Médico del HUC: De momento "no hay colapso", aunque sí "escasez de material"

Un médico del Hospital Universitario de Canarias (HUC), en Tenerife, asegura que en este centro "de momento no hay colapso" por la pandemia de coronavirus, pero sí escasez de material como mascarillas y batas de aislamiento, lo que complica el trabajo que desarrolla el personal sanitario.
En declaraciones a Efe, este sanitario, que prefiere mantener el anonimato, pide que se solucionen las carencias de material, porque es fundamental que el personal de los hospitales esté bien protegido, ya que su número es limitado y "sería una catástrofe" para el sistema sanitario retirarlo del trabajo por un contagio.
Aunque de momento no hay colapso en el HUC, sí "hay miedo a que esto suceda", reconoce este especialista médico, quien ha explicado que, debido al coronavirus, la dirección del hospital ha necesitado la colaboración de varios servicios del centro para ubicar a estos pacientes, tanto en la UVI -donde hay 24 camas con seis pacientes graves por Covid-19-, como en planta y en urgencias.
Por el momento, ha agregado, el HUC ha podido hacerse cargo de los enfermos de Covid-19, que empezaron a ingresar en el hospital por este motivo en la UVI el pasado viernes, aunque desde hace semanas hay algunos casos en planta hospitalaria.
Desde entonces, una media de dos pacientes al día ingresan en el HUC por coronavirus, epidemia que, según el médico, no solo afecta a personas mayores o con patologías previas, ya que también hay en el hospital tinerfeño casos de jóvenes sin problemas de salud anteriores.
No obstante, la mayoría de los positivos por Covid-19 no presentan síntomas graves, por lo que no precisan cuidados intensivos y son trasladados a planta hospitalaria, donde se encuentran aislados hasta que finalmente dan negativo y reciben alta.

Una media de dos pacientes al día ingresan en el HUC por coronavirus, epidemia que, según el médico, no solo afecta a personas mayores o con patologías previas, ya que también hay en el hospital tinerfeño casos de jóvenes sin problemas de salud anteriores.

Sin embargo, este profesional sospecha que las cifras se quedan cortas y que el número de contagiados crecerá conforme se hagan más pruebas, pues en Canarias solo se han realizado test hasta ahora a los que presentan mayores síntomas, lo que impide detectar a portadores del virus que aún no muestran signos de estar enfermos, pero pueden infectar a otras personas.
Mientras luchan por salvar vidas, los sanitarios del HUC viven con incertidumbre esta crisis, de la que casi no hay bibliografía y tiene "un desenlace incierto", asegurado el especialista médico.
El compañerismo entre sanitarios, a quienes por ahora se les respetan sus turnos de 24 o 12 horas, y la respuesta responsable de la sociedad les da fuerzas para continuar. Aún así insisten: Es importante no salir de casa, lavarse mucho las manos "por ridículo y simple que parezca" y respetar la distancia de seguridad entre personas.
"La manera de ayudar es quedarse en casa", afirma este sanitario, quien valora la poca afluencia de gente que tiene el HUC desde que se declaró la alerta, lo que les permite centrar todos sus esfuerzos en los pacientes más graves, por coronavirus u otros motivos.
Al salir de las "largas y agotadoras" guardias, a los sanitarios les enerva ver cómo algunos "hacen trampa" y sacan a los perros más de lo necesario o van al supermercado cuando no lo necesitan. "Me fastidia poner mi salud en riesgo y ver cómo algunos salen a la calle sin que sea necesario", afirma este médico, quien avisa: El virus se transmite muy rápido y, aunque el paciente sea asintomático, puede contagiar y provocar que otro acabe en un hospital. Además, destaca la importancia de que se valore la profesionalidad del personal sanitario, no solo en época de crisis.