Trece años esperando un Primera

La Copa del Rey –o antes la Copa del Generalísimo– fue durante décadas la única oportunidad que tenía el Tenerife de medirse a un equipo de Primera División. Ya en 1940 el llamado torneo del KO le dio la oportunidad de enfrentarse al Sevilla de la delantera stuka, considerado entonces el mejor equipo del país: era el campeón de Copa y subcampeón de liga. Eso sí, los hispalenses no visitaron la Isla, ya que, por aquella época, al Tenerife se le obligaba a jugar como local en la Península.

El Tenerife no se mide en Copa a un equipo de superior categoría desde que se enfrentó al Madrid en 2004

Casi dos décadas más tarde, en la primavera de 1959, el Betis fue el primer Primera que visitó el Heliodoro en competición oficial. Y dos años después, el Tenerife que dirigía Heriberto Herrera y acababa de lograr su primer ascenso a la élite se dio un homenaje al eliminar a Elche y Zaragoza, entonces en la máxima categoría. A partir de ahí, los blanquiazules estuvieron casi tres décadas lejos del glamour, aunque eso no impidió que por la Isla pasaran algunos de los mejores equipos del país.

La Copa fue el refugio para ver fútbol de Primera y al Heliodoro acudieron equipos como el Valencia (62-63) o el Barcelona (63-64). Y Las Palmas lo hizo en media docena de ocasiones. Algunas veces, hasta saltaba la gran sorpresa. Así, nadie olvida cómo el Tenerife 75-76 eliminó ¡al Real Madrid! De la última edición de la Copa del Generalísimo. Un lustro más tarde, con los blanquiazules en Segunda División B, hasta se dieron el lujo de eliminar a Las Palmas, entonces en la élite.

Osasuna 62-63, Sporting de Gijón 85-86 y Valencia 85-86 fueron otros primeras eliminados por un Tenerife que estaba esos cursos en Segunda División. Los blanquiazules firmarían sus últimas machadas coperas en la campaña 00-01, de la mano de Rafa Benítez. Ese ejercicio, de camino al ascenso, eliminó –a partido único jugado en el Heliodoro, eso sí– a Oviedo y Deportivo, entonces vigente campeón de Liga. Y un lustro más tarde estuvo a punto de cargarse otra vez al Real Madrid.

Aquella visita del Madrid 04-05 ha sido la última cita copera ante un equipo de Primera División. La eliminatoria, también a partido único, se resolvió con triunfo merengue (1-2) gracias a un gol de falta de Santi Solari en el último minuto de la prórroga, cuando el Tenerife –liderado por Vitolo– acariciaba la tanda de penaltis. Desde entonces, el Tenerife ha militado en Primera, Segunda o Segunda B y ha disputado 16 eliminatorias diferentes, pero nunca contra un equipo de la máxima categoría.

Además, sus nueve últimos compromisos coperos, todos a partido único, los ha disputado como visitante. Pero el fútbol siempre da revancha y, tres días después de su derrota liguera en Córdoba, el Tenerife tiene la oportunidad de olvidar el peor partido de la era Martí. Lo hará ante idéntico rival y en un escenario en el que no ha ganado en sus 25 visitas oficiales... pero con el atractivo de saber que, de superar esta ronda, volvería a medirse a un primera en la Copa del Rey por primera vez ¡en trece años!

Image