La unidad de Endocrinología de La Candelaria detecta pacientes con desnutrición

La Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del servicio de Endocrinología del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, en Tenerife, ha realizado 50.000 pruebas para la detección de pacientes con desnutrición o riesgo de padecerla en el momento de ingresar en el centro y durante su estancia.

Estos test se enmarcan en el proyecto CIPA, un sistema de cribado nutricional puesto en marcha en 2014 en este hospital, con el objetivo de analizar el estado nutricional de los pacientes ingresados, proporcionando ajuste de dieta y suplementos nutricionales a los pacientes con desnutrición o riesgo de desarrollarla, como otro tratamiento más, ha informado este martes el hospital en un comunicado.

Para Pablo Suárez, endocrino del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, coordinador del proyecto CIPA (Control de Ingestas, Proteínas y Antropometría) y responsable de calidad de la unidad, “la desnutrición es un factor de mal pronóstico capaz de incrementar tanto el número como la gravedad de las complicaciones de casi cualquier patología que presente el paciente, aumentando su morbimortalidad y el riesgo de reingreso precoz.”

“Sin el trabajo colectivo de los técnicos superiores en dietética, los auxiliares de enfermería, personal de enfermería y médicos responsables de los pacientes, sería imposible desarrollar el cribado y alcanzar esta cifra”, ha añadido.

Enrique Palacio, jefe del servicio de Endocrinología del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, ha detallado que “identificar a tiempo estos pacientes en el momento de su hospitalización permite a los especialistas realizar una adecuada intervención nutricional y mejorar o estabilizar su estado de salud”.

Este cribado nutricional diseñado, validado e implementado por la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética de Candelaria, se lleva a cabo en aquellos pacientes cuya expectativa de ingreso hospitalario es superior a tres días y ha permitido a los profesionales buscar soluciones para aquellos pacientes en situación de riesgo de desnutrición por enfermedad, así como elaborar protocolos clínicos específicos.