Un Mariscal en la Corte, un Domínguez en la Villa

¿Y dónde están esas buenas gentes del PP? Se dice que estos días andan a la caza del Mirlo Blanco (ése que canta poco, y viste bien...) para Canarias. Entre avechuchos varios que revoloteaban inquietos, hay dos a los que el ornitólogo Pepero ha dado el “sí quiero”. Dos pájaros a acechar, uno de Gran Canaria, instalado en la Corte de Madrid, Guillermo Mariscal. El otro, de Tenerife, instalado en la muy Ilustre Villa de Los Realejos, Manuel Domínguez. El Tenderete ha comenzado...Un Abogado Vs un Economista.

Y me temo que, salvo que aparezca otro loro de plumaje, va a ser como en “Los Inmortales”: solo puede quedar uno. Mariscal, un tipo ensolerado en el Congreso, 6 Legislaturas de Diputado, hombre de confianza del ministro Soria en su momento, hoy Portavoz Adjunto de los Populares y sonrisa gemela de Pablo Casado (solo hay que verlos en TV entrando juntos al Congreso), es el hombre de la Energía (es un experto en este sector)...y buena falta que le hace al PP.

Y enfrente probablemente tendrá a otro “energético”, ensolerado en Tenerife. Domínguez, El hombre del “puerta a puerta”, amado por la calle, el yerno perfecto, el hijo ideal, el hombre del diálogo y la eterna sonrisa, con un concepto práctico de la política (como se hace en los pueblos...), de esos que abren las manos y se le llenan de votos. Manolo, un valor que en Bolsa rompe en subida, y Pablo Casado lo sabe...y buena falta que le hace al PP.

Me imagino que el águila mayor del reino PP, Australia Navarro, Secretaria General en Canarias y tipa lista donde las haya, estará vigilando que no se cuelen otras aves rapaces. Ya se sabe, en el nido de los Populares, el que se mueve, se cae del árbol. Guillermo Mariscal, un pájaro nacional de altos vuelos, y mejores contactos. Manuel Domínguez, un pájaro de la tierra, de vuelo rasante, cazador fino. Dos buenos mirlos para un solo nido. Aunque los mirlos tapados, igual que los gallos, también existen ¿no?