¿Sabemos controlar la actividad de los menores con los dispositivos móviles?

Internet es una nueva puerta abierta al conocimiento con la que se encuentran a diario y todas horas nuestros jóvenes en el aula y fuera de ella. Sin embargo no todo pinta con un color azulado y esa enseñanza digital ya ha hecho que se comiencen a encender las luces naranjas de precaución. En este sentido nace IMTLazarus, quien proporciona una herramienta coordinada con las necesidades de las familias. Las familias demandan que los centros pongan medidas de control del uso de los dispositivos móviles en el recinto escolar, pero también para utilizarlos ellos en casa. IMT Lázarus presenta en Canarias estos días su plataforma en un acto, tanto en Gran Canaria, como Tenerife, con entrada abierta al público.

La red se ha convertido en un lugar al que acuden los jóvenes, muchas veces en casa para resolver sus tareas e investigar, o en el aula para completar trabajos de grupo o individuales, además de atender su correo electrónico y participar en las redes sociales. La pregunta ya ha llegado, ¿se les cierra esa vía de comunicación e información que les proporciona el Siglo XXI, dando así la espalda a las nuevas tecnologías? ¿O por el contrario se buscan barreras de protección, que les permitan moverse por las redes sin problemas? 

La presentación del proyecto IMTLazarus es el día 06 de Junio a las 16 horas en el Colegio Claret de Las Palmas en la sección de Tamaraceite y el día 07 de Junio también a las 16 horas en San Cristóbal de La Laguna en el Colegio Nuestra Señora del Buen Consejo –con entrada abierta al público hasta completar el aforo-.

Cuando les damos a nuestros jóvenes un dispositivo con conexión a Internet, se les está ofreciendo un fácil acceso a páginas no autorizadas para su edad

Cuando se les da a los hijos, a los alumnos, a los jóvenes, un smartphone, un iPad o una tableta con conexión a Internet, se les está ofreciendo un fácil acceso a páginas no autorizadas para su edad. Empresas como IMTLazarus han diseñado una ayuda para controlar e impedir la navegación por sitios no deseados, sexo, sectas, violencia, bullying, etcétera. Se trata no de dar la espalda a las nuevas tecnologías, sino hallar nuevas protecciones para quienes pueden ser los más indefensos.
Horas en la red
Los alumnos hoy, tanto en el horario escolar, como el tiempo que navegan en casa, les ocupa, en muchos casos más de seis horas dentro del mundo internauta. Esto ha llevado a que tanto padres como centros escolares se planteen buscar áreas de protección. Esta plataforma permite a profesores y padres vigilar y bloquear cualquier actividad en la Tablet.
A las horas que dedican los alumnos al trabajo en la red, se une, en muchos casos, el desconocimiento por parte de los padres de todo lo vinculado a las nuevas tecnologías y sus usos, así como malos usos. Por ello, la aparición de este tipo de herramientas cuenta con un doble acierto, que dará ahora una vigilancia de navegación. 
ImagePantalla IMTLazarus

Mal uso
YouTube, series, películas, y todo tipo de juegos, tanto en horario de clase como en casa, sin que padres o profesores puedan detectarlo y evitarlo. Se han registrado situaciones de mal uso más graves, como escolares que apuestan en internet, alumnos que graban a sus profesores y compañeros y cuelgan los vídeos en la red, o menores que consumen pornografía. Esto ha llevado a la creación de IMTLazarus, que permite a profesores y padres vigilar y bloquear cualquier actividad en la tablet. Igualmente, los padres pueden controlar la ubicación de sus hijos, en el momento que sus móviles estén desactivados, recibirán una alarma de aviso. El objetivo es preservar la seguridad, la reputación del centro y hacer un uso responsable de los dispositivos móviles a la vez que adaptarse al derecho legal de la familia. 
Los jóvenes forman parte de este mundo de las nuevas tecnologías, pero cuentan, en muchos casos, con la indefensión que también les concede su edad, por ello fluyen estas herramientas.
Jóvenes que cortan cortafuegos

Los centros hoy, además del problema del mal uso que algunos alumnos hacen de las redes, también se encuentran con que muchos alumnos son capaces de superar los cortafuegos que se ponen para que no se puedan acceder a páginas que no son adecuadas para menores. 

Existe una verdadera preocupación entre padres y profesores, porque la solución no es cerrar la puerta a las nuevas tecnologías, sino hacer que el uso de esta sea seguro para nuestros jóvenes y puedan enriquecer su conocimiento con ella.