Unas 4.500 mujeres podrían sufrir los efectos de la ablación en Canarias

Tubigú

El Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Canarias (COFC) ha anunciado este jueves la puesta en marcha de la campaña Atenta contra la salud de la mujer para hacer visible los efectos de la ablación, que hasta 4.500 mujeres podrían sufrir en Canarias. La campaña se inicia con motivo del Día Mundial de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina, que se conmemora este 6 de febrero, y la pretensión es potenciar la abolición por medio de actividades formativas y educativas y ofrecer visibilidad a las terribles secuelas que puede propiciar esta práctica a corto, medio y largo plazo.

En un comunicado, el Colegio de Fisioterapeutas de Canarias indica que entre los objetivos está dar a conocer la ayuda que pueden aportar los y las fisioterapeutas pelviperineales para mejorar la calidad de vida de las víctimas de la ablación femenina a las que han sido sometidas entre 100 y 140 millones de niñas y mujeres en todo el mundo, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

La OMS afirma que casi 92 millones de mujeres y niñas mayores de 9 años padecen en la actualidad las consecuencias de algunos de los tres primeros tipos de mutilación genital femenina en 28 países africanos, en algunos de Asia y de Oriente Medio y en determinados grupos étnicos de Centroamérica y Sudamérica.

En Canarias, según estimaciones de la Fundación Wassu de la Universidad Autónoma de Barcelona, unas 4.500 mujeres podrían haber sufrido o estar en riesgo de padecer esta práctica ancestral en función del país de procedencia de la mujer, donde la ablación está particularmente latente como en los casos de Mali, con un 89 por ciento, o de Guinea Conakry, con un 96 por ciento. Esta fundación asegura que Canarias es la sexta comunidad autónoma del Estado español que acoge a mayor número de personas procedentes de países donde la mutilación genital femenina es una práctica habitual.

La Organización Mundial de la Salud estima que solo en África alrededor de 3 millones de niñas están en riesgo cada año.

Según la Comisión de Fisioterapia de Uroginecología y Obstetricia del Colegio Oficial de Fisioterapia de Canarias, la fisioterapia puede ser de gran ayuda para sobrellevar secuelas tales como el dolor pélvico agudo o crónico. También ayuda en casos de vaginismo y la dispareunia, así como en otras consecuencias obstétricas derivadas de la mutilación genital femenina como son césareas, episiotomías o desgarros cuyo daño empeora ostensiblemente tras la ablación, o las de origen uroginecológico tales como la cistitis repetidas, la incontinencia urinaria, fecal y gases.

Mónica Vargas, coordinadora de este grupo de trabajo, afirma que el colectivo de profesionales dedicadas a la fisioterapia pelviperineal son "fisioterapeutas de extrema sensibilidad que velan por el cuidado y la recuperación integral de la salud íntima de la mujer pudiendo mejorar significativamente con ello la calidad de vida de las víctimas de la ablación tanto en los aspectos sexuales, como durante el embarazo y el parto como en el proceso de reconstrucción genital".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...