Denuncian "grave riesgo" para la salud pública canaria por falta de inspectores

La Asociación de Inspectores de Salud Pública de Canarias denuncia que el Archipiélago cuenta con la plantilla en cuanto a número de inspectores más escasa de España. "La media en España es de un inspector por cada 12.000 habitantes, en Canarias contamos con un inspector por cada 25.000 habitantes", aseguran desde este colectivo, ocasionado porque "en los últimos 20 años no se ha aumentado el número de inspectores, no se cubren las bajas médicas, defunciones ni las jubilaciones. En ningún momento se han tenido en cuenta los aumentos de población ni el incremento del turismo". 

"Somos los únicos profesionales sanitarios de la Comunidad Autónoma que no tenemos reconocida la Carrera Profesional recogida en la ley Nacional 44/2003, no estando tampoco equiparados en cuanto a niveles con el resto de inspectores de Canarias. En definitiva, somos sanitarios, somos funcionarios y queremos seguir protegiendo la Salud Pública, pero la organización y funcionamiento de la administración en los últimos años dificulta nuestra labor y queremos advertir que de seguir así, la Salud Pública Canaria estará en grave riesgo", aseguran.

Por otro lado, subrayan que tampoco disponen de los medios necesarios para realizar sus funciones de vigilancia y control. "Existen zonas que en estos momentos están desatendidas por la falta de medios, se transportan muestras potencialmente patógenas en guagua y los inspectores trabajan sin los equipos de protección necesarios". 

Asimismo, afirman que se encuentran a disposición de la administración para atender cualquier urgencia sin recibir ningún tipo de contraprestación y que no existe una regulación de guardias, a pesar de ser una exigencia de la Unión Europea.
Además, detallan que los controles e inspecciones se realizan a cualquier hora del día o de la noche. Por ejemplo, en los mataderos los inspectores pueden llegar a entrar a las 3 de la mañana sin saber la hora a la que finalizará su jornada.  

El cuerpo de Inspectores de Salud Pública está formado por funcionarios de la Consejería de Sanidad, Farmacéuticos y Veterinarios, popularmente conocidos como Inspectores de Sanidad. Su principal función es la Prevención y Protección de la Salud Pública, para lo cual realizan labores de control y vigilancia, tanto en el ámbito medioambiental como en el sector alimentario.

Esta labor de control y vigilancia se lleva a cabo mediante inspecciones, toma de muestras, auditorias, alertas sanitarias, inmovilizaciones, etc. con el fin de:

  •  Garantizar que el agua del grifo de nuestros hogares, guarderías, colegios, bares y restaurantes, hospitales y hoteles, no suponga un riesgo para nuestra salud cuando la bebemos, cocinamos, nos duchamos, etc.
  •  También garantizan que las aguas de nuestras playas, reúnan las condiciones sanitarias para que bañarnos no suponga un riesgo, y que muchas de ellas sigan ondeando la prestigiosa Bandera Azul
  •  Velan por la seguridad y calidad de las piscinas de nuestros hoteles, polideportivos, piscinas municipales, etc.
  •  También hacen una vigilancia activa para impedir la proliferación de la legionella en: spas, jacuzzi, duchas de los hoteles, en los hospitales, residencias de ancianos, fuentes de los parques, etc.
  •  Sus compañeros en los mataderos son los responsables de que la carne que consumimos en casa, la que compramos en la carnicería, la que nos sirven en restaurantes y hoteles, no contiene microorganismos dañinos (listeria, trichinella...etc), y que podrían provocar toxiinfecciones. Incluso velan por el bienestar animal, estando presentes durante el sacrificio.
  •  Garantizan, además, la higiene de las cocinas de los bares, restaurantes, comedores en colegios, guarderías, residencias de ancianos, hospitales, hoteles…
  •  Velan por la seguridad de los alimentos (pan, pescado, lácteos, huevos frutas, verduras, bebidas alcohólicas y refrescos, etc.) a lo largo de toda la cadena alimentaria, desde la fabricación, envasado, almacenamiento y transporte, hasta su venta al consumidor final, controlándose también la seguridad de los alimentos que van a ser exportados a otros países.

Un grupo de inspectores de Salud Pública canarios actualizan conocimientos en las aulas del Matadero de Gran Canaria. #BlogMataderosGChttps://t.co/l2t1EumPEs pic.twitter.com/JNKpP6aWNt

Prevención y protección de la salud pública

Como muestra, recuerdan que gracias a labor de los inspectores de sanidad de Fuerteventura se erradicó el mosquito Tigre (responsable de enfermedades como la fiebre amarilla, leishmaniasis..), siendo en la actualidad Canarias la única zona del mundo donde se ha logrado erradicar el mosquito Tigre una vez introducido.

Por otro lado su labor impide que aumenten las listas de espera y se colapsen los servicios de urgencias, ya que ejercemos funciones eminentemente preventivas.

Se ha constituido esta asociación de Inspectores de Salud Pública de Canarias para visibilizar a su colectivo como garantes de la salud pública y exponer los problemas en que se encuentra la Salud Pública en Canarias, derivada de la falta de medios materiales y humanos.

Durante muchos años han desarrollado nuestro trabajo con el "único fin de proteger la salud, sin poner reparo en utilizar medios personales, en horarios, en exponernos a situaciones conflictivas de todo tipo, pero ha llegado un momento en que nos encontramos en una situación insostenible".