Un registro con premio

El Tenerife puede conseguir el domingo su quinta victoria liguera consecutiva en el Heliodoro. Tras ganar a Córdoba (5-1), Lugo (3-1), Oviedo (3-1) y Lorca (2-0), el grupo de Joseba Etxeberria tiene la ocasión de firmar ante el Sevilla Atlético un 'repóker' de triunfos como local. No parece una hazaña de dimensiones colosales, pero la realidad es que, a lo largo de este siglo, el conjunto blanquiazul sólo ha logrado un registro similar en cuatro temporadas. Y en todas ellas tuvo premio: logró el ascenso de categoría o al menos disputó los 'playoffs'.

En este siglo, el Tenerife siempre ha ascendido o ha jugado los 'playoffs' cuando ha encadenado cinco victorias ligueras en el Heliodoro

Ganar en casa cada vez cuesta más. Atrás queda el fútbol sin televisión y pocos testigos neutrales de lo que ocurría, con arbitrajes caseros, recintos intimidantes y hasta un sistema de puntuación –con positivos y negativos– que daba por buenas las derrotas como visitante. El Tenerife no ha sido ajeno a la evolución de este deporte. Así, la historia recuerda que llegó a encadenar 17 victorias ligueras en el Heliodoro a finales de los años sesenta. Y en el curso 60-61, en su primer ascenso a la élite, firmó 14 victorias y un empate en sus quince partidos como local. 

Sin embargo, en lo que va de siglo, el récord de triunfos ligueros consecutivos en el Heliodoro está en seis. Y la cota de las cinco victorias seguidas como local sólo se ha podido alcanzar en cinco oportunidades. Eso sí, dos de esas rachas llegaron la misma temporada: fue en el curso 08-09, cuando el grupo dirigido por Oltra subió a Primera División amparado en una segunda vuelta con grandes resultados en la Isla, que incluyó una serie de seis éxitos seguidos, interrumpida por un empate (1-1) ante el Albacete y continuada de otras seis victorias en casa. 

La mejor marca blanquiazul en el siglo XXI son seis triunfos seguidos como local

Curiosamente, en el anterior ascenso a la élite, en el curso 00-01 y con Rafa Benítez en el banquillo, el Tenerife no fue capaz de encadenar más de tres victorias ligueras en el Heliodoro. Cuando sí obtuvo cinco éxitos consecutivos en el Heliodoro fue en el ejercicio 11-12, con el equipo en Segunda División B y Calderón en el banquillo, antes de ser suplido por García Tébar y Quique Medina. Lo hizo camino de la clasificación para unas eliminatorias de ascenso en los que los blanquiazules murieron en la orilla, en la cita decisiva frente a la Ponferradina. 

Un año más tarde, aún en la categoría de bronce, el Tenerife que dirigía Cervera sumó seis triunfos seguidos como local para consolidarse en el liderato de su grupo... y esta vez sí obtuvo el premio del ascenso. Y también tendría consecuencias la última racha de cinco éxitos ligueros consecutivos en el Heliodoro. Llegó el curso pasado en el arranque de la segunda vuelta, en unas citas en las que, además, el equipo blanquiazul no recibió un solo gol. Aquel registro le permitió al conjunto dirigido por Martí entrar en la zona de playoffs, de la que ya no saldría.  

Image

Finalmente, tras superar al Cádiz en la primera ronda, los blanquiazules cayeron en la eliminatoria final ante el Getafe. Ahora, el Tenerife 17-18 tiene la oportunidad de encadenar cinco triunfos en el Heliodoro... en los cinco partidos dirigidos por Etxeberria en la Isla. Además, el equipo blanquiazul llega a la cita del domingo ante el Sevilla Atlético habiendo logrado los cuatro triunfos anteriores en la Isla por más de un gol de margen, circunstancia que sólo se dio en una de las exitosas rachas anteriores. Fue con Oltra en el banquillo y camino del ascenso a la élite. 

De ganar el domingo al filial hispalense, la realidad dice que el Tenerife únicamente firmaría un logro: sumar 52 puntos y tener virtualmente asegurada la permanencia. Sin embargo, la historia también indica que el hito vendría acompañado de un premio al término del curso: el ascenso directo o, al menos, la clasificación para los 'playoffs'.