Otoño | PIXABAY

¿Tienes menos energía con el cambio de estación? Te damos las claves para solucionarlo

AdminsitradoresFincasSC

El fin de las vacaciones, la vuelta a la rutina, la vuelta al cole, el estrés, las prisas y la llegada del frío, son solo algunos de los factores que influyen en que, con la llegada del otoño, experimentemos unos niveles más bajos de energía. A esta realidad se le conoce comúnmente como astenia otoñal.

No obstante, esta realidad tiene un trasfondo mucho más profundo que la simple vuelta a la rutina después de las vacaciones, ya que su explicación tiene su origen en la naturaleza.

El otoño se caracteriza por que las hojas de los árboles se vuelven de un tono anaranjado, se secan y se caen debido, principalmente, a la menor incidencia de la luz solar y por la llegada del frío, lo que dificulta la llegada de nutrientes a las hojas de los árboles.

En nuestro organismo, al igual que en la naturaleza, se finaliza un ciclo y nuestro cuerpo se prepara para el “reposo” con la llegada del frío, lo que influye en nuestros niveles de energía, así como en otros factores como nuestro estado de ánimo.

Sin embargo, todo esto tiene solución, ya que, siguiendo las claves adecuadas, se pueden lograr unos niveles de energía estables en esta estación del año. Las principales claves son las siguientes:

Vuelta a los horarios regulares de sueño

Las vacaciones de verano se caracterizan, entre otros aspectos, por tener una rutina de sueño más desorganizada e irregular. No obstante, con la llegada del otoño, es necesario tener unos horarios de sueño regulares, así como dormir entre 7 y 8 horas cada noche para fomentar unos niveles de energía más estables.

Alimentación otoñal

En verano, solemos consumir alimentos más frescos y fríos, tales como zumos, helados, sopas frías, frutas tropicales, preparaciones congeladas, etc. Sin embargo, con el cambio de estación, es necesario comenzar a consumir alimentos de temporada (calabaza, caquis, dátiles, peras, batatas, uvas, ciruelas, zanahorias, etc.), así como gran cantidad de cereales integrales y legumbres en cocciones más largas, con el fin de calentar nuestro organismo desde el interior.

Realización de ejercicio físico

En otoño, al igual que en el resto de estaciones del año, es indispensable realizar actividad física con regularidad, ya que con ella generamos endorfinas que nos ayudan a mantener un estado de ánimo estable con la llegada de las bajas temperaturas, de la misma manera que nos da energía y vitalidad.

Contacto con la naturaleza

El mantener contacto directo y regular con la naturaleza, ya sea con el mar o el monte, nos aporta muchos beneficios, entre los que se encuentran el proporcionarnos niveles estables de energía y la mejora del estado de ánimo.

La risa

Está demostrado que, el hacer actividades que nos gusten, así como el fomentar la risa y el sentido del humor en la vida, afecta de manera positiva a nuestro organismo en su conjunto, así como a la subida de nuestras endorfinas y mejora de nuestro estado de ánimo. Mantener el ocio y el contacto social, a pesar del frío, es una buena alternativa en este sentido.

Suplementación

En esta estación, podemos ayudarnos de suplementos como la jalea real, la rhodiola y la espirulina, entre otros, para fomentar unos niveles de energía más estables.

Los consejos mencionados en el presente artículo, nos ayudan a disfrutar del otoño con unos niveles de energía estables, así como con buen estado de ánimo.

hospiten1350oct2020

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Banner-Campaña-1300x200