"Una dieta mal realizada deriva en trastornos de la conducta alimentaria en muchos casos"

Ver cómo un hijo/a puede estar cerca de morir por negarse a comer cuando tienes la nevera llena en casa es solo un ejemplo del sufrimiento que conlleva un trastorno de conducta alimentaria (TCA) no solo para quienes lo padecen, sino también para sus familias.

Pese a toda la información que manejamos actualmente sobre la anorexia y bulimia nerviosas o el trastorno por atracón, todos ellos trastornos de la conducta alimentaria, los casos se siguen produciendo incluso a edades cada vez más tempranas..., y más tardías. Desde niñas menores de 12 años a personas que superan los 70.

"Personas a punto de ser ingresadas porque su vida corre peligro no son capaces de comerse un huevo duro con medio tomate", señalan la psicóloga y la dietista de la Asociación para la Liberación de la Anorexia y la Bulimia en Tenerife (Alabente), Nieves Santolaria  y Chaxiraxi Bencomo respectivamente, quienes analizan en esta entrevista para el medio digital canario AtlánticoHoy la situación actual de los trastornos de la conducta alimentaria en las Islas y la labor de Alabente, una asociación sin ánimo de lucro que pretende contribuir a la mejora de la calidad de vida de las personas con esta problemática y sus familias, además de motivar al sector público y privado a ser partícipes de la lucha contra estos trastornos.

Son muchos los casos que han tratado desde su fundación en 1995, con más de medio centenar de nuevas solicitudes al año en un territorio donde los niveles de obesidad mórbida son los más elevados de España e, incluso, de Europa, lo que "puede ser un indicador para iniciar un trastorno de la conducta alimentaria".

En esta asociación llevan a cabo actualmente la iniciativa 'Quiérete, cuídate, libérate' de prevención y atención de familiares y personas con trastornos de conducta alimentaria pues también "son muchos los familiares que buscan respaldo"."Trabajamos con sus padres, sus parejas, y en algunos casos con los hijos. Es fundamental que la familia, el entorno, conozca el proceso terapéutico por el que pasa su familiar, pues muchas veces no saben qué hacer y a veces llegan a no conocer ni a la persona".

Son muchos los casos que han tratado desde su fundación en 1995, con más de medio centenar de nuevas solicitudes al año en un territorio donde los niveles de obesidad mórbida son los más elevados de España e, incluso, de Europa, lo que "puede ser un indicador para iniciar un trastorno de la conducta alimentaria".
Sin embargo, "en Canarias no destacamos por más casos de anorexia, bulimia o
trastornos por atracón, pero por diabetes y obesidad sí", confirma
Chaxiraxi Bencomo.

Equipo de Alabente | AhNieves Santolaria y Chaxi Becomo, miembros del equipo profesional de Alabente | AH

En periodos como el posterior a Navidad como el que nos encontramos hay que tener "cuidado", señalan las expertas, porque tras los excesos muchos tienden a empezar dietas tipo 'milagro' que prometen una pérdida de peso muy rápida en muy poco tiempo, y "una dieta mal hecha puede derivar en un trastorno de la conducta alimentaria. Tenemos un montón de casos que se han iniciado después de hacer una dieta", aseguran.

Aunque existe mucha más información, los casos se detectan antes, el trabajo terapéutico sigue ganado en eficacia y las unidades sanitarias están más preparadas, "cada vez más vivimos en una sociedad donde se le da muchísimo valor a la estética, en un mundo de las apariencias que no ayuda a que la gente joven, y no tan joven, esté a gusto con su imagen", lamentan. Por ello, organizan salidas terapéuticas cada quince días, en las que acompañan a los afectados a merendar o de rebajas, "una actividad muy interesante porque con las tallas lo pasan fatal, pero con ayuda del centro es una actividad divertida", sin olvidar los talleres de cocina donde aprenden que "hay que comer de todo".

Conoce más sobre el servicio que presta la asociación Alabente en Tenerife en la siguiente entrevista: