¿Qué tipos de alojamientos serán los primeros en salir de la crisis?

Miguel Vázquez, director de Hoteles de Colliers International, ha advertido de que la crisis continuará impactando en el sector turístico en 2021 y que habrá que esperar hasta 2022-2023 para que el mercado se recupere totalmente, “tanto en vacacional como en los hoteles urbanos de negocios porque las empresas van a recortar sus gastos de viaje, lo que va a repercutir de manera importante en el segmento MICE (reuniones, incentivos, convenciones y eventos)”.

También ha explicado qué tipos de establecimiento serán los primeros en salir. Vázquez ha participado en el webinar organizado por IE Real Estate Club y Spotahome bajo el título de “Análisis del sector inmobiliario: Los activos terciarios”, junto con Jaime Pascual, CEO de Savills-Aguirre Newman, y Leticia Ponz, responsable en España de Union Investment.

Los establecimientos urbanos más enfocados al segmento del ocio protagonizarán una recuperación más rápida, según ha especificado Miguel Vázquez; al igual que los apartamentos, como ya se ha comentado previamente, si bien tendrán una clara ventaja competitiva “los gestionados por compañías nacionales e internacionales, muchas de ellas hoteleras, que gozarán de mayor credibilidad a la hora de garantizar la aplicación de los protocolos de seguridad”. Por ello ha afirmado que “los apartamentos turísticos gestionados por grupos hoteleros serán los claros ganadores en el corto plazo”, si bien tendrán que acometer “un esfuerzo en implantación y comunicación”.

Airbnb y compañías similares pasarán por más dificultades porque “ese sello de calidad no te lo puede dar el propietario individual. Tendrán que evolucionar mucho para generar esa confianza, lo que constituye la pieza central de la estrategia de las cadenas, que ya están trabajando en ello profusamente”, según Miguel Vázquez

En ese sentido Leticia Ponz ha reconocido que “resulta muy difícil para el operador ganar esa confianza, garantizar esa seguridad al cliente”. Coincide con Jaime Pascual, quien considera que “si bien a corto plazo tendremos que adoptar muchas medidas para garantizarla, si no se produce ningún rebrote volveremos poco a poco a la normalidad, asumiendo incluso unos riesgos mínimos. Al fin y al cabo somos mediterráneos”.

Qué tipos de alojamiento serán los primeros en salir de la crisis https://t.co/2Dg1HyRz2q

Guerra de precios

Sin embargo, Vázquez ha subrayado que “la recuperación no va a ser fácil porque los hoteles tendrán que lidiar con niveles de ocupación muy bajos, que algunos podrán paliar con la apertura parcial de la planta. Pero los establecimientos independientes no van a tener esta opción y harán lo imposible para captar mayor demanda, lo que va a suponer un problema a medio plazo porque la debilidad de la demanda va a provocar una guerra de precios no deseable. La recuperación de la ocupación es una cuestión de tiempo, no de precio, por lo que va a ser más difícil para este tipo de alojamientos”.

Miguel Vázquez ha pedido que la estrategia de comunicación para generar confianza en los mercados de demanda sea unificada, "no que cada destino haga la guerra por su cuenta". Y es que el cierre de los hoteles, como ha apuntado Miguel Vázquez, “es un drama, pero no es el peor momento que van a atravesar porque ahora mismo tienen las cuentas de explotación hibernadas, pero cuando se levante el estado de alarma y puedan volver a abrir tendrán que afrontar que dos tercios de su demanda es internacional y no va a poder venir. Esa característica de la demanda en la hotelería española, que es una de sus fortalezas, se convierte ahora en una debilidad”.

De hecho, añade, “muchos hoteles en Mallorca, que podrían abrir en 10 días porque están preparados para ello, no lo harán y se plantean permanecer cerrados hasta la Semana Santa de 2021”, como avanzó HOSTELTUR noticias de turismo en 'La estrategia de los hoteleros de Canarias y Mallorca ante la temporada'.

Los hoteles de lujo también van a tardar más en recuperarse ya que, según ha explicado el directivo de Colliers International, “podrán asumir la implantación de los nuevos protocolos de seguridad, pero su clientela es mayoritariamente internacional de largo radio y esta debilidad de la demanda también afectará a los precios”.

Medidas para la recuperación

Miguel Vázquez ha enumerado tres tipos de medidas para agilizar la recuperación:

1.- “Generar confianza en los mercados de demanda con una estrategia de comunicación unificada, no que cada destino haga la guerra por su cuenta. El turismo español cuenta con fortalezas como la fidelidad de su clientela y ser los mejores operadores del mundo, lo que les proporciona una potente batería de argumentos. Con una inversión bien realizada, este tipo de iniciativas puede tener un retorno infinito”.

2.- “Apoyo al sector por parte de la Administración. Es un sector bien capitalizado (El sector hotelero afronta la crisis en mejores condiciones que la de 2008), pero ningún negocio está preparado para el drenaje de caja que suponen muchos meses de inactividad”. Por ello ha pedido “flexibilizar los ERTE más allá del estado de alarma para que la reapertura no impacte negativamente en la cuenta de resultados de los hoteles”.

3.- “Una medida muy sencilla y barata para reforzar el posicionamiento de la oferta hotelera de cara a la recuperación pasa por agilizar las licencias de obra para reformas y cambios de uso en destinos como Canarias, aprovechando que tienen los hoteles cerrados”. De hecho es una medida que ya han pedido los hoteleros canarios en forma de exenciones de tasas para obras de reforma.