Juntos en la misma dirección una década

Es una auténtica maravilla conocer que del 9 al 14 de diciembre el TEA Tenerife Espacio de las Artes acoge la Semana ‘Tenerife vive Diversidad’ con motivo del décimo aniversario de ‘Juntos en la misma dirección’ y no tengo reparo en reconocer que la noticia me emocionó y poder evocar una década de trabajo. 

Esto me hizo retrotraerme en un tiempo no tan lejano, donde el programa “Juntos en la misma dirección” estuvo a punto de desaparecer, ya que con la crisis económica que sufrimos, a algunas personas con responsabilidades públicas les entró el síndrome de la “goma de borrar". Sin embargo, no pudieron suprimirlo por la presión que se ejerció para mantener la partida presupuestaria y así poder seguir trabajando por la convivencia social y la interculturalidad en la isla de Tenerife

Puedo asegurarles que ofrecí lo mejor de mí en estos años donde se elaboraron guías y métodos activos para la participación social con el apoyo y la participación de todos los grupos políticos, agentes sociales, agrupaciones empresariales y otras administraciones. Para mi resultó un trabajo apasionante, donde tuve la oportunidad de aprender procesos de Desarrollo Comunitario que me enseñaron a trabajar con herramientas de participación y, en definitiva, a ser mejor persona.

Juntos en la misma Dirección es un programa de participación real que busca la interculturalidad, fomenta la tolerancia y el respeto y, sobre todo, persigue tener una Isla más diversa como una mayor fortaleza y oportunidades. El programa ha sido reconocido y valorado a nivel internacional y también analizado en otros lugares del mundo. En ese sentido, recuerdo cuando fuimos a Barcelona y nos integraron en la Red Española de Ciudades Interculturales por el gran trabajo realizado para y por la convivencia social.

diversidadActividad de 'Juntos en la misma dirección' | CEDIDA

Durante esta década también me gustaría destacar que Tenerife fue el lugar elegido por el Consejo de Europa en 2017 como sede para dos importantes encuentros internacionales y la firma del documento que rubricó mi compañero Carlos Alonso y el presidente de la Red de Ciudades Interculturales de la Unión Europea, Jaume Lanauspa, para seguir apostando, sin ningún tipo de reserva, para que Tenerife siguiese incrementando las políticas de gestión de la diversidad. Además, me complace haber podido llevar diversas mociones e iniciativas al Pleno del Cabildo Insular de Tenerife para que todas las políticas de cohesión social pudiesen tener el apoyo unánime de los grupos políticos con representación en la institución como así fue siempre. En todas las iniciativas se logró el apoyo.

Tenerife se ha situado en estos años como un territorio donde se desarrollan políticas y estrategias para la construcción de una sociedad intercultural, cohesionada y orgullosa de su diversidad como objetivo principal. Me siento especialmente orgulloso –y si me lo permiten, hasta emocionado- por haber sido partícipe desde mis responsabilidades políticas en la puesta en marcha de los grupos de trabajo como la estrategia Antirumores de Tenerife, Grupo CodesarrollarTE, Grupo contra la Violencia de Género, Grupo de Diálogo Interreligioso o el grupo y la Escuela de Participación Social. Llega a mi mente en estos diez años de existencia la creación del grupo Amiguitos y amiguitas que gracias a su trabajo y desde su visión realizaron la guía de acogida ‘Hola’, o el muy activo grupo de Jóvenes por la Diversidad. En ese sentido, hay que señalar que el trabajo en El Fraile (Arona) o en Taco ha sido visitado y estudiado por organismos internacionales que trabajan la cohesión social y el Desarrollo Comunitario alcanzado es inmenso.

En estos diez años donde tuve una participación activa en todos los procesos desde el ámbito político, debo agradecer a todos los grupos del Cabildo por la unanimidad en las políticas de cohesión y, por supuesto, la colaboración de otras instituciones públicas y privadas y asociaciones de personas que están entre nosotros y que han venido para quedarse y ayudarnos a crecer como sociedad intercultural. Y a personas como Vicente, Noel, Juan, Julio, María Jesús, Delia, Coromoto, Abian, Aborá, Adriana, Dácil, Gabriela, Ina, Iñaki, Lola, Lorena, Lucas, María o Sofía, entre muchos otros, -que me perdonen si me he olvidado de alguien- que han hecho que la interculturalidad sea real.

Me siento en el deber de reconocer tanto trabajo porque he sido partícipe y decirles que esté donde esté, siempre estaré, porque en algunas ocasiones de la vida, lo importante es “Haber sido”, y yo, gracias a todos ellos “fui partícipe”. A por otros diez años donde nos llenemos de tolerancia, interculturalidad, diversidad y potente tejido social.

 Seguiremos todos Juntos en la misma dirección.