8-M | "Es muy agotador tener que demostrar tu valía todos los días"

Image


Catalina Ruiz
es Premio Canarias de Investigación 2017, lo que la convierte en la primera mujer en recibir tal reconocimiento. Catedrática de Física Aplicada en la Universidad de La Laguna (ULL), sus líneas de investigación se han centrado en la nanotecnología, la ingeniería cristalina y el magnetismo molecular, entre otras. Actualmente desempeña su labor profesional en el laboratorio de Rayos X y materiales moleculares de la Facultad de Ciencias de la ULL.

Esta científica, además de haber sido vicerrectora de Investigación y Transferencia de Conocimiento y participar en más de doce proyectos de I+D nacionales e internacionales, ha colaborado en mas de 290 publicaciones y documentos científicos-técnicos, sin olvidar su contribución en numerosos congresos, cursos y seminarios o las numerosas tesis doctorales dirigidas.

Aunque en su caso su impecable labor ha sido reconocida, Catalina Ruiz explica a AtlánticoHoy.com la labor que lleva a cabo para que más mujeres consigan abrirse una senda en la Ciencia, ámbito en el que todavía "tienes que demostrar tu valía todos los días".

El de Catalina es uno de los muchos nombres femeninos que podrían incluirse en esta serie de entrevistas AtlánticoHoy a mujeres protagonistas en Canarias por su trabajo y su lucha. Para todas, nuestro reconocimiento.

Image

Imágenes de mujeres trabajadoras en alguna especialidad científica | IMAGEN DE LA RED

-¿Qué implicó para usted recibir el Premio Canarias de Investigación 2017?
"La adjudicación del premio se hace no por un nombre, sino por un proyecto dentro de una convocatoria abierta. Compites con otros investigadores y lo que se valora es solamente lo que estás haciendo. Lo que ha tenido más repercución para mí es el haber sido la primera mujer. Mantengo mucha relación con todo lo que tiene que ver con mujeres y Ciencia, como ir a hablar a los institutos acerca de que la mujer también puede tener carreras científicas y tecnológicas. Antes lo estaba haciendo como una investigadora más, pero ahora lo hago desde el Premio Canarias. Se me presenta como la primera mujer Premio Canarias, lo que tiene más visibilidad".
 
-¿Cómo ha sido la respuesta de esas jóvenes al conocer su ejemplo?

"Lo curioso es que actualmente tenemos más alumnas que alumnos en algunas áreas. En la universidad en general hay más alumnas que alumnos, lo que sucede es que en las áreas tecnológicas las alumnas no siguen. Después de que acaba sus estudios universitarios, la mujer desaparece de esas carreras. Entonces, a pesar de que en ocasiones tenemos números parecidos, después ellas desaparecen. Ahí existe un hándicap importante. Primero, decidir hacer la carrera de Ciencias, aunque muchas lo hacen porque la posibilidad de estudiar Matemáticas, Física o Química o Ingeniería ya está abierta, no está cerrada como cuando yo empecé, que era más complicado. Antes, no se nos permitía estudiar algunas de las ingenierías. Ahora, algunas se deciden por ellas, pero lo curioso es que, luego, ya no están. En consecuencia, hay muy pocas profesoras en esas áreas, pocas doctorandas e investigadoras. Curioso ¿no? Entonces, de ahí ya nos vamos a catedráticas, que ni hay".

Image

Catalina Ruiz | GOBIERNO DE CANARIAS
- ¿Cuál cree que es el motivo?
"Esto es una carrera de fondo. Lo que digo siempre, y lo llevo diciendo muchos años, es que esperaba que ya con mi edad esto cambiase, pero no lo ha hecho. El problema es que tienes que demostrar tu valía todos los días y eso es muy agotador, además de complicado. No solo tienes que trabajar bien, hacerlo bien, pues eso se puede hacer perfectamente en masculino y femenino. Tienes, en añadido a todo lo demás, que demostrarlo continuamente. Llegas a una reunión y eres tú sola, viajas y lo mismo. Te enfrentas en ocasiones a propuestas tú sola. Creo que eso es lo que ocasiona que no se siga porque, aunque oficialmente tengas la misma oportunidad, realmente no es así".


- ¿En qué proyectos está centrada actualmente?

"Los nanomateriales. Trabajo con materiales muy pequeños y en este momento estamos centrados en dos áreas: el agua, concretamente su descontaminación, sobre todo de contaminantes de nuestro día a día. Todos nos duchamos, nos lavamos los dientes, nos ponemos colonia, etc. Vivimos en el mundo occidental y tenemos una buena calidad de vida a pesar de las dificultades, pero esos contaminantes son peligrosos para el cuerpo humano y el mundo biológico. Nosotros desarrollamos esos materiales justamente para detectar esos contaminantes que están en cantidades muy pequeñas y para eliminarlos. La otra área en la que trabajo busca mejorar la imagen médica. Cuando a mí me hacen una resonancia o un TAC, trabajamos para que la imagen que vea el medico sea cada vez más potente, de mejor resolución".     

" He tenido que demostrar mi valía todos los días. Es una carrera de fondo y muy complicada, pero también influye mucho tu entorno"


- Avances todos ellos muy importantes. ¿Y cómo está Canarias en I+D?
"Creo que Canarias tiene investigadores muy competitivos, e investigadoras, claro. Siempre lo matizo aunque a veces es complicado porque se rompe el flujo de la conversación. Creo que Canarias tiene un personal importantísimo, muy bueno, pero que en el Archipiélago no se es consciente de ello. En Canarias siempre se habla del cambio de la sociedad en el conocimiento, cómo vamos a mejorar, pero lo estamos haciendo quizás demasiado lento. Lo veo en las universidades canarias y en los dos centros de investigación que tienen, con gente muy bien preparada y con muchas ganas, pero el respaldo gubernamental es muy lento".

- En su caso, ¿le ha sido difícil llegar hasta donde está por ser mujer?
"No ha sido fácil. Yo quise ser Ingeniera de Caminos y no pude serlo precisamente por ser mujer. Llegué a la Física indirectamente, pero luego me gustó y me quedé. He tenido que demostrar mi valía todos los días. Es una carrera de fondo y muy complicada, pero también influye mucho tu entorno. Tengo una familia fabulosa, mi marido y mis hijas, que cuando me he quedado sin fuerzas o con pocas me han dicho: 'venga, que sí que se puede' y me han animado. Es como cuando el corredor no tiene ya fuerzas y van los de al lado aplaudiendo, diciéndole que sí. Es muy importante que tu entorno entienda este trabajo, que alguna tarde no puedes ir a recoger a las niñas, que vas a estar una semana fuera o que tu papel de madre y de mujer no es como lo establecido. Esa recepción es muy importante y yo tengo la suerte de tener eso al lado".


- ¿Cuáles son las luchas que nos quedan?

"Dejar de estar ocultas. El otro día lo dije en Fuerteventura: la Ciencia es masculina. En mis charlas en algunos institutos empiezo con un abecedario. Le pido al alumnado que me diga nombres de científicos o científicas y, a excepción de Marie Curie, no saben más, ni que existe su hija. Uno lee los libros de Ciencia y no hay científicas en ellos. Lo mismo sucede si lees libros de Historia, en Literatura y aparecen algunas, pero no todas. Entonces, realmente la Ciencia con mayúsculas o la Cultura con mayúsculas se escribe en masculino. De pequeñitos, los ejemplos son esos. Si tú le dices a un niño, por ejemplo ‘píntame a alguien que apague fuegos’ sin usar la palabra bombero, un niño de cuatro años va a pintar a un señor. Si le pides que dibuje a alguien que cure te va a pinar un médico y no a una médica, a pesar de que hay muchas médicas. De algún modo está incluido. Parece que hay personas que están en contra de todo este movimiento de mujeres y ciencia. Todos hacemos ciencia, sí, pero es que llevamos siglos en los que a ellas no se las ve". 

"Pasa algo muy simple, por ejemplo, en la carrera judicial. Quienes aprueban ahora son mujeres mayoritariamente y es un examen, con lo que quiero decir que ahí no entra el género. Sin embargo, ellos ahora se están planteando una propuesta al Congreso para una cuota en la que el 25 % tengan que ser hombres. El otro día me preguntaba una periodista por qué en el último siglo no habíamos puesto una cuota de mujeres. Es decir, si ahora las que aprueban la carrera de judicaturas son mujeres, ¿por qué no pueden ser todas mujeres?  Porque nos extraña que sean mujeres si hemos visto siempre hombres".

- Cada vez surgen más ejemplos similares.
"Exacto. El otro día, por ejemplo, con lo del mundial de baloncesto, que en la presentación del campeonato no hubiesen mujeres cuando estamos hablando precisamente de un acto de mujeres. Yo antes protestaba porque aquellas que habían conseguido estar parecía que lo habían logrado por cuota, pero con los años me he dado cuenta de que ha sido algo muy bueno porque las ha hecho visibles. Es decir, con esa cuota se ha podido ver que hay muchísimas mujeres que lo están haciendo fenomenal, que están trabajando muchísimo en su casa, o cuidando a sus padres o a ancianos, una labor que no se valora. Entonces ahí va implícito el que el trabajo de la mujer no tenga valor y no es verdad. ¡Mi madre es una economista fantástica! Yo vengo de una familia humilde y mi madre hacía unas cuentas perfectas. Eso ahora está ligado a qué sueldo tienes, cómo vives, pero la mujer ha mantenido la economía de este país o del mundo durante muchos años".

- ¿Qué opina de la huelga prevista para este 8 de marzo?
"Me pareció una idea genial cuando se propuso desde Naciones Unidas para demostrar que sin el trabajo de la mujer se paraliza el mundo. Creo que tenemos que hacerles ver a los políticos que la mujer es importante y no solamente una cuota. Ahí me van a tener en primera fila, peleando por ello. Yo voy a seguir la huelga, es decir, voy a hacer mi huelga, pero no ligada a ningún partido político. Yo quiero hacer ese día cosas que pongan en valor a la mujer, pero no solo ese día. Recientemente me propusieron hacer una tertulia justo este jueves y yo les propuse que lo hiciéramos la semana siguiente porque la mujer esta todos los días, no solo el día 8".

Canarias pone nombre de mujer a su programa de ciencia, "Carmen Betancourt"

El Gobierno canario ha decidido poner el nombre de 'María del Carmen Betencourt' a uno de sus principales programas de ayudas a la investigación, para alentar que la presencia de la mujer en la ciencia sea cada vez mayor y más visible, ha anunciado este lunes el presidente, Fernando Clavijo.

La Consejería de Economía de la comunidad autónoma tiene previsto destinar entre 2017 y 2020 un total de 4,43 millones de euros a apoyar proyectos de investigación realizados por organismos de investigación y empresas en áreas declaradas prioritarias por su "Estrategia de Especialización Inteligente de Canarias RIS3".

Ese programa ha sido bautizado hoy formalmente con el nombre de la tinerfeña María del Carmen Betencourt y Molina (1758-1824) para honrar la memoria de una pionera de la ciencia en Canarias, a la que se deben grandes avances el progreso de la industria textil en las islas, como algunas fórmulas de colorantes para seda o la primera máquina de tejer terciopelo que existió en Canarias.

Sin embargo, de su legado apenas se sabe, más allá de algunas referencias biográficas ligadas a su hermano, el ilustre ingeniero Agustín de Betacourt y Molina, fundador de la Escuela de Caminos, Canales y Puertos en 1802, inventor y planificador urbanístico de varias ciudades rusas, entre ellas San Petersburgo, según ha resaltado la exrectora de la Universidad de La Laguna y Premio Canarias de Investigación, Catarina Ruiz.

Al presentar el nuevo nombre de este programa, Fernando Clavijo ha recordado que hace un año se reunió con un colectivo de científicas de las islas para conocer su situación y sus problemas.Y estas le transmitieron, ha explicado el presidente, que una de las primeras cosas que podía hacer por las mujeres científicas era ayudarlas a hacer visible su trabajo y su papel.

En reconocimiento a esa petición, el programa de apoyo a la investigación que financia la Consejería de Economía, Industria y Conocimiento con apoyo del FEDER tendrá a partir de ahora el nombre de una relevante inventora y científica canaria del siglo XVIII.

El Gobierno de Canarias afirma que "se toma como un reto el hacer más visible el trabajo de las científicas de las islas para ayudar a dar la vuelta a estadísticas como las que revelan que las mujeres empiezan a ser mayoría en determinadas carreras relacionadas con la investigación, pero apenas tienen presencia en sus órganos directivos, ni tampoco en los rectorados de las universidades".

Solo un 3% de premios Nobel femeninos
Aseguran, además, que "no es un problema exclusivo de Canarias, porque como subraya el vídeo de presentación del nuevo programa María del Carmen Betencourt y Molina, solo el tres por ciento de los más de 600 premios Nobel concedidos hasta la fecha han tenido como destinatario una mujer".

Los beneficiarios del programa al que da nombre la ilustrada tinerfeña será centros públicos de investigación en cooperación con empresas y organismos que desarrollen actividades de investigación coherentes con las prioridades fijadas por la agenda de transformación socio económica de Canarias RIS3: son el liderazgo inteligente del turismo; Canarias, referente atlántico inteligente, valorización socioeconómica de I+D, Agenda Digital, y crecimiento verde y sostenibilidad

Presentación de la actividad "Mujer y Ciencia", organizada por el Vicerrectorado de Cultura y Sociedad de la ULPGC |
ULPGC Research

Más entrevistas a mujeres protagonistas en Canarias:

Entrevista a Luisa Chico: El nuevo rincón de los escritores tinerfeños