La Policía pide a los ciudadanos no bajar la guardia con los incumplidores del confinamiento

La Policía Nacional y la Guardia Civil han pedido a la ciudadanía, en el inicio de la cuarta semana de confinamiento por la pandemia de coronavirus, no bajar la guardia y denunciar aquellos comportamientos "incívicos e insolidarios" de quienes vulneran las restricciones del estado de alarma.

Este es uno de los mensajes que han realizado el subdirector general de Logística e Innovación de la Policía Nacional, el comisario principal José García Molina, y el jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, el general José Manuel Santiago, en la rueda de prensa posterior a la reunión del comité científico-técnico de seguimiento de la pandemia de la COVID-19 en España.

Así han informado de que este domingo ambos cuerpos han detenido a cien personas y sancionado a 10.338 por infracciones a las normas de confinamiento.

En lo que se refiere concretamente al control de las medidas restrictivas en la movilidad en carretera la Guardia Civil ha realizado este fin de semana 18.444 controles, que han dado como resultado la formulación de 3.157 denuncias.

Por ejemplo, se denunció a una persona que circulaba por una carretera de Sevilla a las doce de la noche y manifestó que venía de comprar una bombona de butano, aunque acabó reconociendo que iba a tomar unas copas con unos amigos, y que además dio positivo en el control de alcoholemia.

El comisario principal José García Molina ha agradecido la colaboración ciudadana, porque "sus llamadas alertando de conductas irresponsables permiten identificar a esas personas insolidarias que no cumplen el estado de alarma".

Ha puesto como ejemplo que varias llamadas al 091 han permitido detener a un motorista en Molina de Segura (Murcia) que a diario salía a hacer motocross por un paraje cercano a esta localidad. Fue necesaria una hora de persecución para lograr darle alcance, ha explicado el portavoz policial.

Además, la Policía Nacional desalojó en Murcia un local en el que se estaba celebrando el Domingo de Ramos, por lo que fueron sancionadas 23 personas.

¿Qué ves en esta imagen?¿Qué te sugiere? Hay quienes creen que estamos cortándote el paso; otros que limitamos tu movilidad; que te controlamos, pero ¿saben lo que estamos haciendo de verdad? Una barrera para evitar el avance del contagio #Quédateencasa #EsteVirusLoParamosUnidos pic.twitter.com/d6fQvAGiXC

También ha mencionado un nuevo caso de fuga de un centro sanitario, en este caso la de una mujer que se encontraba en aislamiento por encontrarse enferma en el hospital 12 de octubre de Madrid y que decidió irse. Tras más de diez horas de intensa búsqueda la Policía Nacional localizó a la mujer en su domicilio junto a su pareja, y ambos fueron trasladados al hospital.

La Policía Nacional ha reforzado su labor preventiva en torno a aquellos locales que siguen abiertos al público par evitar robos.

Fruto de este dispositivo han sido detenidos dos hombres cuando atracaban una farmacia en el madrileño barrio de Carabanchel y que ya habían cometido otro ocho atracos en establecimientos farmacéuticos de la capital. Un policía de paisano persiguió a los delincuentes a la carrera e incluso fue amenazado con un cuchillo.

Por su parte, el general de la Guardia Civil José Manuel Santiago ha reiterado "el llamamiento a la responsabilidad ciudadana, que debe traducirse en el cumplimiento individual de las normas, en animar y dar fuerzas a quien tenemos al lado y en caso de detectar conductas incívicas o antisociales comunicarlas a las fuerzas de seguridad".

Y ha querido hacer una "especial referencia a los jóvenes, un colectivo que puede verse especialmente afectado por esta situación, pues al permanecer tantos días en sus domicilios sin acudir a sus centros escolares ni relacionarse con personas de su edad puede resultarles realmente difícil".

Ha comentado que muchos niños y adolescentes están usando las nuevas tecnologías no solo para atender sus obligaciones académicas sino también como forma de relacionarse y entretenerse y ha advertido de que "internet y las redes sociales pueden conllevar peligros para ellos, si no existe un adecuado control parental o una supervisión".