lo que fuera, o figuras como Fernando Redondo". 
¿Cuál fue el gol que destacarías por belleza o por el momento?
"He nombrado con anterioridad el de Auxerre o el de falta, ambos de Felipe, en Grecia. Pero creo que el de Chemo del Solar que le dio al Tenerife aquella simbólica, aunque estéril, victoria ante la Juventus tiene un significado importante. Tiene ese aura de rebeldía ante los grandes, también de Europa". 
¿Cómo definirías a Jorge Valdano y qué cuota de protagonismo tuvo en aquel CD Tenerife europeo?
"Jorge Valdano hizo pensar en grande al Tenerife. Tuvo un papel destacadísimo en su historia porque dio a sus jugadores la confianza que ni ellos mismos tenían en sus posibilidades. Construyó un equipo en torno a una idea de fútbol que cautivó al aficionado tinerfeño y me atrevería a decir que de toda España. Su discurso y su figura ayudaron al club a entrar con mejor pie e imagen en los medios nacionales. Reforzó, en definitiva, el respeto hacia el club con su trabajo futbolístico y su condición de hombre respetado en Madrid".
Una figura protagonista de esta historia es la del presidente Javier Pérez ¿Cómo lo valoras con el paso del tiempo y en comparación con otros presidente que han pasado por el CD Tenerife?
"Javier Pérez, que también tuvo sus sombras y cometió errores, es el mejor presidente que ha tenido el Tenerife en su historia. Era un adelantado a su tiempo. Creyó más que nadie en el crecimiento del club y a él le debemos la época más dorada que hemos vivido los birrias. De su obra quedan restos importantes de los que se ha nutrido la entidad en sus sombríos tiempos posteriores. Es difícil que tengamos los tinerfeñistas un sucesor que lo mejore". 
¿Cómo vivió la Isla el jugar en competición europea y cuál fue el seguimiento a nivel nacional?
"Fue una fiesta que muchos disfrutamos con intensidad y orgullo. Yo recuerdo cada partido, paso a paso, y casi cada alineación y cada cambio. Era algo que jamás pensamos vivir. Pero que no caló lo suficiente. Quizás porque el crecimiento fue rápido. Recuerdo, por ejemplo, la polémica por los precios de las entradas en aquella primera participación europea. Lo miras ahora, desde la distancia temporal y deportiva, e igual se valore más lo conseguido que entonces. Pero suele suceder en el deporte y en la vida. Es el tiempo el que nos da perspectiva suficiente para valorar las cosas".