Starbucks llega a Puerto de la Cruz

Starbucks abre hoy sus puertas por primera vez en Puerto de la Cruz en un enclave muy especial: Casa Miranda. Una tienda diseñada al detalle por un equipo multidisciplinar para homenajear la singularidad de este icónico edificio del S. XVIII y sumar su historia a la del café de la reconocida enseña.

La nueva tienda, de 614 metros, cuenta con dos plantas, una terraza lounge interior y dos terrazas exteriores, ofreciendo a través de sus espacios más de 94 asientos en el interior y 52 asientos en el exterior. Ha sido diseñada en exclusiva en base a los valores de la marca de sostenibilidad, refugio, intimidad, comunidad y herencia del pasado para crear un espacio único inspirado por el respeto por la cultura y la tradición del enclave, la sinceridad arquitectónica del espacio y la esencia del edificio histórico que la contiene.

Image

A los 50 primeros clientes les aguardaba una sorpresa | CEDIDA

Esta apertura es fruto del acuerdo alcanzado el pasado año entre Grupo Vips, socio licenciatario de Starbucks en España y Portugal, y Amura Food S.L., empresa canaria de referencia en hostelería y socia exclusiva para el desarrollo en las Islas de las marcas de Grupo Vips. Con la nueva tienda en Puerto de la Cruz, Tenerife ya cuenta con cuatro Starbucks, siendo la sexta en Canarias.

Quienes visiten la tienda Starbucks de Puerto de la Cruz, podrán disfrutar desde hoy y en este enclave único de las más de 86.000 combinaciones de bebidas diferentes y personalizadas que ofrece la marca, como su famoso Latte o su Cappuccino elaborado con el mejor espresso 100% arábica de origen ético y la leche perfectamente vaporizada para crear una crema única. Todo ello gracias al equipo de 20 baristas con los que cuenta la nueva tienda Starbucks del municipio.

Esencia e inspiración de Starbucks Casa Miranda
Para la elaboración del proyecto de la tienda Starbucks Casa Miranda, se procedió a un minucioso estudio para la restauración del edificio recuperando con riguroso respeto la aplicación de técnicas constructivas de tiempos pasados. A partir de un estudio histórico del edificio, y en coordinación con las instituciones pertinentes (Consejería Insular del Área de Juventud, Igualdad y Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de Tenerife, el Excelentísimo Ayuntamiento de Puerto de la Cruz y el Instituto Astrofísico de Canarias) se elaboró el proyecto de la tienda, que recupera y ensalza algunos de los elementos más genuinos del espacio, como la coloración original en blanco de los muros encalados, el estado original de la tan preciada carpintería de madera de pino tea en las ventanas, contraventanas y balconadas, el despiece de los suelos de piedra volcánica local en planta baja o la tarima de madera natural de las salas de la planta primera y los delicados artesonados de madera.

Además, se ha respetado la distribución de la casa recuperando los elementos originales de la época de construcción del inmueble. Aquellas paredes en las que fue necesario, se revistieron con mortero de cal como se hacía antiguamente. También se elevó el lucernario para permitir de nuevo la ventilación cruzada tan característica de este tipo de viviendas.
Image

Colas en el exterior de La Casa Miranda | CEDIDA

Para el diseño de la tienda y el mobiliario, se han utilizado materiales nobles y sostenibles modernos para evitar falsos históricos. Los nuevos elementos se han incorporado de un modo respetuoso, dialogando con la arquitectura vernácula del lugar. Cobra una especial importancia la imponente presencia de la barra, formada por una losa de piedra volcánica de la zona que descansa sobre un bloque de hormigón encofrado in situ.

La iluminación también se ha tratado con gran delicadeza para realzar de modo indirecto la propia arquitectura del edificio sin generar contaminación lumínica. La iluminación interior ha sido a su vez diseñada para crear ambientes íntimos a través de las salas, bajo los artesonados de madera que parecen emerger sobre los muros estucados que dan un carácter rústico y cálido al ambiente.

El diseño del local se completa con unos artes diseñados específicamente para el espacio que cuentan la historia del origen del café: la belleza del paisaje, las plantaciones y los agricultores. El lugar donde el café de Starbucks comienza su viaje hasta amarrar en Puerto de la Cruz.