Las cianobacterias: ni microalgas ni causantes directas de dermatitis

El catedrático de Química Orgánica de la Universidad de La Laguna (ULL) y director del Instituto Universitario de Bio Orgánica 'Antonio González', Manuel Norte, ha asegurado a AtlánticoHoy que las cianobacterias, esas aparentes 'manchas flotantes' que han causado alarma entre población y turistas por su expansión a lo largo de prácticamente la totalidad del litoral del Archipiélago, "no son causantes directas de dermatitis" ni deben "confundirse con microalgas".

Norte insiste, en cualquier caso, en que a las Islas lo que han llegado han sido cianobacterias y que el de 'microalgas' es un término que "no es correcto, pero se ha puesto de moda, y como resultado los ciudadanos lo leen en los medios de comunicación y lo reconocen fácilmente". 

Image
Manuel Norte | ULL

Este experto ya analizó muestras del mismo tipo de organismo diez años atrás pues las cianobacterias "se llevan reproduciendo en las costas de nuestras Islas desde hace años, pero no con tanta extensión ni vistosidad", admite Norte, quien añade que se trata de Psicodesnium iditaenimum, es decir "cianobacterias, sin duda", ratifica.

El catedrático comparte la opinión de la profesora titular de Botánica Marina de la Universidad de La Laguna, Marta Sansón, quien confirmaba recientemente que se trata de cianobacterias y no de microalgas. "Existen evidencias científicas que permiten diferenciar sin atisbo de duda si se trata de una opción o de otra".

"La cianobacteria fija el nitrógeno atmosférico para generar sus aminoácidos, la microalga no. Esa característica es importante porque descarta que la cianobacteria sea debida a los vertidos al mar"

No hay relación directa entre los vertidos y estas acumulaciones de microorganismos."Igual pasaba con las mareas rojas en Galicia, que todos señalaban a los vertidos hasta que se demostró que era un fenómeno natural, también una bacteria", recuerda el experto.

Sin embargo, Manuel Norte admite que en el litoral pueden existir sustancias dañinas. "El mar es un medio enorme y las cosas no están cerradas en compartimentos, sino que se mueven y se difunden. Todo está en contacto con todo por lo que, además de la bacteria, puede haber otras cosas", expone.

En teoría, a la cianobacteria no tendríamos capacidad de verla. "Son organismos unicelulares, por lo que no es posible captarlos a simple vista pues su tamaño es la millonésima parte de un milímetro". Sin embargo, van formando cadenas y enlazándose unas con otras hasta llegar a colorear el mar. "Son millones y millones de células juntas", señala.

¿Qué diferencia hay entre una cianobacteria y una microalga?
Según explica el especialista Manuel Norte a AtlánticoHoy, existen diversas diferencias entre ambas:

  • Las dos son capaces de fijar el carbono del dióxido de carbono. "Esto es muy importante para hacer la fotosíntesis", indica. Sin embargo, la cianobacteria fija el nitrógeno atmosférico para generar sus aminoácidos y proteínas, pero "la microalga no, puesto que ella necesita aporte de nitrógeno".
  • Al igual que la planta en la tierra, lo necesita en forma de nitrato. Esa característica es importante porque "descarta que la cianobacteria sea debida a los vertidos al mar, aunque puedan existir otras bacterias ahí".
  • Añade, además, que la cianobacteria no necesita el nitrato del vertido del mar, mientras que la microalga sí.


Dermatitis

La cianobacteria no produce dermatitis en sí misma, pero "cuando se junta con otras bacterias u otros elementos que crecen allí, sí puede producirla", aclara el catedrático.

"Encima de las cianobacterias pueden crecer otros organismos". De hecho, asegura que en invierno crecen unos briozoos y "como te toquen, estará picándote la piel hasta por la noche. Tendemos a pensar que los microorganismos crecen cuando sube la temperatura y eso no es así. Cada uno tiene sus condiciones adecuadas", insiste.

¿Se puede luchar contra ellas?
Manuel Norte afirma que "no parece que haya una solución". "Igual que la marea roja, que impide vender los mejillones en Galicia, aquí no se podría hacer nada", opina el experto.

Sin embargo, afirma que ahora "corremos más riesgo en el agua que parece que está limpia que bañándonos en medio de esta mancha". Asimismo, recuerda que la reciente contaminación de aguas fecales en El
Médano no tenía nada que ver con las microalgas. "Eso no se ve y la
gente se baña", recuerda.

Como perfecto conocedor de su origen, admite haberse bañado, incluso, en  una de esas aparentes "manchas de basura", que no son tal. "Yo las he llegado a coger y se asemejan a heces sin serlo". Además, mantiene que cuando se atisba una proliferación masiva, se aconseja evitar esa zona concreta, pero "uno se puede bañar perfectamente en otra".

Insiste en que "esto no es la primera vez que ocurre, sino que ya fuimos testigos hace diez años, aunque no de forma tan intensa".

Estas cianobacterias, cuando cambien las condiciones de calima y la temperatura descienda un poco, desaparecen. "Pero el año que viene volverán a aparecer, no me cabe ninguna duda", subraya.

Image

Imagen de las cianobacterias a su paso por Radazul, El Rosario | ATLÁNTICOHOY

La importancia de informar correctamente
El catedrático de Química Orgánica de la Universidad de La Laguna (ULL) opina que en este caso "las autoridades están informando bien". "Todo lo que yo he leído es correcto", insiste.

En un comunicado, la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias indicaba que, tras la aparición en varios medios nacionales e internacionales de noticias sobre un supuesto cierre de playas por presencia de microalgas tóxicas, era preciso desmentir "tajantemente" ese extremo.

Con respecto a las imágenes que se comparten en las redes sociales, donde se afirma que una muestra recogida directamente del mar cambia de color en un breve espacio de tiempo, el experto indica que "estas modificaciones pueden ser hasta por el cambio del PH o no pertenecer ni a una muestra real". "Lo que es una realidad es que hay  una amenaza de sanción de la Unión Europea que el Cabildo tiene sobre la mesa a causa de los vertidos en las costas", recuerda.

Las claves:

  1. Cianobacterias: Nombre que reciben las bacterias capaces de realizar la fotosíntesis. Su nombre exacto es Trichodesmium erythraeum.
  2. Proliferación: Aumentan por el incremento de la temperatura del agua que baña nuestras Islas.
  3. Expectativas: El pronóstico no pasa por un descenso, sino porque siga calentándose el agua que baña Canarias y el fenómeno se produzca con más frecuencia.
  4. Desaparición: Se irán solas cuando la temperatura del agua comience a bajar.
  5. Vertidos: Quedan descartados. La cianobacteria fija el nitrógeno atmosférico para generar sus aminoácidos y sus proteínas, pero la microalga no. Esa característica es importante porque descarta que la cianobacteria sea debida a los vertidos al mar, aunque puedan existir otras bacterias ahí.