Una ruindad (y otra crisis) más...

AdminsitradoresFincasSC

Debo ser un alma cándida, me he perdido algo, o las dos cosas a la vez. De mi paso por el Gobierno de Canarias, aprendí que cuando un asunto va a un Consejo de Gobierno, sobre todo si es un nombramiento, va totalmente consensuado y ratificado. Lo de ayer, fue una vergüenza.

Después de 14 meses y 3 antecesores en el cargo, el bueno del Presi Ángel Víctor, intentaba ayer acabar con las zarandajas políticas, los colores partidistas y, con criterio técnico, poner al frente del SCS, a la persona que siempre debió estar: Conrado Domínguez.

Y digo que lo intentó, porque el asunto se quedó sobre la mesa hasta esta tarde. Al parecer, las reticencias de Podemos, e incluso de un sector del propio PSOE, empantanaron el nombramiento de Domínguez, un magnífico gestor, apreciado por todo el personal, cuyo único delito, parece ser, es haber estado ocupando ese mismo puesto en el Gobierno de Fernando Clavijo.

El Sr. Domínguez, es hoy por hoy el único tipo que, tal vez con suerte, talento (y si le dejan trabajar con sentido común), sería capaz de enderezar una situación que nos esta machacando. Por eso lo de ayer, más allá de una mezquindad, es un ataque miserable a la sanidad canaria, que debe estar por encima de todo.

Me contaron que ayer se escucharon exabruptos estúpidos, como: “este tipo es de CC y no nos cae bien” o “es que está vinculado a la Sanidad Privada”.  Carajo, fíjate tú que bien, quienes hemos tenido la desgracia de trabajar para la empresa privada, ya no podemos ejercer cargos públicos. Oiga, pura democracia ¿eh?

Curioso, un Gobierno Canario, obligado a pedir agua por señas y que ahora intenta rescatar a un “Mirlo Blanco”, a propuesta del propio presidente, que encima es cuestionado antes de su nombramiento, en el propio Consejo y por gentes de su propio partido. Si es que debe ser buena gente y comprometido el tal Conrado, otro cualquiera se hubiera largado corriendo y avergonzado...

Ahora, si es que al final el Presi Ángel Víctor, pone los pirindolos sobre la mesa, y hace valer lo que tiene que tener un presidente para nombrarlo, tendrá Domínguez que hacer frente a una ola de contagios con casos superiores a los 200 cada día. A ver si no la “cagan”, usan el sentido común y lo dejan trabajar. No tiene una varita mágica, pero me consta, que se va a dejar la piel, la piel de verdad, y no esa piel fina y babosa, que ayer exhibieron algunos batatos impresentables, que intentan boicotear su nombramiento porque no “les cae bien”Conrado, que la Fuerza te acompañe...

El duende del fuego