Unas tuberías llevaron el incendio de Gran Canaria a las fincas

Las tuberías de polietileno introdujeron el fuego en las fincas, según ha evidenciado el análisis de los incendios del pasado mes de agosto en Gran Canaria.

Fueron una de las causas de propagación del fuego en el interior de estos espacios al ser "altamente inflamables" y convertirse "en auténticas mechas”, ha informado el Cabildo en un comunicado.

Por ello, se recomienda sustituirlas por galvanizadas o enterrarlas para prevenir fuegos forestales.

El papel jugado por las tuberías de polietileno fue constatado por los técnicos que acudieron a las fincas afectadas por los incendios de agosto en la cumbre de Gran Canaria para valorar los daños.

#GRANCANARIA | Ya se conoce cuál podría ser la causa del incendio que afectó a 9.200 hectáreashttps://t.co/vK5vpc311M

El técnico de la Agencia de Extensión Agraria del Cabildo en Teror, Cesar Díaz, considera que "es necesario instalar tuberías menos inflamables en las zonas de mayor riesgo" y si toda la red no puede ser sustituida por galvanizadas, al menos "intercalar tramos de 1,5 a 2 metros de este material para impedir que las llamas se propaguen más allá".

Además de intercalar tramos en las conducciones de gran longitud, también es recomendable "instalar galvanizada junto a las motobombas de riego para protegerlas, en las salidas de estanques y en la entrada a depósitos inflamables”, ha señalado el experto.

Otro de los peligros identificados durante la valoración de los daños es el hábito de algunos agricultores de acumular las tuberías de plástico de los cultivos de hortalizas en los márgenes de las fincas, ya que la experiencia ha demostrado que colocarlas en el centro de fincas limpias redujo considerablemente la probabilidad de combustión.