Spider-Man: Homecoming

El panorama cinematográfico actual está plagado de superhéroes y de grandes franquicias que parecen no tener fin. Muy atrás queda el Batman (DC Cómics) de Christopher Nolan interpretado por Christian Bale, que llevó a los superhéroes a la primera división del cine internacional. 
Marvel tiene un carácter más amable que el de DC Cómics, más alegre y menos oscuro y, a pesar de que este es el tercer Spider-Man en un período muy breve de tiempo, hay que destacar que esta nueva versión del hombre arácnido interpretado por Tom Holland no solamente convence, sino que además se reinventa, por lo que supone un soplo de aire fresco al cine de este verano. 
Tenemos que recordar las versiones anteriores de este icono de Marvel, el primero de ellos interpretado por Tobey Maguire en la trilogía dirigida por Sam Raimi titulada Spiderman (2002, 2004 y 2007); y la propuesta de Andrew Garfield en The Amazing Spider-Man y The Amazing Spider-Man 2: Rise of Electro
Ahora llega esta nueva versión que pretende integrarse en el universo que Marvel ha decidido explotar a lo largo de los próximos años, con películas como Thor, Capitán América y Iron Man, todas con sus propias trilogías agrupadas en una historia común en las diferentes cintas de Los Vengadores
Es por ello que el personaje de Tony Stark, interpretado por Robert Downey Jr., forma parte de la trama de esta nueva versión del justiciero que lanza telarañas para trepar y columpiarse por los escarpados edificios de la ciudad de Nueva York. 
Desde luego, estamos hablando de un auténtico universo de personajes de cómics que ha llegado no solo a la gran pantalla, sino también a la pequeña pantalla por medio de Netflix, con series como The Punisher, The Defenders, Daredevil, Agents of S.H.I.E.L.D y Jessica Jones
Spider-Man: Homecoming (titulada en América Latina Spider-Man: De regreso a casa) está dirigida por Jon Watts y se caracteriza por un ser una película de una gran factura técnica, con efectos especiales propios de una cinta de este calibre. 
Image
Tom Holland en el papel de Peter Parker, que se transforma en el justiciero Spider-Man. Fotograma del tráiler de la película: Marvel Studios y Columbia Pictures

El papel de Tom Holland es una de las mejores versiones de este personaje, sin dejar a un lado los trabajos de Andrew Garfield y de Tobey Maguire. No obstante, esta cinta capta de una forma única la esencia juvenil y desenfadada del personaje creado por Stan Lee y Steve Ditko, y Tom Holland es culpable de este resultado, gracias a sus dotes como actor y a su carisma. 
El joven intérprete ya había demostrado su capacidad de estar delante de la cámara en la cinta de Juan Antonio Bayona, Lo imposible, en el personaje de Lucas, donde se desenvolvía como si fuera un actor veterano en escenas que ponían los pelos de punta al espectador. Completan el reparto de la cinta Robert Downey Jr., Michael Keaton y Marisa Tomei. 
El guion ofrece giros sumamente interesantes, además de momentos cómicos y, sobre todo, entretenimiento, que es lo que buscan los espectadores que se han hecho fans de esta nueva propuesta del superhéroe arácnido y de los demás Vengadores.