"El paso del tiempo es el que determina un gran diseño"

Un buen diseño y ejecución crean productos atemporales que cumplen su propósito a la vez que funcionan estéticamente. La

 nueva identidad visual corporativa de la Universidad de La Laguna ha sido elaborada cumpliendo todas estos principios y más, tras meses de intenso trabajo por parte del equipo de

 Theam. El resultado: "una imagen que mira hacia el futuro, abierta al nuevo contexto de la educación universitaria".

El tinerfeño Alejandro González es el director de diseño de esta empresa, además de uno de los responsables de este trabajo no exento de polémica que acompañará a la más que bicentenaria universidad lagunera en su nueva etapa de objetivos. Su propuesta será la imagen que represente visualmente a esta institución en el futuro que ahora comienza, así como la única que conozcan los nuevos alumnos que inicien su actividad universitaria a partir del próximo curso académico.
El también profesor asociado de la Facultad de Bellas Artes lleva 20 años en el mundo del diseño, al que considera su gran pasión, descubierta tras cinco años de estudios previos de Publicidad y Relaciones Públicas. Este profesional que ha formado parte del diseño del lenguaje visual para Aena y la identidad corporativa para Enaire, así como de Correos Expréss, analiza para atlanticohoy.com el trabajo detrás de la nueva imagen de marca de la Universidad de La Laguna. 
Image
Alejandro González | AH

- ¿En qué se inspiró a la hora de diseñar la nueva identidad visual corporativa de la Universidad de La Laguna?
“La verdad es que la inspiración misma está en la problemática de la Universidad. Nos plantearon un problema muy complejo de solucionar, que tenía muchísimas aristas y conjugarlas todas era muy difícil. Hay una frase de un famoso diseñador, Bob Gill, que la usamos bastante, y que dice que si defines un problema único podrás encontrar una solución única. En ese caso estábamos ante esa situación. El problema de la Universidad era bastante único y creo que la solución que se dio solo funciona para la Universidad de La Laguna, y eso es buena señal”.

"Plantear un cambio de marca en una entidad tan grande como la Universidad produce muchas fricciones, y sabíamos que lo que se pretendía, además de eliminar todas esas marcas secundarias, iba a generar muchas por parte de la comunidad universitaria"

- ¿Sintió responsabilidad a la hora de modificar una imagen que llevaba más de quince años como símbolo de la Universidad y que todos reconocen?
“Quince años no es tanto para una universidad. La imagen anterior era relativamente nueva y, por lo que vimos en el estudio que se había hecho, no había sido muy bien acogida. Uno de los problemas que tenía era la multitud de marcas secundarias que se habían creado, entendemos que por poco apego a la marca principal. Otro problema que se había generado era relativo al uso intensivo del acrónimo 'ULL', que también se quería solucionar, así como intentar dotar de más formalidad a la marca. El problema de la aceptación de la marca también lo previmos por parte de toda la comunidad universitaria, no solo educativa, sino de las propias entidades que forman la universidad. Estoy hablando de facultades, departamentos, unidades de todo tipo, servicios, así como la aceptación por parte del alumnado. Plantear un cambio de marca en una entidad tan grande como la Universidad produce muchas fricciones, y lo que se pretendía, además de eliminar todas esas marcas secundarias, iba a generar muchas por parte de la comunidad universitaria. Entonces, necesitábamos explicar muy bien qué se perseguía, que la gente compartiese esos objetivos”.

Image

Muestras del nuevo diseño | CEDIDA

- Como comenta, esperaban fricciones, pero no que el rechazo llegara incluso a una petición de firmas para su retirada en Change.org.
“Nosotros esperábamos muchísima fricción por la parte interna de la Universidad, cosa que se solventó increíblemente bien pese a que era una parte que podía echar para atrás el proyecto antes de que se aprobase. Luego se llevó a Consejo de Gobierno, se aprobó con la oposición de los representantes de alumnos, pero con el apoyo de todo el resto. Es una imagen que se hace para toda la Universidad y, sobre todo, para los alumnos que empiezan el curso que viene. Para el futuro de la Universidad. La apuesta por parte de la Universidad a mí me quedó muy clara, la estrategia que tenía, y por ese lado estamos muy contentos con el resultado, y ellos también”.

Image

Diferentes versiones del anterior logo, que será sustituido por el nuevo diseño | ULL


- ¿Cree que será atemporal, que pervivirá incluso más allá de los 15 años del anterior diseño
?
“Creo que sí. Es un logo que tiene ciertas referencias anteriores. Se buscó también en esa forma abstracta esa atemporalidad. Hemos combinado, por un lado, la necesidad emblemática con esa especia de frescura que pudiera coincidir con el alumnado y la parte más exigente de la comunidad universitaria interna”.

Image

Ejemplos de la nueva imagen corporativa | CEDIDA

- Prescinde, por primera vez, del acrónimo ULL.
“Sí. La idea es que con las dos ‘L’ de La Laguna formamos la ‘U’ de Universidad. Ahí se resume todo lo que es el logo. Luego hay unas referencias gráficas que tienen que ver con otras cosas. La forma que se genera al final tiene ese punto de proyección hacia arriba, una contraforma muy interesante, una forma abstracta. El símbolo no es para ser leído, sino para ser visto. Lo que se pretende es dar esa imagen, ser visto, reconocido, único en cuanto a que solo pueda representar a esta universidad. Es arriesgado en el entorno, lo cual a mí me agrada mucho. Las instituciones en Canarias suelen tirar hacia cosas más confortables y no arriesgan. El hecho de que la Universidad de La Laguna apostase por esta propuesta me pareció interesante, justamente porque es la Universidad, y tiene que impulsar cambios en la sociedad. Me pareció que todo conjugaba bastante bien”.

Alejandro González | ATLÁNTICOHOY

- ¿Cuánto tiempo se puede invertir en diseñar una marca de identidad visual corporativa de estas características?
“En este caso había que resolver bastantes problemas. Por ejemplo, cómo funciona esa marca en señalización, aplicaciones, etc. El encargo que nos hicieron fue por tres meses para un equipo de trabajo donde básicamente estamos dos personas y media, por así decirlo, pero en realidad el proyecto comenzó dos meses antes. Dos personas hemos sido las cabezas del proyecto, aunque en otros tengo menos implicación. Soy el director de diseño de la empresa por lo que siempre tengo mano en todos los trabajos, pero en éste personalmente junto con el otro socio hemos hecho un mano a mano con la ayuda puntual de diferentes personas dentro del estudio. Al final llevamos ya con este proyecto cinco meses de trabajo en equipo y estamos terminándolo. De hecho, el manual lo estamos acabando justo ahora. Se han ido atendiendo primero las necesidades de la Universidad en cuanto a prioridades, pero aún estamos cerrando esta última parte, que es el manual que recoge todas las partes”.

Image

Así lucirá el nuevo diseño en los espacios publicitarios | CEDIDA

- A su juicio, ¿qué convierte un diseño en un gran diseño?
“Es muy difícil de decir. Que un diseño esté hecho con rigor, con garantías y profesionalidad. Un gran diseño depende de muchas cosas. El paso del tiempo es el que lo determina”.

- En su experiencia, ¿qué debería primar, lo funcional o la originalidad?
“Lo funcional debería primar. Continuamente hay debates estéticos y es algo que yo recalco siempre: la estética deriva absolutamente de la funcionalidad. Nosotros, en nuestro estudio, no tenemos un estilo, sino que cada proyecto marca un estilo. Esto te da una idea de la relación que hay entre esa funcionalidad y el resultado final que, si funciona bien, resulta bello. Es como una cafetera. Es bella, sobre todo, porque funciona. No podemos desligar una cosa de la otra. La estética la da el proyecto. Por supuesto, luego uno aporta su bagaje cultural porque, al final, quienes trabajan en esto hacen de filtro. La solución que da uno no es la misma que daría otro, pero hay que agarrarse muy bien al encargo para hacerlo con responsabilidad, por un lado, y aspirar a que el resultado tenga una estética única”.

Image

El nuevo diseño cubre todas las necesidades visuales de la Universidad | CEDIDA

- Si el diseño no es considerado un gasto, sino una inversión, ¿cuánto puede influir un buen diseño en la marcha óptima de un negocio?
"Depende del proyecto. Hay algunos más comerciales, pero aquí estamos hablando de una marca institucional, aspiracional, no es una marca que pretenda vender más ni ganar más dinero, ¿Qué se busca con toda esta reestructuración de marca, con toda esta comunicación de nuevos conceptos y esa unificación de las submarcas? Que haya una coincidencia y un empuje en la misma dirección. Los beneficios que puede traer van a depender de que las personas hagan suya esta marca y empujen por los motivos que hay detrás de la misma, por lo que se pretende conseguir con ese cambio de imagen. Insisto en que la marca ayuda, impulsa, puede ayudar a que se entienda mejor, a crear". 

"Existía muy poco apego por la marca anterior, muy baja estima. Tiene que ver con una imagen de la propia universidad que no es visual. Lo que se quiere es cambiar esa imagen, pero no como sería una operación de cirugía estética, sino hacerlo porque la imagen pretende nuevos objetivos, cambiar su manera de trabajar, y ahí entra la marca. Digamos que nosotros podíamos haber resuelto los problemas gráficos que tenía la marca anterior, que era obsoleta, en cualquier otro momento, ya fuese hace cuatro años o dentro de diez. El motivo del cambio viene empujado por el cambio de estrategia en la Universidad y en la visión de la misma que hay a día de hoy. Ya no estamos estudiando para acabar haciendo una cosa determinada, sino formándonos para acabar creando cosas que vamos a hacer y todavía no existen. Aparecen profesiones nuevas a cada momento y no te pueden preparar para ellas, sino que tienen que prepararte a ti para que estés listo para realizarlas. En la época de nuestros padres, si estudiabas Arquitectura eras arquitecto, mientras que ahora los que acaban Arquitectura acaban haciendo muchísimas cosas diferentes. Esas profesiones nuevas surgen cada día".

Alejandro González durante su entrevista en el estudio de AtlánticoHoy | CEDIDA

- ¿Es el diseño es competitivo en Canarias? ¿Existe una buena preparación en las Islas?
"Yo soy profesor en la Universidad en el grado de Diseño. Creo que en Canarias hay muy buenos diseñadores y diseñadoras. Lo que se está mejorando es el entendimiento del diseño como valor. Quizás toda la polémica que mencionaba antes no contribuye a ese entendimiento. Es un debate totalmente infructuoso de like o dislike, pero no tiene el calado que tiene que tener un debate que surge en la universidad y por universitarios. Por otro lado, creo que en Canarias se trabaja muy bien. La sensación de los diseñadores indica que se está haciendo una labor importantísima en ese aspecto junto con el buen trabajo de los compañeros y compañeras. Personalmente, no estoy trabajando con muchos clientes aquí actualmente. De hecho, la Universidad de La Laguna es el único, pero esto es algo que ha salido así, aunque se ve un cambio de percepción. No tiene que ver, pero sí coincide un poco con la gestación de la Asociación de Profesionales y Empresas de Diseño de Canarias. Y, desde luego, cada vez salen mejores alumnos de las escuelas de Diseño y del grado de Diseño".

- Personalmente, a la hora de enfrentarse a un diseño ¿prefiere el ratón o el lápiz? 
"La libreta, pues el lápiz sin duda es, para mí, la herramienta fundamental para pensar. Eso no significa que pase más horas con el lápiz. Lo que yo hago es escribir mucho. La escritura me sirve para ordenar pensamientos y solemos trabajar así. Además, tanto las personas que hemos estado trabajando en este proyecto, mi principal socio en este proyecto y yo, trabajamos de la misma manera en cuanto a esbozar ideas con lápiz, que luego tienen una traducción, el trabajo de pulir esa idea y de desarrollarla. Sobre todo, de ver la posibilidad que puede tener. Insisto, esto no es hacer una formita, sino ver que todo ese sistema puede funcionar y cómo va resolviendo todos los problemas. Esto lleva mucho trabajo para llegar a buen puerto, y una institución como ésta tiene muchas necesidades para establecer una nueva imagen".Image

Ejemplos de la nueva imagen corporativa | CEDIDA

Un cambio necesario

Tras quince años con la anterior, el 19 de abril del presente año el Consejo de Gobierno aprobó la nueva propuesta de identidad visual corporativa de la Universidad de La Laguna.

El nuevo diseño, no exento de polémica debido a la inversión de 13.000 euros por parte de la institución académica, mantiene el color púrpura e integra las dos 'L' que representan a La Laguna para lograr formar con ambas una letra 'U'. 

Esta propuesta responde a la necesidad de adaptar la arquitectura de marca de la Universidad de La Laguna a las nuevas necesidades y soportes de comunicación, "posibilitando la presencia y el protagonismo de las distintas unidades, servicios e iniciativas institucionales sin la proliferación incontrolada de marcas secundarias", explicó para AtlánticoHoy Francisco J. García-Rodríguez, vicerrector de Relaciones con la Sociedad de la Universidad de La Laguna en un comunicado. 

Asimismo, este proyecto es paralelo a la necesaria renovación de la señalética que "hemos de acometer en nuestra institución, evitando duplicidad de gastos, así como a la puesta en marcha de un proyecto de merchandising en el que también estamos trabajando" y que podría consistir en una tienda online.



Rediseño de imagen | CanalULL