Importantes avances contra las reclamaciones falsas por intoxicaciones

El embajador de Reino Unido en España, Simon J. Manley, ha remitido una carta al presidente de Hosbec, Antonio Mayor, en la que le pone al corriente de los “pasos decisivos” que los ministros británicos están dando para poner fin a las reclamaciones falsas que cada año causan pérdidas millonarias a los hoteles españoles. Y parece que las medidas están dando sus frutos pues, según el líder de la patronal de Benidorm, “está desapareciendo el problema”. 

Manley asegura que “gracias a nuestro empeño colectivo se han logrado importantes avances”. En concreto, señala que el Gobierno británico ha introducido medidas para acabar con estas reclamaciones falsas, eliminando los vacíos legales de los que se aprovechan los turistas británicos. 

“El sistema de costes fijos recuperables se ha ampliado para cubrir también reclamaciones en el extranjero, con lo que se elimina en la práctica uno de los vacíos jurídicos clave. Para los operadores turísticos esto significa que pueden prever el coste derivado de defender una reclamación animándoles a defender sólo las reclamaciones que estén justificadas. 

Desde los Ministerios se ha pedido que el Consejo de Justicia Civil estudie el procedimiento de tramitación de reclamaciones de baja cuantía por daños personas que carecen de fundamento”, explica Manley.

A ello hay que sumarle el llamamiento a ABTA y al resto de agentes del sector para que comprueben la pruebas aportadas por los turistas que denuncian haber sufrido una enfermedad gástrica durante sus vacaciones. “El objetivo es recopilar información sólida sobre el volumen y coste de las reclamaciones de cara a que el Gobierno y el sector puedan tomar futuras decisiones para hacer frente a este problema”, afirma.

El embajador británico en España recuerda además que han “acudido los medios de comunicación para concienciar al público de que las reclamaciones falsas son inaceptables e ilegales” y de que presentarlas puede acarrear una condena de tres años de cárcel o incluso más como le ha ocurrido a una familia de Liverpool que en breve se sentará en el banquillo de los acusados por un delito de fraude y se exponen a una pena de hasta a seis años de cárcel por una reclamación falsa como publicó Hosteltur noticias de turismo.

Manley finaliza su carta confiando en que a través de “estas iniciativas de concienciación y la eliminación de vacíos legales” se ponga fin a las falsas reclamaciones.

“El Gobierno del Reino Unido se ha tomado muy en serio este problema, declarando públicamente que está decidido a abordar la cultura de las indemnizaciones y acabar con los vacíos legales del sistema jurídico británico que permiten la tramitación de dichas reclamaciones”, afirma el embajador británico en su misiva.