'Educando personitas, no campeones', un ajedrez sin enroques

Tras el éxito el curso pasado del proyecto piloto 'Educando personitas, no campeones', iniciativa de Lorena García y del servicio de Innovación de la consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias, el ejecutivo ha dado luz verde para su implantación a nivel regional, donde 41 centros de Educación Infantil y Primaria de Canarias de las siete islas abrirán la spuertas al juego del ajedrez como herramienta pedagógica.
Hablamos, precisamente, con Lorena García, coordinadora de un proyecto ilusionante que busca complementar el desarrollo de los niños de manera más divertida y con las ideas claras de hacia donde se dirige esta experiencia escolar. Maestra de Primaria, licenciada en Pedagogía e investigadora de la Universidad de La Laguna, no duda en ningún momento de las posibilidades que ofrece esta nueva actividad lectiva. 
Image

El Ceip Maximiliano Gil fue uno de los colegios en la experiencia piloto | CEIP MAXIMILIANO GIL

Cómo surge la idea de ‘Educando personitas, no campeones’ ya utilizada como experiencia piloto el año pasado?

Fue una iniciativa mía e Innovación Educativa, en todo momento, me ha apoyado y me he sentido respaldada por ellos, ya que les gustó en su momento el proyecto. Era un poco materializar lo que hasta ahora veníamos haciendo, lo que yo he defendido profesionalmente y que venía avalado por estudios hechos por la Universidad de La Laguna. La idea viene de ahí.

¿Cómo se logra dar el paso para su implementación a nivel regional?
Para este segundo año, tras la exitosa experiencia piloto, la idea es volver a entusiasmar a los centros que van a participar, pero sobretodo visibilizar lo que es el ajedrez educativo, porque todavía hay que romper muchas barreras. Hacer que se vea el ajedrez en el aula: no es solo jugar al ajedrez, sino que es otra mirada. Y eso es lo que hace el proyecto de Innovación desde la consejería de Educación y la dirección general. Dar esa mirada al profesorado y quitar miedo, que no es tan difícil, y que el ajedrez sea una herramienta muy útil no solo para trabajar variables cognitivas, sino también variables socioafectivas.

Image

Lorena García, coordinadora del proyecto 'Educando personitas, no campeones' | CEDIDA

¿Cuáles son los objetivos del proyecto?
Son pequeñitas cosas que se van haciendo. Lo que defendemos desde Innovación es que sean cosas firmes, es decir, empezamos con poquito, pero que sean cosas que no tengamos que ir hacia atrás para borrar y volver a empezar. ‘Educando personitas, no campeones’ intenta llegar al profesorado, que es el que va a trabajar. Que ame la idea y la hagan propia y que cada uno desde su campo la pueda trabajar. Sobre todo es eso, visibilizar, alfabetizar en ese ajedrez educativo. Que sean capaces de verlo y sembrar esa semillita porque después esos centros, dentro de sus proyectos, son los verdaderos protagonistas y son los que van a hacer que el ajedrez fluya en su centro educativo de una forma u otra. Cada uno dependiendo de sus características.


¿Va dirigido a algún tramo de edad en concreto? ¿Cambia su uso pedagógico según estas edades?
En principio el ajedrez que vamos a trabajar nosotros, que es un ajedrez educativo, tanto las variables cognitivas como las socioafectivas siempre van a defender el estado evolutivo del niño. No vas a trabajar los mismos contenidos socioemocionales cognitivos en sexto de primaria que en infantil. La herramienta se va a adecuar a cada rango de edad que se trabaje y, para eso, el profesorado de Canarias está más que preparado para adaptar cualquier cosa a su aula. Realmente son los que tienen la información del alumnado y de las individualidades de las potencialidades de cada niño.

"La idea es volver a entusiasmar a los centros que van a participar, pero sobretodo visibilizar lo que es el ajedrez educativo, porque todavía hay que romper muchas barreras"

¿Para el buen desarrollo de la actividad es necesario que los docentes y los alumnos sepan los movimientos de las fichas de ajedrez?
La idea del proyecto es entusiasmar a los maestros al mismo que tiempo que a los alumnos. Van a recibir formación donde hagamos que se entusiasmen por la idea y que conozcan nuevas experiencias. Y con las intervenciones, donde yo acudiré a los centros, trataremos de entusiasmar también al alumnado. Para iniciarse en este proyecto realmente no necesitan jugar al ajedrez, ni alumnos ni maestros. Se va a hacer un acompañamiento durante el curso. No necesitas ni siquiera piezas, o puedes trabajar con las piezas y no necesitar el tablero, porque realmente ese es el ajedrez educativo. Es verdad que los niños van a aprender, porque ellos aprenden súper rápido y llegará un momento que a lo mejor el maestro sí quiere seguir trabajando en un quinto o un sexto curso y tiene que formarse en aspectos más específicos. Para trabajar en la visión nuestra, no. Además. ‘Educando personitas, no campeones’ lo que hace también es despertar el gusto por el ajedrez y muchos niños que estuvieron en el proyecto piloto y los que han trabajado en ajedrez educativo, les despiertas el interés y el amor hacia al ajedrez y lo que hacen es dirigirse a los clubs, a las federaciones, actividades extraescolares… por lo que Educando Personitas también invita a la parte deportiva.

¿Qué diferencia hay entre la enseñanza del juego pedagógico del juego para practicar, cuyo objetivo es superar a tu rival?
Lo que hacemos es que el ajedrez no sea una lucha, es un partido, un encuentro, donde solamente tienes que automotivarte, superarte. No ver perder como algo negativo, sino positivo, de construcción y crecimiento personal: dónde me voy a fijar, dónde me equivoqué para no volver a hacerlo. Y en ese momento se hace un paralelismo con la vida. Es decir, hoy en día muchos de los adolescentes el problema que tienen es que no tienen una capacidad de automotivación. No saben admitir una derrota. El ajedrez nos proporciona un escenario para trabajar todo esas variables socioafectivas.

"Que los profesores sean capaces de verlo y sembrar esa semillita, porque después esos centros, dentro de sus proyectos, son los verdaderos protagonistas y son los que van a hacer que el ajedrez fluya en su centro educativo de una forma u otra"

Siempre se comenta que la práctica del ajedrez profesionalmente o por afición facilita un mejor desarrollo mental, ¿es extrapolable a la enseñanza pedagógica?
Existen muchos estudios científicos, tanto a nivel cognitivo como emocional, en la Universidad de La Laguna y otros lugares, que ya lo dicen. Tú imagínate, si coges y ya secuencias actividades para trabajar la memoria y la atención, esas actividades van a ser de por sí muy potentes. Cosas que ya el ajedrez de por sí te lo hace. Pero si todavía desde Educación lo potencias y lo focalizas hacia esas variables cognitivas que quieres trabajar, la tarea entonces va a ser muy eficaz y potente. 

Image

Parte de los alumnos participantes en la edición piloto del curso pasado en el evento final | CEDIDA

¿Cómo se complementa el proyecto dentro del horario lectivo y las demás asignaturas?
‘Educando personitas, no campeones’, desde el año pasado, una de las finalidades que cumple y que va en contra de otros proyectos es que es muy flexible. Es un primer acercamiento a la escuela, un primer contacto de maestros que a lo mejor nunca han probado el ajedrez. Entonces, no se va a poner ningún horario, ni se va a obligar a realizar diversas cosas, sino que el maestro es quien va a decidir: una hora por semana, los ratitos del recreo o en la horita que les queda en educación emocional… Cada uno lo va a llevar a su terreno. Yo creo que ese es el truco de que algo funcione. Que cada uno en su individualidad lo haga suyo y lo haga realmente potente.

¿Cuál es la idea a largo plazo de ‘Educando personitas, no campeones’?
La idea es que ‘Educando personitas’ es como un niño pequeñito que lo que hacemos es contagiar y acercar el ajedrez a los colegios, desmentir y romper muchos miedos, como que el ajedrez es solo para empollones, hasta que tú abres esa ventana y ven la potencialidad que tienen y los niños ven lo lúdico que puede ser. En resumen, el proyecto tiene como misión acercar el ajedrez para que en un futuro llegue de una forma más curricular o a través de otros medios. Transmitir el amor hacia el ajedrez, ver las potencionalidades que tiene en las partes cognitivas y socioafectivas y, sobre todo, enseñar a los maestros la herramienta pedagógica que pueden tener y ser complementaria a todos los recursos que hay en clase

Número de centros participantes por isla

Gran Canaria: 10

Fuerteventura: 5

Lanzarote: 5

Tenerife: 10

El Hierro: 3

La Gomera: 3

La Palma: 5