Un 'doblete' histórico

Campeón insular en la temporada 39-40 y con Stadium propio tras el acuerdo alcanzado con la Caja de Ahorros, el Tenerife empezaba a construir las bases de su futuro como representativo provincial. Con Heliodoro Rodríguez en la presidencia y José Díaz Prieto en la secretaría general, su poder económico se tradujo en los fichajes del portero Florencio, el medio Calixto y los extremos Romero y Asensio, todos ellos del Iberia. Además, contrató al interior diestro Néstor (Price), al extremo Ignacio (Orotava) o al delantero Rosendo (Real Unión). A cambio, dejó ir al Hespérides a los veteranos Cayol y Chicote.

Con Rafael Morera como entrenador-jugador, el gran 'fichaje' del verano fue Bernardino Semán, de vuelta a casa tras un periplo por el Español, donde jugó a cuentagotas por culpa de una lesión de rodilla, aunque deslumbró en una cita ante el Celta alineado en la delantera con sus paisanos Quique y Gabriel Jorge. Así, con 30 años cumplidos, una rodilla en mal estado y los primeros síntomas de una enfermedad que acabaría con su vida, Semán estaba destinado a tener un papel testimonial. Sin embargo, tuvo tiempo de ofrecer exhibiciones memorables. Y fue la figura del Tenerife 40-41 que logró un histórico doblete. 

Al título en el Campeonato Insular, aquel Tenerife le añadió la primera Liga Regional de la historia, competición disputada por los cuatro primeros clasificados de los torneos de cada una de las dos provincias canarias. En el ámbito insular, el éxito llegó en la última jornada tras una cerrada pugna con el Real Unión. Los blanquiazules 'campeonaron' al ganar (2-0) al Iberia con un 'once de gala' compuesto por: Abel; Quico, Delgado; Néstor, Calixto, Victoriano; Eusebio, Mota, Domingo, Semán e Ignacio. También participaron el portero Cándido, el defensa Luis, los medios Morera y Nieto o los puntas Arístides y Luzbel. 

El Tenerife sumó siete victorias en ocho jornadas y tuvo en Semán (11 goles), Domingo (7), Eusebio (7) e Ignacio (6) a sus máximos realizadores. Y como campeón insular, acudió a la Liga Regional con Real Unión, Price y Hespérides. Mientras, el campeón Atlético Las Palmas representó a la provincia oriental con Gran Canaria, Victoria y Marino en una competición que el Tenerife inició como un cohete: ganó sus nueve primeros partidos y logró una distancia insalvable. Al final, sumó once triunfos en 14 jornadas y sacó cinco puntos de margen al Gran Canaria, seis al Real Unión, siete al Víctoria, ocho al Price... 

Mientras el resto peleaba por el subcampeonato, el Tenerife repetía exhibiciones: un 6-3 al Unión, un 4-1 al Price, triunfos en la isla vecina ante Atlético Las Palma (1-2), Víctoria (1-3) o Marino (1-3)... Domingo 'el Palmero', autor de quince tantos, fue el máximo goleador, secundado por Eusebio (10), Ignacio (9) y Semán (7). 

Image

Caricatura del CD Tenerife de la temporada 40-41

Así, el equipo blanquiazul firmaba un doblete histórico que tuvo como 'postre' la visita veraniega al Stadium del Español, campeón de Copa en 1940 y subcampeón en 1941, con los internacionales Trías, Martorell, Teruel, Rovira o el tinerfeño Gabriel Jorge como atractivos. 

El Tenerife, reforzado por la otra gran estrella tinerfeña de la época, Pancho Arencibia (Atlético Madrid), estuvo a un nivel sobresaliente. Tras un espectacular empate (5-5) en la cita inaugural, se impuso en los dos siguientes compromisos por 6-1 y por 5-4, con protagonismo goleador para Semán (3) y Domingo (6). O lo que es lo mismo, razones suficientes para que los 'periquitos' gestionaran el fichaje de Domingo 'el Palmero'... y para que el Atlético Madrid, siguiendo los consejos de Arencibia, se entrometiera y cerrara su contratación. Y para que, una vez más, emigrara el mejor jugador blanquiazul.