SpaceX, una oportunidad inesperada: Casos Reales

Tuvigú

Cuando eres capaz de crear empresas de éxito como PayPal, Hyperloop, SolarCity, The Boring Company, Neuralink, y OpenAI ya no te llaman emprendedor porque eres un veterano, sin embargo, Elon Musk sigue emprendiendo. Imagina cómo será que llegó a acercarnos a Marte con su apuesta por SpaceX.

¿Conoces la historia?… Atento porque es una lección sobre dónde ver las oportunidades que no te esperas y en los lugares más inesperados.

Fue en el año 2002, cuando el magnate sudafricano fue a Rusia acompañado de un grupo de amigos. El objetivo era comprar un misil balístico intercontinental reformado.

Cualquiera que escuche esto piensa que eso no es normal pero no podemos olvidar que hablamos de un prodigio de Silicon Valley, que hizo una fortuna creando startups de Internet.

Aquello ni por asomo era un viaje de negocios, pero Musk tiene un olfato especial. Tenía mucho interés en financiar a la NASA y la exploración espacial. Qué alocado puede parecer, ¿verdad?

Tras darle vueltas, surgió la idea de hacerse con un cohete ruso, comenzaría con algo del mercado que fuera barato, de momento mandarían plantas o ratones a Marte, tal vez crear un invernadero espacial no era tan arriesgado, si hay suerte en un tiempo estarían de vuelta en La Tierra.

La idea, aunque descabellada para algunos, era cuanto menos interesante para el mundo y los conocimientos sobre el espacio. Cuando has hecho un castillo con tus propias manos, en lo que a negocios se refiere, sabes de lo que eres capaz, aunque los rusos no se lo pusieran demasiado fácil.

Así que fue Elon Musk quien decidió construir cohetes, calculando que podría convencer a los contratistas de lanzamientos existentes de contar con su apoyo en el proceso. Un poco después de aquel viaje a Rusia nace SpaceX.

El inicio solo contemplaba un cohete útil pequeño y en el futuro, uno mayor y más complejo. La evolución, tomando la creación de empleo como referencia de su crecimiento, ha sido de 160 empleados en noviembre de 2005 a 8.000 en mayo de 2020.

Y es que, entre otros tantos éxitos de 2006, la NASA anunció que SpaceX había ganado un contrato de los Servicios Comerciales de Transporte Orbital para demostrar la entrega de carga a la Estación Espacial Internacional.

Y es que, como confesó Musk, uno de sus objetivos es reducir el coste y mejorar la fiabilidad del acceso al espacio, además de que su deseo es hacer de los viajes espaciales algo accesible a "casi cualquiera”.

Después de haber escuchado esta increíble historia, emprendedor, ¿crees que tus sueños son inalcanzables? ¡Por supuesto que no!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Banner-Campaña-1300x200