Urgencias: un campo de bombas...

La falsedad apesta. Resulta que ahora, los profesionales de Urgencias del HUC, son los responsables de la mala gestión del Centro. No sé quién preparó los papeles a Blas Trujillo (PSOE), consejero de Sanidad, para comparecer en el Parlamento y meter la pata hasta el punto del ridículo más espantoso. Quien lo hizo, fabricó una de las calumnias más miserables que recuerdo: culpar a los trabajadores, los que se jugaron la vida con el Covid... Algo tan inaudito, que hasta el propio Trujillo balbuceaba al leer los papeles.

¿Ustedes realmente creen que los trabajadores son los responsables de que haya pacientes en los pasillos y que no puedan ser ingresados en camas...? Pues el consejero, o quien lo engaña cree que sí, y de paso ha conseguido echar gasolina a un fuego que no se había apagado: el cese, sin motivos, del anterior responsable de Urgencias, el Dr. Guillermo Burillo. Lejos de calmar los ánimos (ni siquiera se ha dignado a recibir a los sanitarios), ahora tiene montado un buen “mierdero”. Sinceramente, a Blas se la han colado. No podía comenzar tan mal. En menudo lío le ha metido la gerente del HUC, Mercedes Cueto.

El único “delito” cometido por los trabajadores es quejarse de que los enfermos hayan estado días y días en los pasillos, asunto largamente denunciado. El consejero tiene razón, el HUC es donde los enfermos esperan más para ingresar, pero ¿alguien en su sano juicio puede pensar que existe una conspiración demoniaca entre el personal sanitario para que esto ocurra? O, más bien ¿se debe a la mala gestión de la dirección del centro, que es quien distribuye las camas? El cabreo entre los trabajadores es bestial:

Intersindical Canaria: "Estamos en condiciones de afirmar que el consejero, o falta a la verdad, o ha recibido una información altamente sesgada de las razones por las cuales el HUC está en una situación de caída libre". Bomba va...

CCOO: “Hace mal el consejero en hablar tan a la ligera sobre un tema sobre el que no se ha documentado...removiendo un avispero bastante agitado. Sr consejero, deje en paz al personal y apunte un poco más alto...” Bomba va...

UGT: “No queremos que se ponga más nunca en duda a nuestro personal de urgencias en cuanto a su profesionalidad...así como no dar la información maquillada para que los políticos hablen sin pestañear como si realmente fuésemos los malos”. Bomba va...

Cuando todos están de acuerdo, está claro alguien ha metido la pata. Ayer mismo me enteré que para suplir las bajas de los doctores que, desmotivados, han abandonado el servicio, han contratado de “urgencia” (nunca mejor dicho) a 6 médicos con poca experiencia en Urgencias. No le queda nada al bueno de Blas Trujillo. Es un tipo de diálogo y haría bien en rectificar y borrar este mal comienzo. Mal asunto comenzar enfrentándote a quienes cada día tienen que cuidar a los pacientes.