"Tener cáncer no es igual que morir"


"Tener cáncer no es igual que morir", ha dicho este jueves la presidenta de la Asociación de Mujeres con Cáncer de Mama de Tenerife (Amate), María del Carmen Bonfante, antes de leer un manifiesto en el que, entre otras cuestiones, se defiende el sistema de salud de gestión pública.

El manifiesto ha sido leído con motivo del Día Internacional del Cáncer de Mama y en su lectura han participado, además de María del Carmen Bonfante, la directora de la Escuela de Servicios Sociales y Sanitarios de Canarias, Sinesia Medina, y el responsable de la fundación del club Iberostar Tenerife, José Carlos Hernández Rizo.


En el manifiesto de la Federación Española de Cáncer de Mama se defiende un sistema público de salud que forme parte del estado de bienestar y que garantice, desde la solidaridad, una cartera de servicios única y común como elemento de equidad

También han colaborado en su lectura la directora del Instituto Social y Sociosanitario de Tenerife, Juana María Reyes; la vicepresidenta de la asociación de sordociegos Asocide Tania Izquierdo, y el presidente de la ONCE en Tenerife, Antonio Acosta.

En el manifiesto de la Federación Española de Cáncer de Mama se defiende un sistema público de salud que forme parte del estado de bienestar y que garantice, desde la solidaridad, una cartera de servicios única y común como elemento de equidad.

Apuestan por los programas de detección precoz promovidos y gestionados por el sistema público de salud y destacan que la sanidad es una inversión y un sector generador de crecimiento, bienestar y empleo.

La Federación Española de Cáncer de Mama reconoce que hay buenos profesionales sanitarios y confía en el sistema nacional de salud, si bien opina que deben producirse reformas que sean útiles para adaptarse a las nuevas necesidades, para atender a las demandas y reclamaciones justas de los pacientes y para responder con acierto a las nuevas realidades sociales.

Esta federación apoya los ensayos clínicos, la investigación y la innovación y reivindica que haya registros poblacionales homogéneos y actualizados de cáncer.

Sanidad insiste en la importancia de la detección precoz del cáncer

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias recuerda a la población femenina, por el Día Mundial contra el Cáncer de Mama la importancia de las revisiones periódicas para mejorar tanto la detección precoz de esta patología como las tasas de supervivencia. La Consejería de Sanidad dispone desde 1999 del Programa de Diagnóstico Precoz del Cáncer de Mama que está dirigido a 266.600 mujeres de entre 50 y 69 años de edad que viven actualmente en la comunidad canaria. La cobertura es del cien por cien en toda la comunidad y la participación se sitúa en torno al 75 por cien de las mujeres citadas. 

A través del Programa de Diagnóstico Precoz, de la Dirección General de Programas Asistenciales, se realizó durante el año 2016 un total de 82.728 mamografías a mujeres de entre 50 y 69 años de edad. Del total de exploraciones realizadas, 3.128 mujeres fueron derivadas a centros hospitalarios de referencia para continuar su estudio. Como resultado, fueron detectados 397 cánceres.  

El cáncer de mama es la primera causa de muerte tumoral en la mujer. Su pronóstico depende principalmente de la extensión de la enfermedad en el momento de la detección, por lo que realizar un diagnóstico precoz es una de las vías para mejorar las posibilidades de curación. Numerosos estudios confirman la posibilidad de reducir la mortalidad por cáncer de mama en las mujeres sometidas a detección precoz, en aproximadamente un 30 por ciento, frente a las no estudiadas.  

Diagnóstico precoz

El Programa cuenta con nueve Unidades fijas y una unidad móvil que se traslada a lo largo de la Comunidad Autónoma para llegar a aquellas zonas de difícil acceso, con el objetivo de acercar el servicio a la población, promoviendo la detección precoz, acción que ayuda a reducir la mortalidad del cáncer de mama. 

Es un Programa de base poblacional, se realiza la citación por carta personalizada a todas las mujeres censadas en los diferentes municipios. En ella se señala día y hora para acudir a realizarse la mamografía. La exploración se repite cada dos años y, para reducir posibles errores en la lectura de las mamografías, son valoradas por dos radiólogos diferentes. 

Equipos digitales

El Programa de Diagnóstico Precoz de Cáncer de Mama, cuenta con diez equipos digitales de radiodiagnóstico para mamografías, equipos que están ubicados en las unidades situadas en Juan XXIII-Gran Canaria, Rumeu-Santa Cruz de Tenerife, La Laguna-San Benito y Unidad Móvil.  

Se trata de equipos de alta tecnología que permiten obtener una imagen de mejor calidad y con mayor capacidad de ajuste a la hora de hacer los informes, con lo que se reducen las proyecciones adicionales que en muchos casos hay que realizar a las mujeres para confirmar el diagnóstico; a ello hay que sumar que el sistema informático que posee permite al radiólogo contar con un software de apoyo a la lectura, lo que le aportará un mayor grado de seguridad en los informes a realizar.  

En este sentido, la mamografía digital proporciona una mayor rapidez y seguridad en el diagnóstico, su almacenamiento en un centro de datos centralizado permite consultas a larga distancia con mayor facilidad con otros especialistas en mamografía o reducir el número de procedimientos necesarios de seguimiento, entre otras, ventajas que ofrece la mamografía digital sobre la analógica.  

Continuando con el plan de mejora que el Servicio Canario de la Salud ha destinado al Programa de Diagnóstico Precoz de Cáncer de Mama, en el año 2016 se adquirieron, mediante concurso público, cuatro mamógrafos digitales directos y un ecógrafo de alta gama, que están ubicados en las Unidades de Juan XXIII en Gran Canaria, en la Unidad del CAE Rumeu, en la Unidad del CAE de S. Benito ambos en Tenerife y en la Unidad Móvil. El ecógrafo que se ha ubicado en la Unidad del CAE del Rumeu permite realizar las ecografías en las propias unidades sin tener que derivar a las mujeres a los hospitales para tal efecto, lo que disminuye el tiempo de espera de las mismas; una ventaja que también está disponible en la Unidad de Juan XXIII, en Gran Canaria.  

Gracias al diagnóstico precoz y a los avances en el tratamiento oncológico, en los últimos años se ha conseguido disminuir la mortalidad por este cáncer, alcanzando actualmente una supervivencia del 90% a los 5 años.