Una coinfección gripe y SARS-CoV-2 es poco probable, pero posible

AdminsitradoresFincasSC
Una coinfección de gripe y SARS-CoV-2 al mismo tiempo es poco probable, pero posible.
También puede incrementar el riesgo de complicaciones y de muerte, según ha alertado el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) en una guía sobre cómo hacer frente a la epidemia de gripe en el contexto de la pandemia de coronavirus.

La guía, escrita por los médicos especialistas en medicina preventiva Anna Vilella, Gemina Santana, Marta Tortajada y Antoni Trilla, reconoce que "el futuro inmediato es incierto" porque se desconoce cómo se comportarán el SARS-CoV-2 y el virus de la gripe compartiendo espacios y tiempos.

Evitar la coinfección

Tras recordar que las medidas de prevención de la COVID-19 (mascarilla, distancia e higiene de manos) son también eficaces para prevenir la gripe, la guía aconseja vacunarse contra la gripe "para evitar la coinfección y para aliviar la tensión del sistema sanitario".

Los cuatro médicos lo aconsejan especialmente a todas aquellas personas con factores de riesgo -mayores de 60 años, personas con enfermedades de base y embarazadas, entre otros- así como a los colectivos esenciales que pueden resultar transmisores de la gripe, como el personal sanitario o los docentes.

"La vacuna de la gripe no aumenta el riesgo de infección, complicaciones o muerte por COVID-19", subrayan los investigadores del ISGlobal, centro de investigación impulsado por La Caixa.

 

Sistema sanitario tensionado

"Este año, la situación con la que nos vamos a enfrentar al virus de la gripe será totalmente distinta a la de otros años. Estamos inmersos en una segunda ola de COVID-19, con un sistema sanitario muy tensionado y con los profesionales sanitarios muy cansados", alertan los especialistas en la guía.

"Una epidemia de gripe destacable e incluso moderada -añaden- podría desbordar un sistema que ya está funcionando al límite, además de aumentar la morbilidad y mortalidad globales".

El ISGlobal recuerda que la gripe causa cada año entre 290.000 y 650.000 muertes en todo el mundo, y afecta a entre 3 y 5 millones de personas, la mayoría con un cuadro clínico leve que se resuelve con pocos días de tratamiento sintomático.

La mortalidad de la gripe se sitúa en alrededor de un 0,1 % (un fallecimiento por cada 1.000 casos de gripe), mientras que la covid-19 alcanza al menos el 1 %.

Ambos virus, gripe y SARS-CoV-2, se transmiten de igual forma, a través de las secreciones respiratorias de personas infectadas, principalmente por contacto directo con gotas respiratorias de más de cinco micras, capaces de transmitirse a distancias de hasta dos metros, y por el contacto con superficies u objetos que se han contaminado con las mismas, señala la guía.

En la gripe, los niños son grandes diseminadores de la enfermedad, lo que al parecer no ocurre con el coronavirus que causa la covid-19.

Los especialistas explican que hay cuatro tipos de virus de la gripe: A, B, C y D, y los del tipo A y B son los responsables de las epidemias anuales de gripe estacional, que en el caso de España suele comenzar en noviembre y alargarse hasta febrero o marzo.

 

hospiten1350oct2020

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Banner-Campaña-1300x200
Tags:
, , ,