Una antorcha para unas islas donde la cultura importa

"Partimos de la hipótesis de que la cultura importa en todo, pero tenemos que demostrarlo".

En el mundo apenas hay un estudio igual. Y ella tiene el reto de sacar adelante, desde las Islas Canarias, un proyecto piloto que dará respuesta a la pregunta ¿Por qué la cultura importa? Asegura que sólo, por ejemplo, se han hecho estudios de casos como el de Edimburgo de por qué su Festival es importante para la ciudad, o en Bilbao también la repercusión del Museo Guggenheim en términos de empleo, gastronomía, entre otros. Dulce Xerach ha quedado con nosotros en la terraza del Hotel Mencey una tarde de junio. Allí, sonriente y amable, en un clima cercano, conversamos sobre la cultura y la vida. ¡Conocemos sus retos, y de cerca!

Image

Miembros de Islas del Futuro | EL LABORATORIO DEL PAISAJE FB



¿Con esta iniciativa, El Laboratorio Islas del futuro, pondremos patas arriba las incongruencias de una isla viva con tanto encanto, pero que late despacio en términos culturales?

Patas arriba no. Lo que se hace es quitar las piedritas que no dejan ver lo que hay debajo. Eso es lo que se pretende, no el ponerlo patas arriba. Queremos detectar cosas que ocurren y que nadie hace esa lectura. Hoy, por ejemplo, llevo todo el día con el tema de cuántas mujeres participan en los festivales, de España. Pero estoy analizando además, con datos, sobre cuántas mujeres solistas son invitadas a participar en festivales de música de Canarias. Luego preguntarnos el por qué: porque no hay, porque es la inercia o por qué. Entonces lo que intento no es poner patas a arriba, sino fijarnos en cosas que están pasando y parece que son normales, pero no lo son.
Image

Encuentro en Tenerife | El LABORATORIO FB

¿Qué objetivos tienen y cómo surgió esta idea?
El proyecto El Laboratorio Islas del Futuro surgió en el 2009 y lo forman personas que quieren analizar el paisaje, desde otro punto de vista. Hablamos del paisanaje. La forma de mirar las islas, pero también fuera de ellas, otras del mundo. Nosotros empezamos comparando Singapur con Lanzarote y Tenerife, por tamaño parecido en kilómetros cuadrados. Luego con Hong Kong y luego con el Caribe, por ejemplo, el transporte en el Caribe y el de Canarias. También hemos hecho estudios sobre las obras de los escritores canarios y cómo describen las islas. Hemos retomado un tema pionero que se hacía en la época de La Gaceta de Arte, que era intentar entender el paisaje en el que vivíamos, que eran las islas. Luego también hemos pensado en las islas del futuro y teniendo en cuenta todo lo que puede ocurrir con el cambio climático. El año pasado surgió enfocarlo a ¿Por qué la cultura importa? Somos un grupo de profesionales diferentes: un diseñador gráfico, un ingeniero industrial, arquitectos y yo, que soy abogada especializada en la gestión cultural.
¿Han hecho encuentros tanto en Tenerife como en Gran Canaria de por qué la cultura importa en el comercio? ¿Hasta qué punto es relevante en todo?
Eso es lo que estamos tratando de demostrar: partimos de la hipótesis de que la cultura importa en todo, pero tenemos que demostrarlo. A nosotros, una de las primeras personas en llamarnos fue la directora general de comercio del Gobierno de Canarias, quien nos planteó cómo impacta la música a la hora de comprar, o cómo influye una escultura humana en la calle a la hora de comprar, o cómo impactan todos esos atractivos, como el mimo o el teatro, para los centros comerciales. Por ahí empezamos. Y ahora estamos midiendo qué tipo de música influye a la hora entrar a un establecimiento: por ejemplo, tiendas como Bimba&Lola ponen un tipo de música dependiendo de la inspiración de la colección. ¿Cómo influye el trompetista que está en la calle Castillo o el violinista que está en la calle Triana en Las Palmas de Gran Canaria? O sea el tema es: ¿Qué dice la gente que pasa? Y los datos que logremos, pues analizarlos hasta sacar conclusiones que aún no tenemos porque acabamos de empezar. Esperamos tener los resultados en octubre o en noviembre. 
Image

Encuentro en Gran Canaria | EL LABORATORIO DEL PAISAJE FB

"Creo que es importante que los niños estén estimulados, que sean diferentes a nosotros, que no estén tan controlados y sean ciudadanos del mundo. Si llegamos a ese momento de tener niños y jóvenes ciudadanos del mundo, podremos pensar que podemos llegar a convertirnos en esas islas del futuro del que todos soñamos".

¿Qué sientes cuando ves el potencial de las islas cada vez que regresas de un viaje al extranjero? ¿Con qué sueñas?
La verdad es que soy bastante pragmática. Quizás por los años que estuve en el Gobierno, que estudié bastante las islas, soy muy consciente de las posibilidades, pero también soy muy consciente del lugar geográfico donde estamos, de la situación política, cómo afecta todo eso a la Educación, y no vamos a ver grandes saltos. Lo que siento siempre es que sin más Educación no vamos a mejorar más rápido. La única forma, la más rápida, aparte de mucho dinero -que no tenemos- es, sobretodo, con mucha Educación. O cambiamos más la Educación, Y no es que sea mala la que hacemos, sino que hace falta más. Me refiero a más dinamismo, más cultura y más idiomas.

Creo que es importante que los niños estén estimulados, que sean diferentes a nosotros, que no estén tan controlados y sean ciudadanos del mundo. Si llegamos a ese momento de tener niños y jóvenes ciudadanos del mundo, podremos pensar que podemos llegar a convertirnos en esas islas del futuro del que todos soñamos, pero que ahora se consigue sólo de un paso a otro. Cuando esa generación llegue al poder, porque al final tendrá que llegar, si siguen con la mente abierta podremos tener momentos brillantes como los ha habido aquí en las islas.(Continúa asintiendo) Pues hubo un momento en los años 30, antes de la guerra; luego a principio del 2000 hubo otro momento, pero luego llegó la crisis. Pero sí hay diferentes crisis y guerras, cosas que los truncan. No me refiero a la gente ilustrada, sino a la mente abierta.

"Cuando quiero ser libre, hago volar mi imaginación que me lleva a escribir este tipo de novela negra, que es la que me apasiona".


¿Qué retos tiene Dulce Xerach?
(Dulce: Pregunta en alto la misma cuestión y aclarándome si en lo personal o profesional. (Alicia) Le respondo que ambas si me quiere responder diciéndole que ha sido un personaje de la escena pública popular) Pues sinceramente si pudiera tener algún reto a lo largo de mi vida es llegar a ser recordada como escritora de novela negra (risas), que ya voy por la cuarta novela. Eso me haría feliz, porque implicaría que tendría tiempo para escribir más novelas. Yo no vivo de las novelas, sino del derecho y de buscarme la vida como abogada. Pero, sin duda, mi hobby es la novela.
¿Como le va en la experiencia personal como escritora?
Me encanta, porque aquí no dependes de nadie, da igual la crítica porque sólo te importa lo que digan los lectores. El escribir es un momento mágico. Digamos que cuando ejerces como política cruzas constantemente barreras sobre esto o aquello no lo puedo hacer, o decir. Y ahora la sensación de absoluta libertad de crear, que te permite la literatura, es maravilloso.
Image

Dulce Xerach | Patricia Cámpora

¿Tu fuente de inspiración?
El mundo entero. Ahora mismo este pre-patio del Hotel Mencey es súper inspirador (risas) aquí me vienen a la mente la escena de un crimen por el género que escribo. Estoy en un teatro y me pasa lo mismo: pienso en una escena porque vuela mi imaginación. De hecho, hasta en la época del Parlamento Canario tengo como media novela escrita que no terminé. Cuando quiero ser libre, hago volar mi imaginación que me lleva a escribir este tipo de novela negra, que es la que me apasiona. (Unos segundos de silencio… ) Es una forma, sinceramente, de olvidarme quizás del Azheimer de mi madre y de poder seguir adelante.

¿Y cuando Dulce lee y no escribe, qué es lo que lees?
Novela negra, pero, en general, leo de todo. Depende del momento: leo filosofía, ensayo y estudio económico porque llevo los contratos de arquitectura del estudio de Fernando Menis, mi marido. Trabajamos sobre todo fuera de las islas, como en Suiza o en China y, por ello, estudio la economía local de las ciudades donde tenemos proyectos. Pero cuando quiero desconectar casi siempre leo novelo negra.

Image
Dulce Xerach en la imagen | PATRICIA CÁMPORA

 
Más datos 

Por qué la cultura importa es un proyecto que pretende conocer, ordenar e interpretar datos objetivos que influyen en la cultura, de manera creativa y difundir a través de acciones artísticas la interpretación de dichos datos que hacen que la cultura influya en la sociedad. Un proyecto que pretende dar respuestas objetivas a la pregunta ¿por qué la cultura es importante? desde diferentes puntos de vista y sectores. 

La gestión de la cultura no es científica, pero tampoco es casual. Saber qué le interesa a cada persona, qué estaría dispuesto a ver o a comprar, cuándo y hasta qué umbral de gasto es importante, pero también lo es conocer con quién hacerlo y cuáles son los beneficios colaterales que asociamos al hecho de consumir cultura.

Web de contacto para participar en los encuentros http://ellaboratorio.org/