Regresa la actividad asistencial en los hospitales y centros de Atención Primaria de Canarias

Los hospitales y centros de atención primaria de Canarias recuperan la actividad asistencial. Pero siempre con cautela. Así lo ha notificado la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias y en esta etapa se cuenta con un protocolo de gestión que ve viable retomar la actividad asistencial en hospitales y la atención primaria de manera progresiva tras el brote de Covid-19.
Según ha especificado el área de Salud del Gobierno de Canarias se ponen en marcha medidas encaminadas a recuperar la actividad, siempre velando por la seguridad de pacientes y profesionales y potenciando las medidas de distanciamiento físico e higiene.
Para ello se ha elaborado un protocolo de gestión organizativa de la actividad asistencial en un escenario de recuperación tras la crisis por SARS-Cov-2 en centros sanitarios del Servicio Canario de la Salud que regirá la vuelta paulatina de la actividad sanitaria a los centros hospitalarios y de atención primaria de Canarias, empezando por la fase 1 en la que están todas las islas.

La implementación de medidas de reorganización de la actividad asistencial en todos sus ámbitos

Esta medida, que se toma ante la actual tendencia decreciente de nuevos casos de contagio por coronavirus, ha requerido de la implementación de medidas de reorganización de la actividad asistencial en todos sus ámbitos, añade la Consejería de Sanidad.
Las medidas incluidas en este protocolo se pondrán en marcha de forma escalonada y están condicionadas al mantenimiento de una incidencia baja de los datos de contagios, por lo que se mantiene en todo momento la coordinación con el Servicio de Epidemiología de la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud.
Otro factor será la capacidad de seguimiento, es decir, la realización de pruebas a gran escala, con aislamiento y control de manera rápida a las personas infectadas.
Seguridad y protección COVID-19

De manera general, en este proceso se mantendrá un perfil alto en cuanto a información sobre medidas de autoprotección, en especial en el mantenimiento de la distancia personal y social, y se velará por el cumplimiento exhaustivo de las medidas de higiene de manos.

Además, se reforzará la desinfección del material de apoyo al diagnóstico como fonendoscopios, tensiómetros o pulsioxímetros después de cada uso; se limpiarán y desinfectarán los espacios asistenciales, y se estandarizará el uso de mascarillas quirúrgicas/higiénicas para trabajadores, usuarios y acompañantes.

También se controlará el mal uso del uniforme laboral fuera de las áreas de trabajo; se adecuarán las citas en consultas médicas, de enfermería, analíticas, pruebas complementarias y otras, de manera que se minimicen las aglomeraciones y estancias de pacientes en las salas de espera.

Así, la reactivación gradual de la actividad asistencial en hospitales, centros de salud y consultorios locales estará condicionada por diversos factores:

  • Unos factores que dependerán de criterios epidemiológicos como estabilización del número de hospitalizaciones o nuevos casos en un período prolongado de tiempo y de la capacidad suficiente del sistema sanitario, es decir, disponibilidad de camas, equipos tecnológicos, medicamentos, EPI y adecuación de recursos humanos.
En Atención Primaria se reabrirán los consultorios periféricos de forma progresiva en función de la disponibilidad de personal de las gerencias y se recuperarán paulatinamente las consultas programadas y de seguimiento de los programas de salud, empezando por aquellos pacientes de mayor riesgo.
En este sentido, la Consejería de Sanidad indica que se deberá ser proactivo, para lo cual se ha identificado a los pacientes crónicos por nivel de fragilidad en listados accesibles desde la historia clínica.
La solicitud de emisión o renovación del plan de tratamiento se continuará gestionando de forma preferente a través de consulta telefónica, dejando a criterio del facultativo la necesidad de acudir o no al Centro de Salud, y en la fase 1 seguirá cancelada la realización de espirometrías.
Además, se podrán retomar las siguientes prestaciones según las condiciones de cada centro, siempre extremando las medidas de higiene necesarias: 
  • retinografías
  • electrocardiogramas programados
  • ecografías 
  • y citologías en mujeres de alto riesgo, entre otras pruebas.
En Pediatría, se mantendrán los espacios de agenda dedicados a controles de salud de vacunación prioritaria, ampliándose el tramo hasta los 6 o 12 años, dependiendo del nivel de carga asistencial existente.
En los servicios normales de urgencia y puntos de atención continuada se establecerán zonas diferenciadas separadas para pacientes con clínica respiratoria, posible/probable COVID-19.
En atención hospitalaria se abordará la recuperación progresiva de la actividad teniendo en cuenta que cada Gerencia podrá adoptar fases de recuperación deferentes.

Se reorganizarán las agendas para evitar aglomeraciones de pacientes 

Con carácter general, se minimizará la posibilidad de contacto entre usuarios, con medidas especiales en las salas de espera; se reorganizarán las agendas para evitar aglomeraciones de pacientes, y las citas para analíticas y pruebas se realizarán el mismo día siempre que sea posible.
También se definirán espacios independientes en las áreas quirúrgicas, de hospitalización para pacientes con COVID-19, de radiodiagnóstico o urgencias.
Respecto a la actividad quirúrgica, los hospitales deben destinar al menos un quirófano y todo su equipamiento para pacientes con COVID-19.
Además, todos los pacientes incluidos en un parte de quirófano deben tener una PCR como parte del estudio preoperatorio, y en caso de cirugía urgente, se hará PCR urgente siempre y cuando la intervención permita la demora.

En consultas externas, en la fase 1 los profesionales priorizarán las consultas y valoraciones de pacientes vía telefónica 


En consultas externas, en la fase 1 los profesionales priorizarán las consultas y valoraciones de pacientes vía telefónica para evitar desplazamientos al hospital.
Cada facultativo o servicio clínico hará una revisión de sus consultas sucesivas para valorar cualquier cambio que la haga demorable, solucionable vía telefónica o subsidiaria de alta.
En caso de que la cita presencial sea imprescindible, se limitará al mínimo el tiempo de estancia en el centro, además de facilitar mascarillas quirúrgicas a aquellos usuarios vulnerables que acudan sin ellas.
Y para evitar aglomeraciones en salas de espera se repartirán las agendas de citas en horario de mañana y de tarde.
Se potenciará la interconsulta virtual integrada entre atención primaria y atención hospitalaria como vía de comunicación entre ambos niveles, evitando el traslado no necesario de pacientes a los centros hospitalarios y agendando al paciente, si procede, para valoración telefónica o presencial.

Se retoma la actividad de las consultas hospitalarias sucesivas que requieran visita presencial del paciente

Además, se continuará con las primeras visitas de las consultas de CAEs y hospitalarias. El inicio de la actividad en los CAEs viene condicionada a la mayor cercanía física a los usuarios y, por tanto, a menores tiempos y distancias en los desplazamientos.
La actividad de fisioterapia se ampliará, en función de la situación epidemiológica, a la demanda, con especial atención a la rehabilitación cardiaca, respiratoria y neurológica ambulatoria.
En pruebas diagnósticas, a partir de este lunes se amplía la realización de procedimientos mediante endoscopia a todo lo recogido en su cartera, garantizándose las medidas de protección adecuadas; las áreas de hemodinámica y radiología vascular intervencionista recuperarán la actividad programada y se potenciará el control del tratamiento anticoagulante por parte de atención primaria. ​
En actividad quirúrgica, cuya programación se realizaba en función de la ocupación de las camas críticas postquirúrgicas, y se llevaban a cabo procedimientos quirúrgicos realizados bajo anestesia loco-regional y procedimientos susceptibles de ser realizados como cirugía mayor ambulatoria y cirugía menor, se mantendrá la actividad de los procedimientos clasificados como de prioridad alta.
Se realizarán test serológicos rápidos o PCR a las gestantes asintomáticas a término que tengan pendiente el ingreso para el parto por inducción programada o cesárea electiva.

En esta fase 1 se mantiene toda esta actividad quirúrgica, ampliándose a partir de ahora de manera progresiva

En esta fase 1 se mantiene toda esta actividad quirúrgica, ampliándose a partir de ahora de manera progresiva y adecuada a las condiciones de cada hospital y a los procedimientos quirúrgicos clasificados como de prioridad media.
En el ámbito de la hospitalización se mantendrán las áreas específicas de pacientes Covid-19 separados de las plantas de hospitalización convencional:
  • A partir de ahora se incorporarán los ingresos programados de carácter médico y se continuará con la restricción de visitas a un único familiar, evitando el recorrido de pacientes y familiares por los pasillos.
  • Urgencias hospitalarias, como hasta ahora, mantendrá los circuitos separados para pacientes con clínica respiratoria compatible con Covid-19 y se crearán circuitos específicos para la realización de pruebas diagnósticas.
  • Los hospitales de día desde la declaración del estado de alarma han mantenido su actividad habitual, limitando únicamente el número de acompañantes y aumentando la distancia entre pacientes.
  • A partir de esta fase 1, el resto de los hospitales de día –quirúrgico y polivalente– retomarán su actividad con la programación de aquellos tratamientos o intervenciones que sean considerados urgentes o preferentes por los facultativos responsables de los pacientes.