Un reto posible

Las goleadas logradas como visitante ante Rayo (0-3) y Córdoba (1-4) le permitirán al Tenerife volver a medirse el jueves a un rival de Primera División en Copa del Rey. No lo hacía desde hace trece años, cuando el Real Madrid visitó el Heliodoro. Fue en noviembre de 2004 y un gol de Santiago Solari en el último minuto de la prórroga dio la victoria a los merengues e impidió la tanda de penaltis.

El Tenerife ha eliminado a nueve equipos de Primera División estando en una categoría inferior
Más allá de la opción de volver a jugar ante un primerdivisionario, los triunfos obtenidos en Vallecas y El Arcángel –donde el Tenerife puso fin a un gafe que duraba 25 partidos oficiales– harán que el conjunto blanquiazul cumpla con un viejo anhelo que desde el inicio del curso han expresado jugadores y técnicos en numerosas ocasiones: hacer que la Copa del Rey regrese al Heliodoro.

Así, la Isla acogerá un partido del 'torneo del KO' tras casi ocho años sin hacerlo. El anterior precedente data de noviembre de 2009, cuando el Celta, entonces en Segunda División, venció (0-1) en el Heliodoro y superó en eliminatoria a doble partido al grupo que entonces dirigía Oltra. Desde entonces, los blanquiazules jugaron todas sus eliminatorias coperas a partido único... y como visitantes.

Una vez resumido el apartado de logros, para el Tenerife 17-18 se abre el capítulo de retos: eliminar a un equipo de Primera División militando en una categoría inferior. El desafío es difícil, pero no imposible: el Tenerife ya lo ha logrado nueve veces en sus 27 citas coperas contra un 'Primera' desde su condición de 'equipo menor'. O lo que es lo mismo, ha dado la sorpresa en un tercio de las ocasiones.

Los primeros éxitos coperos contra un rival de la máxima categoría llegaron en la campaña 60-61, cuando el equipo que dirigía Heriberto Herrera –y venía de lograr el primer ascenso blanquiazul a la élite– eliminó de la Copa del Generalísimo a Elche y Zaragoza, aquel curso tercer clasificado en Primera División. Luego, caería en cuartos de final con el subcampeón liguero, el Atlético de Madrid.

Cuarenta años después, con Rafa Benítez en el banquillo y de camino a otro ascenso a la élite, el Tenerife lograría sus últimos éxitos coperos frente a un primerdivisionario. Fue a partido único y en el Heliodoro ante Oviedo y Deportivo, entonces vigente campeón de Liga. Luego, caería a doble partido contra el Mallorca que dirigía Luis Aragonés... y que ese año acabó como tercer clasificado.

Muy recordada en la Isla es la eliminación del Real Madrid 75-76, cuando los blancos, dirigidos por Miljanic, venían de sumar un doblete nacional y dominaban el fútbol español. Un 2-0 en el Heliodoro, con goles de Illán y García Murcia, le bastó a un Tenerife que, en la vuelta, recibió el 1-0 de Santillana a los nueve minutos y luego resistió el asedio blanco con una actuación colosal de Molina.

Más curioso es lo ocurrido una década más tarde, cuando los blanquiazules, camino de un descenso a Segunda B, apearon de la Copa a Sporting de Gijón y Valencia, entonces en la élite, para luego ceder contra el Sabadell, que estaba en Segunda División. Además, entre los éxitos ante un 'Primera' se cuenta, también en cita a doble partido, la eliminación de Osasuna en el ejercicio 62-63.

Eso sí, nada supera en mérito el KO logrado ante Las Palmas 80-81, cuando el eterno rival encadenaban casi dos décadas en la élite y el Tenerife, dirigido por Lamelo, vegetaba en la Segunda B. Dos goles del 'Tigre' Barrios permitieron arañar un empate (2-2) en el Insular y luego vivir una noche épica en el Heliodoro: una victoria por 2-1 con tantos de Chalo y Lolín y ¡once tinerfeños en el equipo titular!

Image