Claves para garantizar el éxito de tu startup

Una startup es un proyecto ambicioso, con mucho por hacer en el que cada detalle tiene importancia: la inversión, el equipo que lo desarrolla, la iniciativa, la implicación, el proyecto en sí, la comunidad…

El camino de este tipo de compañías hasta que se convierten en una empresa rentable y sólida no es nada sencillo y muchas de ellas se quedan por el camino, lastradas por las barreras administrativas, la falta de oportunidad o errores de planteamiento y de ejecución de la propia startup.

Por ello, resulta esencial analizar y valorar todos los aspectos que pueden influir en el éxito o el fracaso de la recién creada empresa

Amazon, Apple, Facebook, Google... las grandes empresas cada vez son más grandes. Aparentemente es muy dificil para una empresa tecnológica que comienza avanzar y llegar a consolidarse, pero que sea complicado no quiere decir que sea imposible.

En una startup no sólo vale que la idea sea genial: hay que desarrollar el plan de desarrollo del negocio y ver su viabilidad. También es necesario aprender de las grandes y buscar oportunidades allí donde ellas no llegan.

¿Cómo puede una startup crecer y desarrollarse?

Conoce y explota las ventajas de tu startup

Los fundadores de las startups siempre empiezan extremadamente motivados y pensando que el mundo entero necesita los productos que están a punto de empezar a desarrollar. La realidad suele ser muy distinta y solamente unas pocas personas realmente necesitan lo que se le va a ofrecer.

Una vez superado el punto anterior, fundamental para que el negocio sea viable, el siguiente paso para una empresa que comienza en el sector tecnológico es conocer las ventajas que tiene frente a los "monstruos" que dominan el mercado.

Empresas como Facebook y Google tienen las siguientes características:

  • Tienen muchos recursos (humanos, económicos, etc...) 
  • Pueden hacer grandes inversiones en publicidad y marketing 
  • Tienen un posicionamiento consolidado en la mente del consumidor y el usuario 
  • Pueden utilizar economías de escala para abaratar costes 
  • Tienen la opción de comprar pequeñas empresas que puedan representar su competencia a corto plazo 
Sin embargo, las empresas que comienzan tienen posibilidades que las grandes no poseen:
  • Pueden ajustarse más rápidamente a las necesidades del mercado debido a su pequeño tamaño 
  • Pueden estar más orientadas a los clientes y ofrecer un servicio más personalizado a sus clientes, al ser menor su número 
  • Tienen menos trabas burocráticas internas para tomar decisiones 
  • Una vez que la startup sepa cómo explotar estas ventajas, debe ponerse a ello lo antes posible. 

Si la startup está en un sector en auge, con un mercado creciente, es muy probable que una de las grandes intente quedarse con el pastel. Evidentemente, si la startup trata de competir de igual a igual saldrá malparada, de modo que tocará hacer uso de su capacidad para "pivotar" y buscar su nicho de mercado.


Hay que buscar un océano azul

No sirve de nada para una empresa que comienza competir en "océanos rojos", donde hay un alto número de empresas, donde los precios se abaratan cada vez más y donde el trozo de pastel se consigue a partir del de otra empresa. Será mucho más inteligente buscar "océanos azules", espacios donde la competencia aún no ha entrado, donde no se lucha para mantenerse vivo sino para crecer con rapidez.

El momento en que se crea la startup también define el éxito de la misma. Un ejemplo claro de empresas que han encontrado el momento perfecto para lanzar su idea a la luz ha sido el de Uber o Airbnb, quienes consideraron factores tales como el nivel más empobrecido de la población, las demandas en torno a los precios, el consumo visto desde una posición cooperativa y colaborativa, o la exigencia de personalización en ciertos servicios.

Bill Gross, fundador de decenas de startups analizó en una conferencia de TED (vista ya por más de 2,3 millones de personas) unos 200 proyectos emprendedores y determinó algunos factores que son los que pueden propiciar el éxito o el fracaso de una startup:

Image

¿A ti también te parece el "momento" el más importante?