La bondad ‘transmitida’ a través de los libros

En un mundo que gira cada vez más rápido y en el que una persona casi solo tiene tiempo para cubrir sus propias necesidades, apenas nos paramos a pensar en la necesidad de una sociedad solidaria para combatir los individualismos que el devenir del siglo XXI está protagonizando.

Es la ayuda al prójimo, y no exactamente al que se conoce. Las ONGs trabajan para ello y la solidaridad es su bandera a lo largo del ‘Globo’. Alejada de cualquier afiliación política o empresa, SOLICAN, surge desde el esfuerzo de Luis de la Cruz y su mujer. Más de una década recibiendo donaciones de libros para poder ayudar a la vida de los más necesitados.
Image

Luis de la Cruz y su esposa regentan SOLICAN | ATLÁNTICOHOY

¿Qué es SOLICAN? 

Somos una ONG. No queríamos hacer la típica de vender rifas, así que se nos ocurrió pedirle libros a la gente y venderlos a uno o dos euros y con eso poder hacer campañas. Según se van vendiendo libros, pagamos el alquiler y demás gastos.

¿Por qué surge esta idea?
Yo siempre he trabajado con ONGs, grandes y pequeñas, y siempre he visto que se hacían huchas que se pedían a los pobres o pidiendo garbanzos y judías a los pobres para dárselo a otros pobres. Pensamos que algo tenía que haber diferente y como somos amantes de la lectura, solicitamos permiso en 2003 para poner una mesita en el centro comercial de Candelaria y pedíamos libros a la gente y los vendíamos al momento a uno o dos euros. Con ese dinero hacíamos una compra a alguien. Vimos que funcionaba y nos pasamos a un pequeño local por el Mercado y en 2014 nos movimos a este, que son dos pisos.

Casi todo es donado, incluso las estanterías. Alguien cerró su tienda y nos las dio. Tenemos voluntarios que vienen y nos ayudan. 

Image

Una librería abarrotada de lecturas a uno o dos euros | ATLÁNTICOHOY

¿En qué consisten las campañas de ayuda?
Tenemos varias cada año. Una es la de el envío de medicamentos para niños en el Sahara. Siempre mandamos un montón de cajas, incluso piernas ortopédicas o sillas de ruedas. Son medicamentos que pedimos a la gente, que lo ponen en bolsitas. También ponemos carteles en farmacias para que la gente lo deposite ahí. Con lo que ingresamos por los libros compramos lo que sabemos que más hace falta para gente de allá, como pastillas para el estómago, colirio para los ojos… También gafas de sol y de vista. Es una campaña fija anual.

Luego, nuestra campaña más querida es con un asilo de ancianos. Lo lleva un señor que conozco de hace muchos años, que empezó recogiendo a gente de la calle para llevarlos a la casa, darles de comer y que se pudieran dar un baño. Cogió una casita, la reformó y sigue cogiendo gente. Acoge a más de 20 mayores y le conseguimos pañales para adultos, compras, cosas de limpieza e higiene, pijamas, ropa de cama, colchones… hasta una cama ortopédica grande.

Además, están las campañas puntuales. Por ejemplo, ahora recogemos libros de textos y se lo damos a la gente que sabemos que no tienen dinero. En Navidad, hacemos un montón de cosas vestidos de Papa Noel. Casa de acogidas de niño, asilos de ancianos, hospitales… 

Image
Las campañas de ayuda son el verdadero objetivo de la ONG SOLICAN | ATLÁNTICOHOY

¿Cuáles son los perfiles de donante de libros y de clientes?

El que dona es la familia tradicional que tiene libros desde hace muchos años, se están mudando y me traen libros. Algunos están horribles y oros muy bie. Y luego está el que compra más habitualmente, que es el universitario que busca libros apropiados para el tema que necesite. Y también están los coleccionistas que directamente compran cajas de libros.

El cliente que más nos gusta es el que entiende la ONG. El que compra siete u ocho libros, le digo que me de ocho euros, me da veinte y dice “toma Luis, esto vale más”. El peor es el que viene y dice “te doy dos euros por todo”. Mira, no. Esto no es el rastro, me da hasta pena.

Por otro lado, hay dos o tres que reconocen libros que por internet valen mucho más y me comentan “Luis, ¿tu quieres que yo lo meta en internet y lo compartimos?” Y me trae 100 euros para la ONG. Hay de todo.

¿Qué es lo más vendido en SOLICAN?
Lo que más lee la gente ahora mismo son libros de autoestima. Y luego los de estudiantes y novelas ligeras y actuales. Que están en los grandes establecimientos a 24 euros y esperan a que los donen aquí. Lo que más lee la juventud son los de fantasía. Espadas y dragones.

En verano la gente lee más y suelen venir parejas, buscando libros ligeros para la playa. En invierno vienen más estudiantes. 
Image

Los libros de autoayuda y autoestima son los más vendidos | ATLÁNTICOHOY

¿Cómo es la ‘convivencia’ con el libro electrónico?
Aquí ha entrado gente que dice que tiene un libro electrónico con 2000 libros metidos, pero que si no es papel… y se lleva una novelita. Una novela cuando sale, a la gente lo que le gusta más es leérselo en la mano y sentirlo. Llevárselo de aquí para allá, más que en un libro electrónico.

"El cliente que más nos gusta es el que entiende la ONG. El que compra siete u ocho libros, le digo que me de ocho euros, me da veinte y dice “toma Luis, esto vale más”"


Hábitos de lectura

Francisco Lemus
es el fundador (junto a sus hermanos) de la librería que lleva su apellido, Lemus, hace 45 años. Desde entonces, su recorrido en el tiempo le otorga una posición privilegiada en el sector para hablar en base a sus conocimientos. 

“Normalmente en verano, que es cuando más se vende, se busca una lectura sencilla. Los best seller (como bien indica su traducción) es lo que se suele vender más: Ruiz Zafón, Dolores Redondo… pero hay de todo. Hay un público más ‘intelectual’ que exige una lectura más complicadilla”, explica.
Image

La Librería Lemus lleva 45 años al servicio de sus clientes | LIBRERIA LEMUS

Al igual que Luis de la Cruz, considera que “el libro electrónico no va a sustituir el libro en papel”. De hecho, argumenta que “representan solo un 5% de la lectura. Al final, a aquellas personas que le regalan uno, terminan comprando un libro, que también lo puedes llevar donde quiera”.  

Donde sí parece que la tecnología está ganando la guerra de la lectura es en el sector de la docencia. “Se habla de que se hacen muchas cosas con libros y pizarras electrónicas. En definitiva, que los niños van a estudiar sin libros y eso está a la vuelta de la esquina y probablemente se cargue le libro de texto, aunque habrá que verlo”, resalta Francisco Lemus.

"Lamentablemente, la época de oro del libro ya la dejamos atrás. Eso es así y llevo 45 años como librero"

Por otro lado, la novedad en primavera del audiolibro publicado por el premiado Arturo Pérez Reverte ha dado un nuevo giro a la forma de consumir textos. “El audiolibro tiene su espacio también, porque hay gente que no puede leer y lo escuchan. Yo mismo me ponía audioslibros en el coche. Tiene su público y es un complemento más y está bien, pero no va a terminar tampoco con el libro”, asegura.
El paso de la crisis y las mejores ventas

"La crisis dio un bajón considerable. El sector bajo un 30-40% a nivel nacional. Afortunadamente ya se ha tocado la base y estamos saliendo un poquito, aunque lamentablemente, la época de oro del libro ya la dejamos atrás. Eso es así y llevo 45 años como librero".

"Cuando sale un Vargas Llosa o un Pérez Reverte pues se vende más. Son picos y a un librero le interesa que se hagan libros de esos, como Harry Potter, que se hacen colas en la librerías y esperemos que se saquen libros de esos". ¿Estarán esperando los libreros los dos últimos libros de Juego de Tronos?