106 huéspedes podrían abandonar el hotel

Los cuatro turistas italianos ingresados en Tenerife por dar positivo en coronavirus de Wuhan presentan buen estado de salud mientras que se plantea que en las próximas horas puedan abandonar el hotel del sur donde se alojaban más cien personas de los 723 huéspedes del establecimiento.



La consejera de Sanidad, Teresa Cruz Oval, y el director del servicio de Epidemiología del Servicio Canario de la Salud, Domingo Núñez, han explicado que entre las que podrán abandonar el hotel se encuentran 106 personas que se alojan desde el pasado lunes 24 de febrero por lo que no ha mantenido ningún contacto con los afectados.
Han aclarado que se les mantendrá con una vigilancia activa y han señalado que también en las próximas horas se determinará si pueden abandonar el hotel los residentes tinerfeños y continuar el aislamiento domiciliario.

El personal laboral del hotel también podrá entrar y salir del establecimiento siempre manteniendo una vigilancia activa.
El resto de huéspedes del hotel, que son de 25 nacionalidades, deberán permanecer en las instalaciones el periodo de catorce días establecido por los protocolos sanitarios.
Se les permitirá moverse libremente por las instalaciones y hacer vida normal, a no ser que presenten síntomas como fiebre o problemas de insuficiencia respiratoria, en cuyo caso deben permanecer en sus habitaciones.
Actualmente hay "un pequeño porcentaje" de huéspedes, cuyo número exacto no ha sido aún contabilizado, que presenta algún síntoma y que están en sus habitaciones a la espera del resultado de las pruebas realizadas para determinar la presencia del virus.
En las últimas horas se ha hecho "un cribado" a todos los huéspedes y personal y en total se han realizado pruebas a 23 personas, entre ellas el grupo de diez turistas italianos, de los que cuatro han dado positivo y permanecen aislados en el Hospital de La Candelaria de Santa Cruz de Tenerife y seis negativos. 

Otras dos personas del hotel han dado negativo en las pruebas y aún falta conocer el resultado de otras once.
La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha dispuesto para los próximos catorce días una unidad de atención primaria y una coordinadora sanitaria exclusivamente para las personas de este hotel.
La orden de aislamiento acordada el lunes por la Consejería, avalada por la autoridad judicial, será modificada en las próximas horas para permitir la salida del más de centenar de personas que podrán abandonar el lugar.
En la orden se especificará también que las personas en seguimiento activo deben tomarse la temperatura a determinadas horas del día.
Sanidad ha suministrado termómetros, mascarillas y gel desinfectante para los huéspedes, así como pañales, leche y medicamentos, ha facilitado apoyo psicológico y ha reforzado el personal para cubrir las 24 horas del día.
La consejera de Sanidad ha hecho un llamamiento para que los ciudadanos que tengan síntomas y hayan viajado a las islas desde zonas de riesgo en los últimos 14 días no acudan directamente a los hospitales ni centros de salud o de urgencias, sino que comuniquen su situación al teléfono 112 para que sean los sanitarios los que acudan a sus domicilios.

Los ciudadanos pueden seguir informándose en el teléfono gratuito 900112061. En los dos últimos días han recibido más de 600 llamadas

El director de Epidemiología, Domingo Núñez, dijo que está claro que el primer paciente italiano al que se le detectó el virus se contagió en su país y a su vez contagió a su esposa y a otros dos amigos con los que viajaron a Tenerife.
Tras el chequeo de las casi 800 personas que estaban en el hotel, "todo apunta bien", ya que la inmensa mayoría no tienen ningún tipo de síntomas.
Al no ser Tenerife foco de infección comunitaria, ya que todos los casos detectados son importados, como ocurre de momento en toda España, se mantiene un nivel de contención que no exige tomar medidas de carácter masivo, como el cierre de espectáculos o eventos, aclaró.
Lo que sí se está haciendo una relación de estudiantes Erasmus en las zonas del norte de Italia afectadas para que se les hagan cribados previos si van a viajar a Canarias, así como a personas que se desplacen para participar en pruebas deportivas.