"Se está creando empleo que no saca a la gente de la exclusión social"

Ellos tienen la enorme misión de favorecer el bienestar social de la población. Ellos logran cambios en el seno del ámbito familiar, y en entornos marginales y dramáticos, e incluso otros nuevos que se han generado con la crisis económica.
En el escenario global, el reconocimiento del Trabajador Social queda apartado ante la aureola del gestor político cuando se consiguen logros.
Poseen un papel fundamental. Son un sector profesional que mide cada día el termómetro social de un país, región y municipio. Lo hacen porque son ellos quiénes abren las puertas de la realidad social, y entran hasta la cocina de un hogar, la más dura y castigada.
Canarias se sitúa a la cabeza de España en cuánto al riesgo de sufrir pobreza o exclusión. Situación alarmante. 
La tasa es del 44,6 por ciento de los habitantes de Canarias y dobla la media de la UE (23%). Son datos del reciente Informe Anual publicado sobre el Riesgo de Pobreza y Exclusión Social 2017 con el indicador Arope -el índice de referencia en la UE, según EAPN.
Hoy con nuestra protagonista de la portada del medio digital AtlánticoHoy  nos sumergimos en las raíces de los problemas sociales de Canarias. Hablamos con la presidenta del Colegio Oficial de Trabajo Social de Santa Cruz de Tenerife, Candelaria Delgado.

Podríamos hacer un serial de entrevistas con ella, porque tiene muchas historias humanas que compartir en cada poro de su piel. Unas realidades que también se llevan los trabajadores sociales a su propia casa, como le ocurre a Candelaria Delgado.
Image

Presidenta del Colegio de Trabajo Social de Santa Cruz de Tenerife, Candelaria Delgado | CEDIDA

Sin contar con unos presupuestos o fichas financieras estables pues muchas veces nos encontramos con un muro de frente

Recientemente los datos de pobreza no colocan a Canarias en una buena posición. ¿Los trabajadores sociales en las islas son suficientes? 


Pues no. El ratio en Canarias, aunque grosso modo puede haber excepcionalmente, en algunos servicios, algún trabajador social de más pero es algo puntual. Hablamos aquí de un trabajador por cada 17.000 habitantes, cuando la media del país es de un trabajador social cada 9.0000 habitantes , y el ideal es de uno por cada 3.000. Entonces hablar de casi un 40% de pobreza pues evidentemente estos ratios no ayudan. 

¿Cómo se puede actuar contra la pobreza desde el punto de vista de los Trabajadores Sociales?
Muchas veces nos catalogan, a los trabajadores sociales sólo como meros tramitadores de prestaciones sociales. Y no es nuestro rol principal, si lo es el de acompañamiento a las personas, el de aportarles los instrumentos necesarios para que esa familia salga de esa situación. Somos, y siempre lo hemos dicho, agentes cambiantes. Defendemos que haya una ley de servicios que garantice los servicios sociales como un derecho universal y de calidad. Entonces claro nosotros como personal de referencia que somos, y que así lo recoge la nueva Ley de Servicios Sociales, aunque ya está recogido en el Estado la cartera de servicios sociales como que somos el único profesional de referencia en esta materia. Somos la puerta de entrada a los servicios públicos sociales. Trabajamos en un proceso de intervención largo con las familias, y somos facilitadores de las herramientas y de acompañamiento que necesita la ciudadanía para salir adelante de la situación en la que se encuentra, la de exclusión y de pobreza. 

¿Qué papel tienen hoy los trabajadores sociales para dar una atención integral al bienestar físico, psíquico y social de los usuarios?
Estamos hablando de un bucle en la que han entrado las familias afectadas y les lleva a no poder dar un paso sin que haya un acompañamiento, sin el empuje de nosotros, los profesionales del colectivo Trabajo Social. Pero también entendemos que esto tiene que ser un trabajo interdisciplinar, de otras disciplinas dentro de lo social. Entonces claro el tratar de buscar soluciones, teniendo en cuenta los escasos recursos con los que podemos contar nosotros los trabajadores sociales, es decir, sin contar con unos presupuestos o fichas financieras estables pues muchas veces nos encontramos con un muro de frente. No hay una financiación estable que nos permita consolidar programas, que además pueden ser muy innovadores, pero luego solo nos da para desarrollarlo seis meses o un año. Y no puede ser, pues tenemos que tener, como ya se contemplan en la cartera de servicios de la nueva ley de servicios sociales, unas partidas que sean estables.  

Nos enfrentamos a una situación actual donde la pobreza ha adquirido un carácter estructural y que se transmite, por tanto, de generación en generación. Es decir, si mis padres son pobres y yo sigo siendo pobre porque el sistema no ha sabido darme los mecanismos necesarios para salir adelante.


¿Qué situaciones se enfrentan hoy los trabajadores sociales que aglutina el Colegio Oficial de Tenerife?
Muchas situaciones. Por ejemplo, la Ley de Dependencia fue una apuesta innovadora, pero realmente no se han puesto los recursos necesarios. Luego nos estamos dando cuenta en estos últimos años que realidad de los perfiles de usuarios son diferentes. Tenemos a usuarios que son trabajadores con sueldos que no les llega, ni siquiera, a mitad de mes. Estamos hablando de un nicho de ‘trabajadores pobres’ con jornadas de trabajo parciales, o también aquellos con situaciones de remuneración muy precarias e insuficientes, que les lleva a incorporarse a los servicios sociales.  

El salario mínimo no está reformado desde hace muchos años y se está creando empleo que no saca a la gente de la exclusión social. Entonces, ante un sistema que está marginando a las familias, nos enfrentamos a una situación actual donde la pobreza ha adquirido un carácter estructural y que se transmite, por tanto, de generación en generación.Es decir, si mis padres son pobres y yo sigo siendo pobre porque el sistema no ha sabido darme los mecanismos necesarios para salir adelante.
Hace diez años se hizo el primer plan de inclusión y lucha contra la pobreza en Canarias. Y diez años han pasado donde no se ha renovado ese plan de inclusión social. Pero ahora se está volviendo a trabajar en un segundo plan de inclusión. Sin embargo, en todo este tiempo no se han creado todas las medidas necesarias para reforzar esos sistemas y que evitara el vivir esta situación.

¿Qué se llevan los trabajadores sociales a casa? ¿Es fácil desconectar ante el conocimiento de realidades muy duras?
No, es difícil (y deja un silencio). Difícil porque tu no puedes desconectar fácilmente de lo que te llevas cuando sales del trabajo y, sobretodo, cuando no tienes los medios suficientes para dar una buena respuesta a las situaciones que ves todos los días. Lo poco que tu puedes aportar lo haces con una gran ilusión y ves que la gente se siente bien por el hecho de tu haberles escuchado, por haberlos orientados, aunque no les des la solución a todos los problemas. Si es verdad que en nuestra profesión, como agentes cambiantes que somos, pues estamos ahí para ayudarles en ese recorrido.  

Tenemos que actuar en todos los campos, de manera interdisciplinar. De lo contrario, es todo un fallo del sistema que hace que las personas que acudan a un curso de orientación laboral y sólo tengan colgado un título en la pared de su casa. Sólo eso.


¿Cómo ve la puesta en marcha por parte del Gobierno de Canarias de los gabinetes sociolaborales de apoyo a las unidades de convivencia más vulnerables, y el comienzo del trabajo en red con los trabajadores sociales de los municipios y las entidades?

Es una buena base, porque lo que no se puede es pretender hablar de unas políticas sociales sin que de verdad sean sociales. Me refiero a sin de verdad contar con todos los agentes implicados en esa política, con los servicios sociales municipales. Porque tu tienes que hacer un trabajo en red, no puedes hacerlo solo y pensar pues bueno vamos a hacer unos cursitos. Con la familia se tiene que trabajar de manera integral, tener en cuenta todos los factores que han derivado que esa familia esté en riesgo de exclusión social. Entonces el empleo es uno y tu tienes que actuar contra todos esos obstáculos que el núcleo familiar padece.  
Por ejemplo, si haces un servicio de orientación laboral también tendrás que facilitar a esa persona los accesos a otros servicios sociales mientras tanto, para que pueda vivir, porque no tiene trabajo. Si ésta tiene que cuidar a un familiar enfermo, por mucho que tu formes a la persona, no podemos estar al margen de la situación real del usuario. Tenemos que actuar en todos los campos, de manera interdisciplinar. De lo contrario, es todo un fallo del sistema que hace que las personas que acudan a un curso de orientación laboral sólo tengan colgado un título en la pared de su casa. Sólo eso.

La gente saluda a los políticos que hacen la entrega de llaves, pero luego vienen a nosotros a darnos las gracias ya que llevas trabajando con ellos durante años


Y ante esta situación dramática, ¿algunas satisfacciones adherido a vuestro rol de agentes cambiantes como lo denominas?
Yo que trabajo en el área de Vivienda, pues imagínate cómo es el momento en que entregas las llaves a alguien que necesita un techo. Porque además te comparto una cosa: la gente saluda a los políticos que hacen la entrega de llaves, pero luego vienen a nosotros a darnos las gracias ya que llevas trabajando con ellos durante años. Y nos dicen. ya tengo techo, ‘tengo la base para todo lo demás’. Y es muy gratificante cuando pasan los años y acudes a la zona de esas viviendas sociales y te vuelven a decir: ‘gracias Carmen. Y te añaden... pues mi hija va a pedir ahora una vivienda y va a acudir a ti, porque sabemos que tú le vas a atender bien. Porque tú sabes escucharnos’. Eso es algo maravilloso.
Sobre la nueva Ley de Servicios Sociales

Image

Reunión Grupo de Trabajo Interdepartamental para la elaboración de la Cartera de Servicios y Catálogos de Prestaciones Económicas | COTS

El Consejo de Gobierno de Canarias aprobó en los últimos días el proyecto de ley de servicios sociales para su remisión al Parlamento, un texto que define los servicios sociales como un derecho subjetivo y universal de los ciudadanos, si bien el detalle de las prestaciones queda pendiente de su inclusión en un catálogo específico que estará listo en el plazo de un año. 

El catálogo definirá el coste de cada servicio por persona y día en el territorio, así como los costes de las infraestructuras que los acogen. 

También fijará el número mínimo de los profesionales tanto en los servicios públicos como privados, por lo que definirá las plantillas necesarias en cada ayuntamiento, que son las que prestan los servicios sociales comunitarios y de cercanía, así como en los servicios que se presten en el marco tanto del tercer sector como en el de la iniciativa privada. 

Eso supondrá un crecimiento de plantillas y requerirá negociar con la Federación Canaria de Municipios (Fecam) el ritmo de incorporación de los nuevos recursos humanos para su financiación. 

"El catálogo es el que va a definir el coste de los servicios que queremos y ahí es donde tendremos que ver cuáles son los incrementos" presupuestarios necesarios en "un plazo de años razonable", porque "todos sabemos que en un ejercicio eso es imposible", dijo la titular del área del Gobierno de Canarias, Cristina Valido. 

Añadió que se podrá negociar que en varios años se vayan incorporando los recursos que permitan que todos los centros, municipios y cabildos "tengan los recursos humanos que necesitan". 

Ese catálogo, que se aprobará por decreto en el plazo de un año desde la entrada en vigor de la ley y que se revisará cada dos años, está siendo elaborado por la Consejería en colaboración con cabildos, municipios y el tercer sector. 

Sustituye a la vigente desde 1987
La nueva ley, que sustituye a la vigente desde 1987, permitirá que el tercer sector (que incluye a entidades dedicadas a la economía social y solidaria) deje de depender de las subvenciones anuales, ya que se podrán establecer convenios y conciertos sociales a más largo plazo, lo que permite mejorar la planificación y crecer en empleo estable y cualificado. 

Valido destacó que las entidades dejarán de depender de las subvenciones públicas puntuales, para evitar incertidumbres financieras y garantizar los servicios y el empleo estable y de calidad. 

Con la nueva ley, habrá un sistema de servicios sociales público, universal, garantista, moderno y accesible, en el que se integrarán todas las administraciones públicas canarias en una red coordinada, junto con los centros, servicios y recursos de servicios sociales y de asistencia social de titularidad pública o privada, ha explicado el Gobierno. 

Otra novedad prevista en la ley es la unificación del historial social y laboral de las personas que necesiten atención social en una misma plataforma para que la actuación de los profesionales sea más efectiva. 

90 artículos
El proyecto de ley de servicios sociales consta de 90 artículos, agrupados en un título preliminar y ocho títulos, además de once disposiciones adicionales, una transitoria, una derogatoria y cuatro finales. 

El título preliminar recoge las disposiciones generales que orientan todo el texto normativo, como son el objeto y ámbito de aplicación de la ley, la definición del sistema público de servicios sociales de canarias, los objetivos de las políticas del sistema público de servicios sociales, las personas destinatarias de los servicios sociales, las entidades, centros y servicios públicos y los recursos y servicios de iniciativa social . 

El título primero establece quiénes tendrán la consideración de titulares de los derechos reconocidos del sistema público de los servicios sociales. 

El título segundo regula la organización del sistema público de servicios sociales a nivel de prestaciones y servicios que presta así como el catálogo de servicios y prestaciones. 

El título tercero distribuye las competencias y el título cuarto se refiere a la organización funcional y sistemas de gestión y de información del sistema público de servicios sociales de Canarias. 

El título quinto se dedica a la calidad del sistema público de servicios sociales y el sexto se refiere a la financiación. 

En el título séptimo se regula la iniciativa social, el régimen general del tercer sector y su participación en el sistema público a través de los conciertos y en el octavo se fija el régimen sancionador