Vuelve el Kiosko La Paz

Este viernes Santa Cruz de Tenerife continúa con la revitalización de emblemáticas cafeterías gracias a la reapertura del nuevo Kiosko La Paz, situado en las ramblas de la capital tinerfeña, junto a la plaza del mismo nombre y donde el tranvía atraviesa sus calles.

Tras su clausura a finales del pasado mes de septiembre, por la jubilación de su propietaria, y al no llegar a un acuerdo por los todavía cuatro años de concesión restantes, el Ayuntamiento decidió abrir un concurso para otorgar la nueva licencia. Y ahí apareció ella. Otra vez.

“Cuando salió a concurso me pareció una buena oportunidad y fui a por ello”. Es Ana Rosa Delgado, la nueva propietaria del Kiosko La Paz. Una vez más sale al rescate del simbolismo de la ciudad para abrir de nuevo las puertas a una cafetería con más de 80 años atendiendo a clientes de varias generaciones.

Ana Rosa es también la propietaria del también reabierto Kiosko Numancia, donde las novedades fueron más sustanciales, sobre todo estéticas, por el tiempo de trabajo. “En La Paz no hemos cambiado nada de su estructura, porque apenas hemos tenido un mes para tenerlo listo", asegura Delgado desde el todavía algo desordenado interior del kiosko.

Es la semana del reestreno y las sensaciones son “típicas como el estrés, hacer todos los pedidos, tener el personal, la maquinaria para que todo sea perfecto el día que se inaugura”. A falta de los últimos retoques, aún se mantendrán las vallas protectoras hasta que todo esté en su lugar en la víspera de la reapertura.

Image

El Kiosko La Paz se va preparando para el viernes | ATLÁNTICOHOY

Donde sí va a haber una auténtica revolución es en la oferta al cliente. “Tiene bastantes cambios. El concesionario anterior no daba mucha comida, sino más café y lo que le solicitaban los clientes. Nosotros vamos a poner hamburguesas, salchichas de medio metro, sándwiches, bocadillos y pulguitas para dar servicios de desayuno, merienda e incluso cena”, resalta Ana Rosa y nos comenta que “la hamburguesa son 200 gramos de carne, con lo cual es una buena cena”.

Pero si con algo se relaciona al Kiosko La Paz son los partidos del Club Deportivo Tenerife. Antaño lugar de celebración 'oficial' de los grandes éxitos hasta la remodelación de la Plaza de La Paz -ahora en Plaza de España- la cafetería sigue siendo un punto de encuentro para los aficionados los días de partido: Lugar de paso y cerveza cuando se juega como local y lugar de reunión y cerveza para ver al equipo como visitante a través de la televisión.

“El kiosko ayudará a la gente que vaya para arriba o para bajo, que se pueda tomar su cervecita y comentar el partido con sus compañeros, antes o después, y quedar con ellos para ir juntos hacia el estadio. Y bueno, siempre el fútbol con La Paz y La Paz con el fútbol“, asegura satisfecha la propietaria del local. “Además, después de los partidos pueden venir y comer o cenar, pues le vendría muy bien”, añade Ana Rosa.

Image

La reformada Plaza de La Paz se sitúa a pocos metros del Kiosko La Paz | ATLÁNTICOHOY

Al igual que con el Kiosko Numancia, Delgado abre con la intención de mantener el servicio hasta bien entrada la medianoche, sobre todo en verano, donde busca ser un referente en pasar las suaves noches estivales hasta la una de la mañana. Aunque eso sí, “solo terraza”. No tendrá zona chillout como sí lo hay en el local que ‘conduce’ Juanito en la avenida 25 de julio.

Con la fecha marcada en rojo para este viernes, que se suma al ya estrenado nuevo Numancia, se podría hablar de Ana Rosa como una melancólica que quiere sostener viva la llama de las esencias de Santa Cruz, pero no. Prefiere darle un giro a su labor. “Me gusta más decir que estoy revitalizando la ciudad, o al menos es lo que yo trato”, asegura.

Image

Ana Rosa Delgado pone a punto la maquinaria | ATLÁNTICOHOY

“A mí me gustan las cosas nuevas, los cambios, porque siempre mantenernos en lo antiguo… En cierto punto la gente crece y pide otras cosas y eso es lo que quiero dar, porque yo también pido otras cosas. Me gusta que la ciudad crezca en el futuro y no se quede demasiado anclada”, reflexiona Delgado quien “evidentemente” reconoce que hay cosas que sí deben mantener su historia: “Edificios, la cultura, la escultura, pero creo que los negocios deben ir progresando según los tiempos”.

Melancólica o revitalizadora, lo que está claro es que Ana Rosa Delgado ha aportado algo más que un granito de arena a una ciudad que crece a gran velocidad. Una ciudad cosmopolita que, por inercia, pide cambios, pero que los mismos no dejen en el olvido los lugares emblemáticos junto con los que todos los chicharreros crecieron.

Canción de 1976 dedicada al Kiosko de La Paz del grupo El Eructo del Bisonte