Miles de personas reivindican los derechos de la mujer en la capital tinerfeña

Unas 20.000 personas según los organizadores, y 15.000 según la Policía Nacional, se han manifestado este domingo en la capital tinerfeña para reclamar una revolución feminista "que cambie el mundo" y proclamar que "no hay peor virus que el del patriarcado", entre otras consignas.

La manifestación, convocada por la Plataforma Feminista 8M de Tenerife, partió desde la plaza Weyler de Santa Cruz de Tenerife y participaron miembros de colectivos sociales, sindicales, laborales, LGTBI y ecologistas, entre otros, que corearon lemas como "Vamos a quemar la Conferencia Episcopal por machista y patriarcal".
8m

Un instante de la manifestación en Tenerife | EFE

En la marcha se exhibieron pancartas con frases como "Marcho porque estoy viva, no sé hasta cuándo", "No somos histéricas, somos históricas", "Calladita no estás más guapa", "Tu machismo me hace VOXmitar" y "Sal de Itaca, Penélope, el mar también es tuyo".
Tras finalizar el recorrido en la alameda del Duque de Santa Elena varias de las participantes recrearon la coreografía de "El violador eres tú" que popularizó el colectivo Las Tesis de Chile, y se procedió a la lectura de un manifiesto reivindicativo alternando los turnos de palabra entre varias integrantes de la Plataforma Feminista.

"Hay más de mil razones" para volver a las calles y luchar contra la violencia machista 

En el manifiesto se recordó que "hay más de mil razones" para volver a las calles y luchar contra la violencia machista pero también para reclamar viviendas y pensiones dignas, derechos sociales, de los inmigrantes y la soberanía alimentaria.
Entre otros aspectos se reivindicó una sociedad para las personas y no para el privilegio de unos pocos y se gritó "la revolución será feminista o no será".
"No vamos a dar ningún paso atrás frente a la reacción patriarcal", se indicó en el manifiesto, para proseguir con la advertencia de que "aquí no estamos todas: faltan las asesinadas, las trans, las disidentes sexuales y de género, las migrantes retenidas en los CIES, las mujeres con diversidad funcional".
También se exigió una justicia "antipatriarcal" que no agreda "doblemente" a las mujeres sino que fomente la prevención, la justicia y la reparación, además de pedir cambios en la educación pública, que el aborto esté fuera del Código Penal y que se acabe con la precariedad laboral.
El manifiesto concluyó con la advertencia de que las mujeres no darán "ni un paso atrás" para propiciar "una revolución feminista que cambie el mundo".