¿El orden de los exámenes influye en el número de aprobados?

El blog ‘Nada es gratis’ publica un trabajo realizado con datos de la Facultad de Economía, Empresa y Turismo (FEET) de la ULPGC en el que se concluye que existe un efecto sobre el rendimiento universitario el orden (fecha) que tengan los exámenes en cada convocatoria. Este trabajo está firmado por los profesores de la ULPGC Juan Luis Jiménez y Carmen Florido, junto a Yaiza Navarro e indica que a los exámenes situados en primer lugar se presenta más alumnado y aprueba mayor porcentaje.

Se ha analizado los datos de exámenes de la FEET entre 2007 y 2016, en 380 asignaturas, lo que supone más de1500 exámenes. Conforme avanza el calendario de exámenes baja el número de presentados y baja también el número de aprobados. De ahí que la organización de los exámenes debería primar el ubicar temporalmente aquellas asignaturas con mayores porcentajes de suspensos en las primeras fechas.

El concepto de rendimiento académico se define como el promedio de asignaturas aprobadas anualmente, y está demostrado que influyen diferentes determinantes personales, sociales e institucionales, en diferente sentido. Muchos investigadores ya han documentado que el tiempo de estudio o el nivel educativo de los padres actúa positivamente, mientras que estar casado o tener ansiedad son elementos negativos, dentro de los factores personales y sociales. Entre los factores institucionales y organizacionales positivos se destacan la calidad de la institución o sus infraestructuras como positivos y el exceso de asignaturas o las Normas de progreso y permanencia como negativos.

Sin embargo, no había sido analizada la organización del calendario de exámenes en la Universidad. En este caso, los investigadores de la ULPGC se refieren a si el orden de los exámenes en cada convocatoria (ordinaria, extraordinaria y especial) incide sobre el rendimiento. O dicho de otra forma: ¿es indiferente que el examen de Econometría I sea el primero al que te presentas, a que sea el quinto?

Para tratar de evaluar su impacto, contaron con un panel de datos de los resultados académicos globales (agregados, no a nivel individuo) de todas las asignaturas ofertadas (más de 380, algunas de ellas similares, dado que se incluyen cambios de código y contenido al pasar de plan antiguo a plan Bolonia) en las tres titulaciones (Economía, A.D.E. y Turismo) de la Facultad de Economía, Empresa y Turismo de la ULPGC durante 9 cursos académicos (2007-08 a 2015-16, ambos inclusive).

El orden de los exámenes sí incide negativamente sobre el número de aprobados. Es por ello los autores señalan que la principal (y única) recomendación que de este trabajo se puede extraer es que, al confeccionar el calendario académico de exámenes en la convocatoria principal, se establezcan en primer lugar aquellas asignaturas que, tradicionalmente, hayan mostrado un porcentaje de suspensos mayor.

Finalmente dispone de unas 1575 observaciones que corresponden a una asignatura concreta en un curso determinado. Se pueden observar diferencias notables entre las convocatorias ordinaria, extraordinaria y especial. En general, y como era de esperar, los mejores resultados aparecen en la primera de ellas para todos los valores de rendimiento académico.

En cuanto al orden del examen dentro de la convocatoria, afecta negativamente al porcentaje de presentados al examen (disminución de 0,005 puntos en el ratio estudiado por cada número de exámenes que el alumno haya tenido antes del de la asignatura evaluada).

Por tanto, el orden de los exámenes sí incide negativamente sobre el número de aprobados. Es por ello los autores señalan que la principal (y única) recomendación que de este trabajo se puede extraer es que, al confeccionar el calendario académico de exámenes en la convocatoria principal, se establezcan en primer lugar aquellas asignaturas que, tradicionalmente, hayan mostrado un porcentaje de suspensos mayor.

El resumen de este trabajo está disponible en ‘Nada es Gratis’, un blog de economía en español del que son editores Francisco Beltrán Tapia (University of Cambridge), José Luis Ferreira (Universidad Carlos III de Madrid), Libertad González (Universitat Pompeu Fabra), Juan Francisco Jimeno (Banco de España) y Pedro Rey-Biel (Universitat Autònoma de Barcelona).