Los calderos del tal Tezanos

Las encuestas del tal Tezanos, del CIS, no se las debe creer ni el propio Pedro Sánchez, porque si fueran ciertas, convocaba elecciones para este domingo y ganaría de calle. Este elemento debe cocinarlas en calderos sucios, y así salen de intoxicadas. El “hechicero” del CIS, como ya le llaman incluso dentro del PSOE, debe tener de asesor estrella al profesor Mamadou. Entre conjuros y chupitos, ponen al fuego las encuestas y así sale lo que sale...

Mirando el último bodrio de Tezanos, conocido ayer, el PSOE no sólo no ha sufrido desgaste alguno en la crisis sanitaria, sino que los españoles han premiado su gestión. Si en noviembre llegó al 28 % de los votos, ahora estaría en el 31,2 %. Y ampliaría su ventaja sobre el Partido Popular (un 20%). Nada que ver con lo que reflejan todas las encuestas realizadas en las últimas semanas.

A Tezanos le interesa 1) Darle al PSOE una fuerza que no tiene para agrupar y atraer el voto de la izquierda, incluso el de Podemos (la ley D'Hont castiga la disgregación y premia el agrupamiento del voto). 2) Restar fuerza al PP para quitar de la cabeza del votante de centro-derecha la idea del voto útil. 3) Repuntar a Vox (12,5 %) justamente para evitar que el voto de centro-derecha se agrupe en torno a un solo partido (el PP).

¿Realmente, por qué no se pagan los partidos las encuestas del CIS de sus bolsillos? A nadie le importan las elucubraciones de Tezanos y los aires de lima (por no decir otra cosa) que se fuma al hacerlas. Señor Tezanos, todos sabemos que es militante del PSOE, pero hombre, tenga un poco de seriedad, y no insulte la inteligencia de los españoles.

Al principio hasta leíamos sus encuestas, ahora directamente nos descojonamos de ellas, y nos reímos por no llorar, porque las pagamos todos. Yo le sugiero que haga las maletas, y que junto al Profesor Mamadou y Esperanza Gracia (la del Tarot) se larguen un tiempo a la Isla de los Famosos, de donde saldría ganador seguro, porque a encuestas no sé...pero a payaso de Reality, no le gana nadie.