¿Son sexistas los concursos de nuestras fiestas?

¿Existe sexismo en el Carnaval o en las fiestas tradicionales de nuestras Islas? ¿Deberían desaparecer estos certámenes o basta con cambiar las tradiciones y ampliar los concursos a ambos sexos? 

El debate está en la calle desde que Asun Frías, concejal de Sí Se Puede en Santa Cruz de Tenerife, pidiese al Ayuntamiento que no programe ni subvencione ‘eventos sexistas’ como los concursos de belleza y ampliase la polémica a supuestos actos sexistas en los Carnavales y en las Fiestas de Mayo, además de en celebraciones locales de los barrios de la capital.
 

La edil ecosocialista considera que ni las galas de las reinas del Carnaval ni las de las Fiestas de Mayo promueven la igualdad cuando "solo se permite la participación de niñas o mujeres". 

A su juicio, en los concursos de belleza "se reproducen y refuerzan roles machistas, contrarios a la dignidad y a los derechos de las mujeres y niñas". Además, señala que actos tradicionales como las elecciones de reina de las fiestas de Don Carnal o las de mayo también pueden considerarse ‘sexistas’. Ante esto, recuerda que las instituciones públicas deben contribuir a "una cultura de la igualdad entre todas las personas, independientemente de su identidad de género o de su orientación sexual".

Image

Candidatas junto al alcalde capitalino y la concejal de Fiestas | CEDIDA

Sin embargo, para el Ayuntamiento capitalino no hay sexismo en las galas de Carnaval ni en las Fiestas de Mayo puesto que no se elige ningún canon de belleza, sino que se puntúa una fantasía o un traje. Asimismo, se insiste en que se trata de una tradición que el pueblo valora profundamente y que el perfil de ganadoras es tan variado que no se puede señalar que exista ninguno determinado o fijado. 

En su defensa, el Consistorio alega que tiene al frente de la Concejalía de Fiestas a una mujer, Gladis de León, quien “si hubiera visto algún signo de sexismo, no lo hubiera permitido”.
Por otro lado, expone que el concurso de reina de Carnaval  no exige en sus bases el cumplimiento de medidas en las candidatas, sino en los trajes de las Reinas, solo que sean mayores de edad y tengan un diseñador y un patrocinio. 

En definitiva, mientras unas posturas niegan que exista sexismo en estos concursos, otras lo afirman y las más negociadoras abogan por concursos mixtos o por la creación de otros sus equivalentes masculinos, para que todos tengan el mismo derecho y oportunidad, dejando a un lado la tradición. Asimismo, recuerdan que en los Países Bajos y Alemania existe la oportunidad de elegir al príncipe o rey del Carnaval.

Las posturas están claras pero, ¿qué opinas tú? AtlánticoHoy.com ha salido a la calle para conocer de primera mano la visión de los ciudadanos ante una polémica que podría ocasionar cambios en las fiestas más populares de las Islas tal y como las conocemos.

Tras ver las fiestas de estos días traigo #nuevopost super necesario: El sexismo en los disfraces de Carnaval #sexismo #feminismo #Carnaval #maternidad https://t.co/gZriG3yT92

La calle opina
Francisco Rodríguez, propietario de una óptica de Santa Cruz opina que “están exagerando sobre el tema". Mantiene que la elección de la reina del Carnaval "va en función del traje que lleve una mujer. Pero lo próximo será que prohíban las camareras o las azafatas" y teme que "cada vez vamos a limitar más el trabajo o que no se pueda ir por la calle vestido de determinada manera". Así, concluye que "se está sacando todo fuera de contexto. Es una tradición, no es algo sexista”.

Ioana Constantin es tinerfeña aunque vive actualmente en Barcelona. Desde su punto de vista es "una tontería quitar la gala de la reina por ser sexista. Creo que se están sacando las cosas de contexto. Además están buscando cualquier cosa que sea machista porque no saben ya qué hacer. Vamos de un extremo a otro", afirma. Para ella se trata de "una costumbre y no daña a nadie. Por ejemplo, los toros no los quitan porque es arte, pues lo nuestro también es arte entonces y lo de la romería igual, es arte”, asevera.

Image

Ioana Constantin | IMAGEN AH

Para Daniel Rodríguez Tesedo, azafato de vuelo, se trata de un acto en el que "se presentan las chicas por voluntad propia y no hacen absolutamente nada que esté fuera de lugar. Ellas tienen un vestido de carnaval, bailan y se elige cuál es el mejor vestido, porque ni si quiera se elige a la chica, se elige al vestido. No entiendo por qué hay que quitarlo", asegura. En su opinión, si a alguien le parece machista o sexista "que no lo vea, pero tampoco hay que quitarle la ilusión a una chica quiera presentarse. Además, son modelos, a este paso que quiten Victoria's Secret, Miss Mundo o Miss España".
"Estamos llegando a un punto donde todo es machismo y todo es sexismo", prosigue Daniel, quien añade que no le parece mala idea la opción de un Rey del Carnaval. "Las chicas son modelos que promocionan y después les sale trabajo por publicidad etcétera, por ser reina o damas de honor. No veo nada mal que también haya un Rey del Carnaval, que se les haga un traje y se exponga, pero decir que es machista que una chica salga en carnaval con un disfraz, pues apaga y vámonos", afirma. Para él, es "algo que se ha hecho toda la vida, es voluntario, y si a alguien le parece que es machista que no se presente y que no vea la gala. Ahí es donde esta la libertad de elección”.
Image

Daniel Rodríguez Tesedo | IMAGEN AH

Verónica Caraballero tiene 27 años y vive en Santa Cruz. Tiene claro que “esa gala no es solo una chica con un traje, también es una obra de artesanía que ha hecho un diseñador con un trabajo detrás. Además, la primera gala, si no me equivoco fue en 1936, con lo cual es algo que llega casi a tradición". 
Sobre  las críticas relativas al supuesto sexismo, mantiene que "es verdad que se puede hacer una gala masculina, pero afirmar que es algo sexista y que se crucifica a una mujer sin ver todo lo que hay detrás, como es la elaboración, diseño, el trabajo artesanal del diseñador o el trabajo de las personas que preparan el Carnaval sería simplificar mucho lo que es el Carnaval y lo que significa la gala para Santa Cruz”. 
Image

Verónica Caraballero | IMAGEN AH

Por su parte, otra canaria, Casandra Gómez Rogic, afirma que “esto se viene haciendo desde hace muchísimos años pero ahora, como hay modas de quejarse por todo, pues hacen un mundo de nada". 

Critica sin embargo que, pese a que "lo que se valora es el traje, me da rabia que las que se presentan tengan que tener un cuerpazo, cuando a muchas mujeres de talla grande nos gustaría presentarnos y ya solo por eso se nos rechaza. Por otro lado, tampoco estaría mal lo del rey del Carnaval. Sería una forma de introducir algo novedoso y añadirlo a las nuevas costumbres del Carnaval”.

Image

Casandra Gómez Rogic | IMAGEN AH

¿Tradición versus igualdad?

El Carnaval de Santa Cruz de Tenerife es, ante todo, una celebración popular que se ha vivido con profunda intensidad durante los siglos que ha formado parte de la historia de la ciudad. Uno de sus actos estrella es el de la elección de las fiestas de don Carnal, que en el presente año 2018 cumplió su 83 aniversario.

La primera reina de la historia del Carnaval, conocida como ‘Miss Carnaval’,obtuvo el cetro en 1935. Onagra Díaz Lorenzo con tan sólo 16 años lució la fantasía denominada ‘Vampiresa 1933’. 

Un año después, en 1936, el título recayó en Ana de la Torre del Pino, quien representaba al Círculo de Amistad XII de Enero con la fantasía ‘Ana, emperatriz de Austria’, diseñado por Hermógenes González de Guisado. Ambos actos fueron celebrados y organizados por el Círculo de Amistad XII de Enero.  

Transcurrido el tiempo, la primera gala organizada por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife se celebró en 1965 en el Teatro Guimerá, resultando ganadora María de los Ángeles Gimbernat, con la fantasía ‘My fair lady’ quien, con diseño de María Isabel Coello y representando al Casino de Santa Cruz, pasó a la historia por ser la primera reina del nuevo Carnaval, es decir, de las Fiestas de Invierno. En este caso, el título pasó a denominarse de ‘Miss Carnaval’ a ‘Reina del Carnaval’.  

En lo que respecta a otras fiestas celebradas en la Isla, existen numerosos concursos con premios de belleza exclusivos para mujeres, como han sido la gala de elección de la Reina y Princesa del Mar de las Fiestas del Carmen, la reina de las Fiestas Patronales de San Pedro Apóstol de El Sauzal, de Guía de Isora y un largo etcétera.

Con el paso de los años, algunas celebraciones se han ido ampliando a galas de elección de reyes y reinas de las fiestas, como sucede en las de San Bartolomé en Tejina, así como las fiestas en honor a San Gerardo, en el capitalino Barrio de la Salud, entre otras muchas.  

Si nos ceñimos solo a la elección de las reinas de las fiestas de Mayo o romeras mayores, la tradición sigue ganando y el premio es eminentemente femenino. Sin embargo, una de las novedades más recientes en la historia de las fiestas fundacionales de la capital tinerfeña ha consistido en la elección de la reina infantil, que comenzó en 2016.

Finalmente, aparecen los premios para los varones dentro del Concurso Infantil de Trajes Tradicionales, que pone en marcha el Organismo Autónomo de Fiestas y Actividades Recreativas (OAFAR) de Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife con motivo de la celebración de las Fiestas de Mayo. Este certamen no distingue entre niños y niñas, que compiten en las modalidades de 'Individual Femenino', 'Individual Masculino', 'Por Parejas' y 'Por grupos'.