Una Semana Santa confinada: la educación cambia las tareas por manualidades

¿Cómo afrontan alumnos, docentes y familias una Semana Santa no lectiva, pero que vivirán en confinamiento? La reacción de la comunidad educativa no se ha hecho esperar: desde el adelanto de una página web para gestionar el tiempo a cambiar deberes por dibujos, papiroflexia y manualidades.

Profesores, familias y miembros de la Consejería autonómica de Educación coinciden en que en esta ocasión, la Semana Santa implicará la continuidad de la rutina que ha creado la cuarentena por coronavirus: la enseñanza telemática y la comunicación online, pero también resaltan que serán unos días para aprender desde el ocio.

Esta es la idea que expone en declaraciones a EFE el director general de Ordenación, Innovación y Calidad, Gregorio Cabrera, quien señala que también a través del juego se puede aprender y además, aclara, más que en avanzar en contenidos se puede utilizar este período inusual "para repasar y profundizar" en lo aprendido.

No obstante, la Consejería ha decidido "acelerar proyectos" para poner a disposición de las familias herramientas cuyo lanzamiento estaba previsto para el tercer trimestre de este año, como es el caso de la página para gestionar el tiempo de forma eficaz, accesible desde el pasado viernes y que en sus dos primeras horas recibió más de 4.000 visitas.

 Desde cómo llevar la rutina diaria hasta la organización de las tareas, el ocio y las actividades en familia, la página facilita además recomendaciones para enseñar y aprender a distancia.

"Es una web viva en la que se van a añadir contenidos a medida que vaya pasando el tiempo y que además enlaza con redes estatales, y que después continuará como un sitio permanente para los centros educativos y del profesorado", explica el director general.

Del hecho de que no todas las familias tienen acceso a la tecnología o una buena conexión de internet también habla la catedrática de Historia de la Educación de la Universidad de La Laguna Teresa González, quien además alude a cómo se ha tenido que cambiar "de un día para otro" una programación docente pensada para ser presencial

Consciente de la brecha digital que existe en Canarias, Gregorio Cabrera detalla que esta semana culminará un estudio con "la fotografía" y los datos exactos de esta cuestión para que después de los días festivos la Consejería comience a distribuir dispositivos electrónicos y tarjetas de datos a las familias que lo precisen "en la medida de lo posible".

Del hecho de que no todas las familias tienen acceso a la tecnología o una buena conexión de internet también habla la catedrática de Historia de la Educación de la Universidad de La Laguna Teresa González, quien además alude a cómo se ha tenido que cambiar "de un día para otro" una programación docente pensada para ser presencial.

Aunque las clases seguirán siendo online en lo que queda de curso, Teresa González también menciona la necesidad de que estos días los alumnos tomen un descanso de la rutina del confinamiento, para lo que incluso se han impartido instrucciones en la Facultad con el fin de respetar el calendario vacacional.

Para después, continúa la catedrática, se continuará con "la reprogramación de la mentalidad" que ha provocado el coronavirus en la docencia y que ha conllevado sin embargo aspectos positivos, como el impulso a que los alumnos hagan actividades de grupo online, en una labor que hace más llevadero "el agobio" del confinamiento.

#Guía para la consulta de las calificaciones a través de la web de Pincel Ekade o la app Pincel Alumnado y Familias. En esta guía se explican los pasos a seguir para que alumnado y familias puedan consultar las notas 

En ello coincide María Jesús Arvelo, madre de dos niños en edad escolar, Adán de 12 años y Diego, de 10, que acuden al colegio La Salle de La Laguna (Tenerife) y que lamentan "lo pesado" que es hacer las tareas escolares en casa, que encuentran muy diferente estos días a la rutina establecida en el centro.

Aunque en los colegios públicos ya se entregaron las notas de la actual evaluación el viernes pasado, en el colegio al que acuden Adán y Diego se mandarán por correo electrónico, por lo que han continuado recibiendo temas para estudiar. Eso sí, explica María Jesús, a partir del Jueves Santo las tareas ya incluyen actividades opcionales, como hacer dibujos, figuras de papiroflexia, juguetes y otras manualidades. 

La parte positiva de la cuarentena, añade, es que los dos hermanos han aprendido a jugar juntos -antes cada uno iba por su lado- y entre ellos han aprendido a colaborar para hacer, por ejemplo, una tienda de campaña en el salón. Para su sorpresa, además, Adán y Diego han reaccionado sin estrés alguno a la estancia obligada en casa, y han comenzado a disfrutar de actividades novedosas para ellos: montar el motor de un coche regalo de los Reyes Magos y pasar tiempo con un rompecabezas. 

La tv educativa #AprendemosEnCasa se toma unas vacaciones pero regresará el lunes, 13 de abril. Para estos días, tienes los contenidos de #Educlan #AlaCarta 👇 https://t.co/9TkpHRXVOA o puedes aceptar la invitación de @educaciongob para recorrer algunos museos virtualmente https://t.co/MkLtZcLaLB