Conciliar vida laboral y familiar en Canarias ¿Es posible?

Un problema importante de nuestra sociedad es el enfrentamiento existente entre el desarrollo de la vida familiar y personal con el desarrollo de la vida profesional y por tanto, de la necesidad de armonizar ambos. Las exigencias productivas de las empresas, donde imperan valores como la plena disponibilidad o la flexibilidad del trabajador, dificultan aún más la posibilidad de lograr esa conciliación. En el caso de las mujeres trabajadoras, pese al avance producido en busca de la igualdad laboral, la situación se complica aún más. 
España ocupa el octavo puesto por la cola entre los países en Europa con peores condiciones cuando se tiene un hijo. Eso significa que, tras la maternidad, la incoporación al trabajo se produce muy rápido. Asimismo, actualmente solo uno de cada nueve trabajadores tiene flexibilidad horaria, lo que dificulta enormemente que se den las condiciones necesarias para poder conciliar la vida en familia con el trabajo. ¿Cómo ven las empresarias y trabajadoras canarias esta situación?

Isabel Reyes, propietaria de la empresa de ferretería especializada Redisa, asegura que conciliar la vida laboral y familiar "no resulta nada sencillo", especialmente en su caso, al ser autónoma, "al final le echas muchas más horas al día que cualquier trabajador por cuenta ajena". Al ser tambien propietaria, "no dejas de pensar, se te pasan ideas por la cabeza, estás siempre pendiente de las posibles obras y reformas que puedas captar como cliente, saludas a cada momento en cualquier sitio a clientes, y tus hijos no dejan de preguntarte ¿mami, quién era?, y yo les contesto: un cliente. Ya ellos mismos me afirman: un cliente, ¿verdad, mami?".

Así es su día a día y sus hijos son conscientes de ello. "Con la poca edad que tienen ya saben diferenciar lo que es un trabajador, un cliente o un proveedor y se motivan de tal forma que hasta llevan los catálogos de ofertas de mi empresa a la clase, se lo enseñan a sus amigos y juegan un juego de que van a construir un hotel y que va a vender los materiales de ferretería", explica Isabel Reyes.

"Conciliar la vida laboral y familiar "no resulta nada sencillo", especialmente en su caso, al ser autónoma, "al final le echas muchas más horas al día que cualquier trabajador por cuenta ajena"

Para ella, la ferretería ha sido toda su vida desde pequeña, por lo que forma parte de su día a día de forma natural. "Venía a jugar con mi bici en el almacén junto a los materiales de construccion. Luego terminé mi licenciatura en empresariales y aquí estoy. Me encanta mi trabajo y eso se nota". "Con ya 18 años en la empresa, con dos niños estupendos, tuve unos grandes profesores, mi padre y mi tío Benigno, que tristemente ya no están conmigo, y muy buenos trabajadores, que luchamos por sacar la empresa adelante", afirma.

Por otro lado, Elba Leandro, madre de dos hijas de dos y nueve años, es una mujer que se muestra optimista ante la ejecución real de la conciliación laboral y familiar de las mujeres Canarias. "Es difícil porque las mujeres tenemos complicado tener trabajo, e incluso ser empresarias y tener vida familiar, pero sí es cierto que ahora hay más apoyo y respeto", asegura.

Encargada de gestionar y explotar spas en la compañía SpaWellplus, considera que todo es cuestión de organización aunque también es parte importante el apoyo de la familia. "Es complicado, pero se puede combinar vida, niños y trabajo, lo tengo clarísimo". "Cuando estoy con mis hijas, les doy tiempo de calidad, y cuando trabajo, trabajo muchísimo".
Image

Elba Leandro | CEDIDA

"Cuando empecé estaba embarazada y trabajé hasta el último día, pero siempre lo disimulaba con la ropita. Pensé que, si lo decía, a lo mejor algunos contratos o algunos negocios me dirían que no. Estaba en la duda porque siempre se piensa que una mujer embarazada y/o con hijos no puede trabajar tanto y yo, por experiencia, sé que no es así, al contrario", relata Elba Leandro.
Opina que una mujer con familia puede trabajar "mucho" y que, cuando uno es "responsable de algo, lo hace como debe hacerse, e intentas conciliar una cosa y la otra". "Todo es ponerse", subraya. Sin embargo, su experiencia es que "la mentalidad de muchas mujeres en general cambia a que, cuando estas embarazada y tienes hijos, no trabajas igual. Es cierto que existen casos de mujeres que no llevan un buen embarazo y eso influye mucho", advierte.

"Creo que esta más superado, pero depende de la mentalidad de la mujer. Lo veía desde hace años, pues muchas pensaban que  tenían que coger la baja y que no podían trabajar. Yo he tenido dos embarazos y no estoy de acuerdo en esa mentalidad de mujer, que por estar embarazada estés peor físicamente". Asegura, en cambio, que si te cuidas, "puedes perfectamente trabajar siempre y cuando tengas un embarazado bueno. Yo lo tuve y tuve suerte". 
"Que las mujeres trabajen, que somos muy buenas profesionales y que se puede conciliar perfectamente el trabajo con la vida familiar perfectamente", asegura Elba Leandro.

Lo mismo opina Oscar Izquierdo, presidente de la Federación Provincial de Entidades de la Construcción (Fepeco), quien mantiene que la presencia de la mujer como profesional en el sector de la construcción en estos momentos resulta "fundamental, sobre todo en aquellos ámbitos directivos y profesionales". "Muchas son dueñas de empresas, gerentes, directores generales, entre otras", añade.

A nivel profesional, resalta que "arquitectas, aparejadoras, ingenieras, mujeres técnicos de prevención de riesgos laborales, etc., ya ocupan un porcentaje que, en algunos casos, es mayoritario sobre los hombres". Por tanto, "el papel de la mujer es muy importante en el sector de la construcción, cuando todavía existe baja cantidad de ellas en lo que es el trabajo de tajo de la obra, mientras que, en cuestiones directivas, desempeñan un papel fundamental", subraya.

"El papel de la mujer es muy importante en el sector de la construcción, cuando todavía existe baja cantidad de ellas en lo que es el trabajo de tajo de la obra, mientras que, en cuestiones directivas, ya desempeñan un papel fundamental"

En la junta directiva de Fepeco hay actualmente seis mujeres, cantidad que "significa casi un 30 por ciento de los mimebros de la junta directiva, con una participación muy activa en todas las actividades de la federación y en la construcción". Por lo tanto, añade que "para nosotros, en estos momentos, la mujer es clave en el sector de la construcción", y lo que intentan, a través de convenios colectivos, las normas del convenio general del sector de la construcción y del convenio provincial es "compaginar la vida familair con el trabajo, porque es algo fundamental", mantiene Izquierdo.

Afirma, además, que desde Fepeco "siempre hemos apostado por la familia por un motivo fundamental: casi el 95 por ciento de las empresas del sector de la construcción de nuestra provincia son empresas familiares. Por lo tanto, para nosotros es muy importante la conciliación laboral por el hecho de que hay que mantener a las empresas y, por encima de ellas, lo más improtante es la familia".

Un punto de vista contrario es el que defiende Candelaria García Febles, presidenta de la Asociación de Mujeres Emprendedoras de Tenerife, que aglutina a más de 200 asociadas. A su juicio, falta flexibilidad para poder coordinar la vida laboral y familiar sin perjudicar a ninguna de ellas

La posibilidad de trabajar desde casa no suele ser una opción a pesar de que se ha contemplado como una posible solución parcial pero "siempre las mujeres, si hay mayores o hay hijos, son las reponsables de su cuidado, sin olvidar las tareas del hogar, así que difícilmente podrán continuar realizando su labor profesional", opina.

Considera que un cambio de mentalidad es fundamental para comenzar a ver cambios reales en la sociedad. "Empezar desde los colegios, con los propios niños, para crecer con verdadera idea de la igualdad" pues "el machismo sigue estando presente",indica.
Asegura, además, que "no se toman verdaderas medidas" para que la conciliación de la vida personal y laboral sea "una realidad" puesto que los puestos de poder "siguen siendo ostentados por hombres, que son en muchas más ocasiones directivos, más que las mujeres, pues ese techo de cristal sigue existiendo, con desigualdad salarial, aspecto que debería ser obligatorio por decreto".
"Hay cosas, desde nuestro punto de vista, muy sencillas de solucionar, pero no se hace, solo se le da vueltas y vueltas", opina Candelaría García, quien añade que "muchas situaciones que vivimos las mujeres trabajadoras no deberían existir ya".

Derechos por Ley

Según explica Compromiso Empresarial, la Ley 39/1999 de conciliación de la vida familiar y laboral otorga una serie de derechos que deberían servir para favorecer la conciliación, aunque no siempre son conocidos por los trabajadores ni dados a conocer por las empresas.

  • Permiso de paternidad: Al igual que el permiso de maternidad, se trata de un derecho retribuido y los padres tienen derecho a cobrar el 100% de su base reguladora durante el tiempo que dura.
  • Permiso de maternidad: En España la baja por maternidad es de 16 semanas.
  • Medidas de seguridad: prohibición a las mujeres embarazadas o lactantes del trabajo nocturno y horas extraordinarias, así como los trabajos que impliquen levantar o empujar grandes pesos, que exijan un esfuerzo físico excesivo, etc.
  • Permiso de lactancia:  Las trabajadoras tienen derecho a una hora de ausencia del trabajo por cada ocho horas de trabajo.
  • Reducción de jornada: Es uno de los que más problemas causa con los empresarios.Tendrá un plazo mínimo de duración de 4 meses y máximo de tres años seguidos por cada hijo
  • Modificación de la jornada laboral:  Se puede solicitar a la empresa una adaptación del horario de trabajo sin reducir la jornadani el salario, pero la empresa puede reservarse el derecho a concederla.
  • Excedencias: Aunque la ley contempla las excedencias para más supuestos, si éstas se solicitan por maternidad o paternidad, o por cuidado de algún familiar enfermo o dependiente, tienen un ‘plus’ de reconocimiento.
  • Ayudas para autónomos: Disfrutan del permiso retribuido por maternidad o paternidad, debiendo cumplir los mismos requisitos que los empleados por cuenta ajena en relación al periodo mínimo de cotización, y percibiendo la retribución correspondiente en función a la base reguladora por la que estuvieran cotizando antes del comienzo de la baja. Si contratan a una persona desempleada para que les sustituya durante ese tiempo, no tendrán que cotizar por ella. Las madres y padres autónomos deben presentar la solicitud y la documentación en una oficina de la Seguridad Social durante los 15 días posteriores al parto.