Ida y Vuelta, artesanía de la mano de la salud mental

Las manos que obran en el taller de artesanía de Ida y Vuelta no son las manos que obran en cualquier taller de artesanía. 130 miembros de la Asociación Afes Salud mental  son quienes dan vida a las libretas, adornos, bisutería y textiles de la marca, que busca lograr la integración social y laboral a través del aprendizaje de una profesión de sus usuarios. 
En Tenerife son seis los talleres que desarrollan esta actividad artesanal: de reciclaje creativo, en Icod de los Vinos; de telares, en La Orotova; textil, en Puerto de la Cruz; de madera, en Tacoronte; de cerámica y alfarería, en La Laguna; y de encuadernación artesanal, en Santa Cruz. "Estos espacios, en los que se desarrollan actividades sociolaborales, cumplen una triple función: permitir una formación pre-laboral, servir temporalmente como empleo de transición en el marco de los correspondientes programas individualizados y facilitar ocupación permanente cuando sea necesario", explican en la web de Afes. 
La responsable de talleres, Ascención Hernández, y la profesora de taller Bea Hernández reciben a AtlánticoHoy en el taller chicharrerro, donde 25 personas desarrollan la actividad de encuadernación laboral. La elaboración de algunas de las libretas conlleva cierta dificultad, así lo explica Bea Hernández, "tienes que tener precisión a la hora de hacer el cerrado, de cocer, luego tienes que tener precisión a la hora de ir cociendo y el tema del movimiento: cuando pones un pliegue de papeles sobre otro, te tiene que cuadrar". "No todo el mundo tiene la capacidad de hacer una libreta cosida con tapa dura, que tiene una elaboración más complicada. En cambio hay personas que el hacer el anillado le es más fácil sobre todo para trabajar habilidades con ellos", comenta Ascención. Es por ello que el trabajo, en muchas ocasiones, es en cadena, promoviendo las habilidades de todos los usuarios
taller ida y vuelta, artesanía, artesanía canaria, sociedad, afes salud mental, entrevista

Libretas en el espacio de trabajo de Ida y Vuelta. "Las libretas de tapa dura están realizadas por varias personas. Los productos, por lo general, se hacen viendo un poco las posibilidades. Cuando haces una libreta cosida, el primer paso es separar los folios para cuando hacer los cuadernillos. Contar y doblar; que es algo que puedes hacer con personas que quizá no puedan coser", explica la responsable de talleres, Ascención Hernández. 

El diseño en Ida y Vuelta depende de los dibujos de los usuarios, de su imaginación y de la naturaleza, porque el taller de Santa Cruz cuenta con un huerto que abastece de hojas a los usuarios que sirven para decorar las libretas. "Queremos que la actividad esté relacionada con la observación de lo natural", defiende la profesora. Por ello, toman del huerto las hojas que llevan a unos sellos de goma eva, "y a través de una estampación manual y artesanal se crea el papel estampado. Nunca hay ninguna igual porque la intensidad de la presión cambia, hay personas muy minimalistas que te ponen una en medio y luego otros muy cargados", comenta Bea Hernández. 
artesanía canaria, ida y vuelta, afes salud mental, artesanía
Sellos de goma eva para la impresión de dibujos y el huerto del taller | AH

La reutilización forma parte de la filosofía de Ida y Vuelta, tanto que defienden que "aquí nada se tira". De hecho, uno de sus talleres se centra en el reciclaje creativo, donde reutilizan el papel sobrante de las libretas y de los diseños para darle vida a, por ejemplo, una libreta para la firma de los invitados en una boda, propuesta que comenzaron a vender en Feboda. 
Y aunque no tengan programado abrir más talleres, la lucha de la profesionalización de Ida y Vuelta y de sus artesanos continúa. Abriendo así las puertas a personas con problemas de salud mental para que puedan encontrar una alternativa laboral.