Un entierro multitudinario en Tenerife se saltó las normas de la desescalada

El pasado lunes se celebró en el municipio tinerfeño de Guía de Isora un multitudinario entierro que ha generado polémica al saltarse las normas y recomendaciones estipuladas para la fase 2 en la que se encuentra Tenerife y el resto del archipiélago canario.

Como se puede ver en un vídeo que ha circulado por las redes sociales, al entierro, de un popular motero del municipio y muy querido, acudieron bastantes más personas de las permitidas para estos actos. Hay que recordar que en la fase 2 de desescalada, la reunión de individuos para estos actos de despedidas de un ser querido solo puede alcanzar un máximo de 25 personas.
Se puede observar, además, la ausencia de mascarillas en varios de los asistentes en distancias que también se contraponían a los dos metros de seguridad.

El Ayuntamiento de Guía de Isora pide disculpas

El Ayuntamiento de Guía de Isora, a través de un comunicado oficial, lamenta profundamente la "inesperada acumulación de personas durante un entierro sucedido este lunes 25 de mayo en el municipio".

Tras el fallecimiento de un vecino, la corporación, reconocen en la nota de prensa, recibió una solicitud por parte de una asociación de motoristas para rendirle un homenaje. Se permitió –mediante autorización- el acompañamiento del féretro siempre exigiendo el cumplimiento de la normativa, con un número limitado de vehículos, en una zona anexa al cementerio y a la plaza de la Iglesia.

La corporación encargó entonces –en cumplimiento de la normativa para la fase 2- un dispositivo de seguridad para dos entierros que tenían previsto celebrarse ese día en el municipio y la Policía Local acudió e informó en todo momento a los asistentes de la necesidad de tomar las medidas de distanciamiento social para prevenir el contagio de la COVID 19, con el apoyo de AEA.

Según se detalla en el comunicado, desde la corporación se reconoce que fue una situación que se desbordó de forma imprevista y que en todo momento se ha intentado actuar desde el respeto a los familiares del fallecido, sin dejar de velar al mismo tiempo por el cumplimiento estricto de la normativa tal y como han acatado otras personas del municipio desde el inicio del Estado de Alarma. Se lamenta también la molestia que esta situación excepcional pueda haber causado a la ciudadanía, finaliza