SolarCity: Casos Reales

Tuvigú

Parece que todo lo que toca Elon Musk se convierte en oro… Lo cierto es que otra de sus empresas, SolarCity, está posicionada en el mercado como el futuro de la energía solar. De hecho, a eso se dedica la compañía americana: a ofrecer servicios de energía a los propietarios de viviendas y empresas.

Visto desde fuera, parece que Musk consigue que todo parezca fácil, pero la verdad es que los esfuerzos del empresario estadounidense van más allá de lo que podemos imaginar.

Son muchos los proyectos que en Sillicon Valley han apostado por las energías renovables, pero estas empresas nunca han dado tanto dinero como se podía llegar a esperar en un principio.

En realidad, la idea de SolarCity surgió durante el festival Burning Man, al que Elon Musk asistió con sus primos. La buena relación entre los hermanos Lyndon y Peter Rive con su primo Elon los llevó a hablar durante esta escapada al festival en autocaravana sobre el futuro y la viabilidad de un negocio de energía solar.

La idea hizo que los hermanos Rive se pusieran manos a la obra. Hasta aquel momento, los hermanos se dedicaban al mantenimiento de los sistemas informáticos de sus clientes, labor que habían conseguido automatizar en parte gracias a la creación de un software personal.

Lyndon y Peter Rive comenzaron con el proceso de investigación y se dieron cuenta que mediante la creación de SolarCity, fundada en el año 2006, podrían llegar a solventar muchos de los inconvenientes que planteaba el mercado por aquel entonces.

Compraban los paneles y también desarrollaban el software. Cuando la compañía pasó por ciertos problemas económicos, Elon Musk se convirtió en el presidente de SolarCity, tras la adquisición de SolarCity por parte de Tesla por 2.500 millones de dólares.

Transcurridos seis años después de la compra de SolarCity, con Musk a la cabeza, se convirtieron en los mayores instaladores de placas solares de Estados Unidos.

Elon Musk tenía en mente lo que él llama “la teoría del campo unificado”, que conecta internamente todas sus ideas de negocio: Tesla fabrica paquetes de baterías, SolarCity proporciona a los clientes de Tesla estaciones de carga gratuitas para sus coches y SpaceX proporciona las técnicas de fabricación.

En definitiva, podemos quedarnos con la gran lección de cómo dos empresas diferentes pueden llegar a trabajar como una sola: SolarCity se encarga de los paneles solares y Tesla, desde su gran conocimiento y trayectoria, se encarga del almacenamiento de energía.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...