El fiscal ejemplar

Este país es de pandereta, pero también tiene gente que sabe desmontar la orquesta. 

En este país hay guardianes de la Ley y de la verdad. Son los y las fiscales que hacen bien su trabajo, a quienes deberíamos ponerles monumentos y tratarlos como Reyes. A ellos sí. Porque representan de verdad lo que es la justicia.

En este país hay gremios como el sanitario o el educativo donde el sentido común y el buen hacer son alabados y bien considerados. Haces bien tu trabajo y se te reconoce. Sin embargo, hay otros sectores donde los héroes llevan toga pero no deben pasarse de excelentes ni eficaces, por si terminan con la "toga" al cuello.

Esa es la estructura de un país donde las entrañas de la Administración Pública han sido durante décadas corruptas y lo peor, donde no robar era la práctica anómala. Creo que desde que tengo uso de razón he escuchado la palabra corrupción, abriendo y cerrando telediarios. Vengo de una isla cuyo apellido también es la corruptela y hasta la Sexta la tildó como "Lanzarote. La Isla de los 200 imputados"

Ser ciudadano de un país corrupto es triste, pero ser fiscal en anticorrupción de un país corrupto tiene que ser terrorífico

Imagínate que te apasiona tu profesión y estás obsesionado en buscar la verdad. Pero...te das cuenta que hay algo superior a la Constitución, las Leyes y la propia Justicia. Ese algo es el Sistema. Ese Sistema ha sido durante años la ley, y evidentemente una Ley que nada tiene que ver con igualdad.

Hay un hombre que tiene fama de tirar de las mantas más llenas de polvo y acomodadas de este país, de forma concisa y precisa, lleva años haciéndole preguntas incómodas que van directas a las entrañas del Sistema. Esas mantas podridas de bienestar para pocos que terminan pagando muchos, esas mantas que cubren todos los poderes fácticos de un Estado de postureo disfrazado de democrático. 

Hay fiscales en este país que se encargan de buscar a quienes tapan la Constitución Española con banderas del chino. Y entienden por Ley la de pasársela por el forro.

A esa comodidad del Sistema de un país cuyo segundo apellido es corrupción, le incomodan los fiscales. A los que tratan de estampar

 como sea. 

Y es triste. Porque los fiscales son los que sostienen el equilibrio de la Justicia. Son la balanza de la diosa, en un país de Reyes y de príncipes para Corina.

Se me vienen a la mente dos cosas: Primero, la labor del fiscal Stampa en Lanzarote

Estoy segura de que si César Manrique conociera a Ignacio lo llevaría a jugar con el viento para animarlo a continuar con su buena racha y buen hacer. Lo invitaría a mirar al Río para que encontrara la paz, pero también le advertiría que el fuego no sólo estaba en las montañas. 

Los conejeros, las conejeras, le debemos mucho a ese madrileño y a Pamparacuatro. Porque precisamente ellos, le dan continuidad al proyecto que el César activista defendía. 

Gracias Ignacio, por ir detrás de la verdad. Por tu perseverancia y la entrega a tu trabajo. No creo que te den un Princesa de Asturias, pero te puedo asegurar, que para muchos eres el héroe con toga que nos representa.

Sigue interrogando con tus métodos, que aunque ellos tienen los suyos, la Verdad y la Justicia con labores como la tuya, tarde o temprano acaban dejando sin mantas al sistema. Hasta que muera congelado. De frío.